jueves, 9 de noviembre de 2017

LA PARÁBOLA DEL 8-N (YO LOS VI IR POR TODO; Y VOS TAMBIÉN).


"La movilización será la expresión del malestar 
de una parte de la Argentina que está dejando de existir"

Ernesto Laclau 
(su opinión sobre la marcha del 08NOV12, 
en una profecía incumplida y acaso boomerang)


Karl Marx, padre de la criatura ideológica que condenó a la muerte o a una vida sin libertades a millones de personas, en "El 18 Brumario de Luis Bonaparte", dice citando a Hegel que los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces, pero una como tragedia y la otra como farsa. 

Me permito acotar que así como en Derecho lo accesorio sigue la suerte de lo principal, en la historia lo pequeño emula el comportamiento de lo grande; por lo que personajes mínimos de la historia local también se presentan en dos actos. Aunque siendo la historia una continuidad que no tiene fin, cada par de esos actos puede verse reflejado en otro anterior, igual que cualquiera puede ver su cara reflejada infinitamente en un espejo de tres hojas.

El 8 de Noviembre de 2017 esa observación sobre la historia quedó perfectamente demostrada. Se cumplían cinco años de la Marcha del 8-N, que fue la reacción a una tragedia nacional: el kirchnerismo. 



Anverso y reverso del cartel que lleve a la marcha del 8-N en 2012.

Aquella reacción ciudadana liquidó la ambición kirchnmerista de consolidar su proyecto totalitario a través de una reforma constitucional. Ese gran acto de civismo en las calles enfrentó la tragedia kirchnerista, montonerismo tardío que era a su vez la repetición como farsa de la tragedia setentista. 

El 8 de Noviembre de 2017, los kirchneristas que estaban en el poder y nos llamaban golpistas cuando hace 5 años marchamos en defensa de la República, reaparecieron para hacer el ridículo en paso de comedia presentándose como defensores de la democracia y la Libertad...  ¡Ellos, justamente ellos y en el aniversario del 8-N!

A través de una solicitada publicada en Página/12 y de una conferencia en el Congreso de la Nación, de la que participaron personajes como Eugenio Zaffaroni, Estela Carlotto, Horacio González y Mempo Giardinelli, los kirchneristas se rasgan las vestiduras, horrorizados, por el riesgo para la democracia que, según ellos, significa ver encarcelados a los corruptos del régimen.



Desde luego no faltó en el cónclave ridículo el intento de equiparar al gobierno de CAMBIEMOS con el Proceso de Reorganización Nacional a través del caso Maldonado, ya que la fallida operación insurreccional liderada por Horacio Verbitsky, se ahogó en la autopsia como el activista de la usurpación de tierras en el agua, pero no fue abortada, sino reformulada. Como Maldonado no fue desaparecido ni asesinado por la Gendarmería, pretenden instalar que el temor a la represión de la fuerza federal, un miedo social, lo hizo arrojarse al río, y que ese pánico individual en un pobre muchacho idealista que no sabía nadar, es representativo del conjunto de la sociedad bajo el yugo macrista. Irina Hauser y otros dactilógrafos de Verbitsky vienen trabajando para introducir esa idea del miedo amarillo. 

Igual que los peores fanáticos religiosos, que terminaron en masacres como Guyana o Waco, los kirchneristas pregonan como verdad su relato. Para ellos Macri es Videla, por lo que: “Se está llegando a un punto en que asoma la figura siniestra del Estado de policía, en el que todos estemos asustados y sometidos a la voluntad omnímoda y arbitraria de los que mandan”. 

Con razón, supo señalar Julio Bárbaro que todo buen marxista ortodoxo, se expresa como demócrata cuando está en minoría y te manda derecho a Siberia cuando es dueño del poder. Y así son. Los que durante doce años a fuerza de prepotencia iban por todo, y cuando decían "todo" era "todo", ahora por ver a Boudou esposado y en patas le tienen miedo a todo... ¡Qué sensibles!

Es risible que los que para encarcelar a "represores" no tuvieron empacho en anular indultos y leyes violentando las garantías constitucionales, se conmuevan en sus fibras democráticas porque, sin ninguna de esas arbitrariedades, empiezan a entrar en las cárceles los que usufructuaron la corrupción estructural del régimen, los que se enriquecieron a costa de obras que, como las profecías de Laclau, no se cumplieron. 

En 2012 el 8-N fue un acto de civismo que hizo frente al kirchnerismo, una tragedia argentina. Los responsables de esa tragedia se presentan como víctimas cinco años después. La tragedia y la comedia, la historia que vuelve a repetirse en tono de farsa para otro sainete criollo.

Me reiría de ellos hundiéndose en el ridículo, pero no puedo; el costo de ese mamarracho serán décadas de esfuerzos para compensar los daños. Y con un margen mínimo de errores tolerables para salir adelante. No da para reír; y llorar no es una opción.


¡PATRIA Y LIBERTAD!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López  


1 comentario:

Todo comentario es bienvenido siempre que exprese ideas en forma educada.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat