domingo, 14 de julio de 2013

¡ESTÚPIDOS ABOGADOS!




La horrorosa opinión de Jonathan Swif sobre los abogados de Inglaterra, expresada en "Los viajes de Gulliver", suena a elogio si se compara con el severo juicio que merecen hoy los abogados argentinos. La imbecilidad del espécimen nacional hace que la ironía swiftiana, con esa sutileza de hablarle a un Houyhnhnm, resulte demasiado sofisticada para su entendimiento promedio. 

"Consulte a los abogados", dice una publicidad del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (CPACF). Pareciera correcto, pero veamos qué significado puede tener esa aparente obviedad. Básicamente explicitar que el común de la gente desconfía de los abogados porque vive en un país donde el Derecho está torcido, y se lo retuerce cada día más, cosa que a su vez ocurre porque así lo permiten esos mismos abogados. La figura del buitre, o carancho, estereotipa la degradación del abogado inescrupuloso que sin ningún compromiso con la Constitución Nacional y, más aún, ávido de carroña para picotear, busca convertirla en letra muerta. Por supuesto no son la mayoría, pero sí son mayoría los que por indiferencia, comodidad o estupidez permiten el mismo daño.

Consecuentemente el desprestigio de la abogacía se agudiza día a día; y no puede ser de otra manera porque los abogados, con notable torpeza para comprender las cosas, ni siquiera son capaces de defender sus propios derechos. Prueba de ello es la existencia del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, una aberración jurídica creada por la Ley 23.187 que, en desmedro de la validez nacional del título de abogado, cercena las libertades de asociación y trabajo en beneficio de un corporativismo hipócrita, reglamentarista y autoritario con el que se obstaculiza el acceso a la Justicia.

Así, más de 65.000 abogados, prisioneros del sistema de colegiación obligatoria y múltiple, volvieron a ser perjudicados en sus derechos el jueves 11 de Julio del 2013, cuando buscando pasar desapercibida entre las urgencias propias de los días previos a la feria de invierno, se reunió la Asamblea de Delegados del CPACF para, a instancias de la mayoría oficialista, dar vía libre al despilfarro y oscurantismo presupuestario de la corporación.

"Gente de Derecho", la agrupación que gobierna el CPACF, opera con la misma metodología del kirchnerismo; y es que entre la señora Cristina Fernández y el abogado Jorge Rizzo no hay diferencias políticas. La prepotencia, no rendir cuentas, el doble discurso y la negativa al confrontar ideas (cobardía intelectual) son más que coincidencias circunstanciales, revelan la misma matriz antidemocrática y contrarrepublicana que alimenta la falta de institucionalidad argentina.

Si las cuentas de la Nación son un misterio oculto tras los dibujos de Guillermo Moreno y compañía, no lo es menos el estado contable del CPACF, cuya memoria y balance es inexistente desde Mayo de 2011. Y aún así, a ciegas sobre lo que se está haciendo con el dinero que se confisca coercitivamente a los abogados y justiciables, la Asamblea de Delegados presidida por el Dr. Eduardo Daniel "Diosdado" Awad, sesionó el 11JUL13 disponiendo aprobar el aumento de la matrícula a 800 $ y del bono a 45 $, incrementando el presupuesto de gastos para el ejercicio iniciado el 01MAY13 a 88.837.815 pesos. Casi noventa millones de pesos.

Más de 10 palos gringos para un ente creado por una ley de contenido inconstitucional, cuya única función declarada es llevar y controlar la matrícula profesional de abogados en el coto corporativo de la Capital Federal. Dedicado a cualquier cosa, el CPACF prevé recaudar una multiplicidad de ítems por “servicios brindados” como “publicidad”, “medicina prepaga”, “jardín maternal”, “escuela de postgrado”, “escuela de mediación”, entre otros, que denotan el desprecio por el ordenamiento legal en el que el Colegio está inmerso, que no sólo presta servicios ajenos a su competencia legal, sino que además, en su mayor parte no alcanzan a ser solventados con los ingresos obtenidos, de manera que resultan subsidiados por el conjunto de los matriculados. En cuanto a los gastos, el Proyecto de Presupuesto se orienta de manera principal, a sufragar actividades como “deportiva”, “social”, “escuela de mediación”, “escuela de posgrado”, “jardín maternal”, “publicidad”, “turismo”, “créditos a los matriculados” que resultan ajenas a las competencias que constituyen un númerus clausus para este Colegio (Cf. arts. 3 Ley 19.549 y 20 y 21 Ley 23.187).

Y todo ello sin olvidarse del "Monumento al despilfarro y la pereza" que son las dos escaleras mecánicas, para subir y bajar un entrepiso, en la sede de Av. Corrientes 1441, inauguradas con la jactancia de ser el primer Colegio Profesional de la Argentina en contar con ellas: claramente no hay otro que disponga de tanto dinero para gastos superfluos.

Jorge Rizzo inaugurando el emblemático
"Monumento al Despilfarro y la Pereza";
no son escaleras al cielo, apenas al entrepiso...
Rebelándose frente a la estupidez reinante, los cuatro delegados por Bloque Constitucional, Lista 61 del CPACF, María Laura Blanco Peña, Daniel Rybnik, Ricardo Mihura Estrada y Martín Hernán Abeszyc no solamente se opusieron al presupuesto con su voto negativo, sino que antes, además, propusieron que la votación sea nominal, lo cual fue rechazado por la enorme mayoría de levantamanos oficialistas que prefirieron esconderse en el anonimato antes que hacerse cargo de lo que votaban.

Apenas 12 votos acompañaron la moción del Dr. Rybnik, Presidente del Bloque Constitucional; el resto convalidó el saqueo con un balido de oveja, apurados porque todo pase rápido y no se vuelva a hablar del tema.

Imposibilitado de ofrecer prestigio, desde que por su naturaleza espuria no puede ni rozarlo, el CPACF ofrece a sus matriculados un programa de beneficios que consiste en descuentos en perfumerías, restaurantes, vinos, entretenimientos varios, centros de estética, electrodomésticos y otra serie de indudables aportes a la excelencia de la profesión. Sin olvidar, claro está, la "Fiesta de los abogados", a celebrarse el 30 de Agosto en el Palacio San Miguel, que promocionada en la página del CPACF como "el evento mas importante de la comunidad abogadil porteña" (así de mal estamos) contará con la invaluable presencia de Palito Ortega.

Masificados por la Ley 23.187, los estúpidos abogados han perdido la capacidad de cuestionar. Como mansas marmotas pagarán 800 pesos de matrícula sin tener idea de las razones de la suba, que a fin de cuentas no es lo más grave del asunto: lo realmente grave es que el CPACF siga existiendo.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
(J. Santiago Tamagnone - Abogado UBA - T: 115 F: 835 CPACF)
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López














Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat