viernes, 15 de septiembre de 2017

CARLITOS BALÁ CONTRA LOS IDIOTAS DEL FÚTBOL




Ver el mural fue sonreír. Alegría instantánea. Y no podía ser de otra manera, porque pintado sobre esa pared en una esquina de Saavedra me sorprendió Carlitos Balá con su gestito de idea. 

Pensé entonces sacarme una foto con ese fondo pero estaba apurado y dije "mañana". Claro que mañana fue pasado y así pasaron los días. Eso sí, siempre y como siempre, Carlitos Balá me hacía sonreír cada vez que pasaba frente al mural realizado por Maximiliano Bagnasco. 

Hasta hoy en la mañana que lo encontré vandalizado. Algún idiota, o una manada de ellos, de esos que arruinan el fútbol con fanatismos ridículos, se arrogó la representación del Club Atlético Platense y decidió que Saavedra no es lugar para que sea homenajeado un simpatizante de Chacarita.  



Como tantas otras cosas en nuestro país, el futbol se alejó de lo que debía ser para convertirse en un problema asociado a la delincuencia. La imbecilidad de los pobres tipos que por toda identificación primaria tienen ser hincha de tal o cual club molesta hasta en las tribunas, pero no queda contenida en la cancha sino que desborda a las calles con la pretensión de enseñorearse del territorio y condicionar a los vecinos.

Hasta hace muy poco Saavedra tenía una esquina que inspiraba una sonrisa, ahora esa misma esquina demuestra intolerancia, estupidez, infelicidad, sin razón e intimidación. Demuestra, esa esquina con el mural vandalizado, que el fútbol genera inconductas que degradan los barrios. Trastocan la elemental lógica ciudadana de entender que los clubes deben pertenecer al barrio y no el barrio a los clubes. Y nadie se equivoque pensando que es un hecho intrascendente, aplica al caso la teoría de la ventana rota.

Ojalá el mural sea restaurado. No debe tolerarse que las lacras del futbol impongan en ningún lado su lógica de estúpidos, la misma lógica de amigo/enemigo que fue alimentada durante doce años en otros órdenes de la sociedad. El cambio cultural requiere romper de cuajo esa herencia delictiva.

Necesitamos más Carlitos Balá y menos idiotas del fútbol.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López



martes, 12 de septiembre de 2017

BIENVENIDO, NETANYAHU


Por Mario Santos.

Nacido y criado en Balvanera,
columnista de La Pluma de la Derecha.




Mi carta Abierta a “Bibi”.


Bienvenido es usted, Benjamín Netanyahu, a nuestra querida República Argentina, una nación democrática como la suya. ¿O debería llamarlo “Bibi” como le dicen sus amigos?

Bienvenido es un hombre que ha sabido resistir los embates de la progresía internacional, incluido el de la administración Obama, al mismo tiempo que combatía el terrorismo islámico. De la misma manera en que la Junta Militar Argentina se vio atacada simultáneamente por el terrorismo comunista; y, por el otro lado, por la administración progre de Carter, quien debió en cambio ser un aliado en la lucha contra la subversión.

Esta cálida bienvenida se suma a la ya expresada por Marcos Aguinis, Sabsay, Kovadloff, Borensztein, Cohen Agrest, y Andahazi; y va dirigida hacia el hombre que ha manejado la economía israelí de una manera magistral y logró sacarla adelante gracias a sus reformas liberales de recortes de gastos públicos, mientras fue Ministro de Finanzas de Israel durante el período 2003-2005.

Bienvenido es un hombre que, con una trayectoria militar y política implacable, no se deja torcer por los enemigos del mundo occidental, -islámicos y comunistas-, ni por los progres que quieren someter y entregar nuestra sociedad al enemigo. Por eso, que la Sociedad Islámica Argentina y la extrema izquierda lo hayan repudiado, constituyen un buen indicio. Es un indicador de que va por buen camino.

Bienvenido es usted a esta Argentina de Derecho, de libertad, de democracia. Valores que comparten el cristianismo con el judaísmo; tanto es así que a nuestra sociedad occidental la llamamos “judeocristiana”, y hablamos “de valores judeocristianos” constantemente.

Nuestra República le da la bienvenida a los líderes de las naciones occidentales del mundo, con las que esta argentina democrática debe tender lazos de amistad, y es aquel uno de los puntos en que más coincido con el gobierno actual de Argentina: su política exterior. Alejarnos de los estados comunistas o “antiimperialistas” (Venezuela, Irán, China, Rusia, etc.) con los que Cristina Kirchner fomentó alianzas; y recuperar en cambio los vínculos fraternales con las naciones con las que históricamente Argentina ha compartido relaciones políticas, culturales, y comerciales.

Porque nuestro país tiene mucho más que ver con Estados Unidos que con Cuba; con el Reino Unido y con Francia, que con China; con Israel que con Irán y Venezuela; etc.

Israel es un aliado incondicional de Estados Unidos, que además representa un bastión occidental en el corazón de medio oriente, una región donde reina la anarquía y el caos, por un lado, y el despotismo y la tiranía, por el otro. Si usted realiza un análisis, se encontrará sólo con estados fallidos en guerras y convulsiones sociales; o bien con estados totalitarios teocráticos.

Israel es la única democracia estable en la región, y junto a Japón, el país más desarrollado del continente asiático, -donde la pobreza y la miseria abundan-. Se trata al mismo tiempo de un país diminuto -territorialmente hablando- en comparación a sus vecinos, localizado en un área que además no tiene recursos valiosos. Carece del oro negro, tan abundante en toda la región, al punto que Golda Meir (primer ministro israelí) enunció una frase que se volvería famosa en Israel: “Moisés nos trajo al único pedazo en todo el desierto de Arabia que no tiene petróleo”. Y en un país pequeño, desértico, y sin recursos naturales, lograron levantar un país formidable y fuerte. Que ha resistido ataques de todos sus vecinos que se han unido en incontables ocasiones con el sólo fin de destruirlo, y a quienes ha derrotado en todas las guerras que el profesional ejército israelí ha librado. El ejército israelí no solamente no ha perdido ninguna batalla, sino que, además, es “el ejército más humanitario y moral del mundo” en palabras del Coronel Richard Kemp, quien sirvió como comandante de las fuerzas británicas en Afganistán, Líbano, y otros.

Israel es un país ejemplar en materia de Derechos Humanos, en cuanto al respeto con el que se trata a las minorías. El relato de “palestinos oprimidos” es tan falso que se cae con una simple visita al Estado de Israel. Es el único país de medio oriente donde los cristianos (y otras minorías religiosas) no son perseguidos ni ejecutados en público, y el único que no cuelga homosexuales ni lapida a las mujeres infieles. (Recordemos que hoy la minoría más perseguida en el mundo es la cristiana, la cual es masacrada en no pocos países de Medio Oriente). Al mismo tiempo, los musulmanes viven en absoluta libertad sin sufrir ningún tipo de discriminación en ningún ámbito de la vida pública israelí. ¡Incluso tienen representación árabe en el congreso nacional israelí! En un país árabe sería absolutamente impensable la existencia de judíos en un parlamento (si es que existe órgano legislativo alguno en los regímenes autoritarios islámicos de oriente). Peor aún: siquiera hay presencia de judíos en los países árabes, con excepción de una reducida comunidad en Irán. Es lamentable que el desprestigiado organismo internacional conocido como “la ONU” continúe condenando a Israel y a los países democráticos como Argentina; y no se ocupe de Siria, Arabia Saudita, China, y varios otros.

Por eso, bienvenido es Benjamín Netanyahu, como lo serán Donald Trump, y todos aquellos líderes del mundo que sin temor al progresismo internacional y sin miedo a las condenas de la ONU, se paren con firmeza para defender nuestra sociedad, la civilización occidental cristiana democrática; de las garras del islam y del comunismo.


P. D.: Aprovecho para repudiar enérgicamente el comunicado de la agrupación de extrema izquierda autodenominada “Llamamiento Argentino Judío”, -la organización kirchnerista comunista atea que de judía no tiene nada-, en el cual afirman su “preocupación” por la visita del “máximo responsable de la continuidad de las políticas coloniales de ocupación del territorio palestino”. También quiero repudiar la nota del día de la fecha 10 de septiembre de 2017 en Página 12, en el cual un grupo de izquierdistas ateos con apellido judío exigen del Estado Israelí la desclasificación de documentos durante los años 1976-1983 sobre la relación de ese país con el nuestro, afirmando que Israel cooperó con la Junta Militar, vendiéndole armamento y equipamiento que sería utilizado para la guerra contra la subversión y el terrorismo guerrillero, así como para la Guerra de Malvinas. Una desclasificación absolutamente inviable, por cuestiones de seguridad que un país como Israel debe manejar. Además, en esa nota se reivindica la falsa cifra -cada vez más desprestigiada- de 30.000 desaparecidos, y se intenta ensuciar la imagen de la nación y de la Junta Militar, sugiriendo una tendencia antisemita por el número de desaparecidos judíos.

P. D. 2: Gracias por el armamento, el equipamiento, y el apoyo logístico brindado durante la Guerra de las Malvinas. Poquísimos pueblos mostraron su apoyo al argentino. Y nuestra República recordará ese gesto con cariño.

domingo, 10 de septiembre de 2017

HORACIO VERBITSKY Y EL MITO DEL PAÍS GENOCIDA


Tan mal sigue de valores la República Argentina que para atacar a Horacio Verbitsky buscan ligarlo con el Proceso de Reorganización Nacional. Pareciera ser que no alcanza con saberlo un traidor a la Patria, por terrorista de Montoneros y secuaz de Rodolfo Walsh al servicio de la dictadura castrista. Y nada indica que haya dejado de serlo, al fin de cuentas la tiranía sigue firme y extendida a Venezuela. "Revolucion" llama el progre promedio a esa dictadura rancia que se pretende eterna.

Verbitsky ha tenido la habilidad, por estupidez ajena, de posicionarse como si fuera una suerte de "fiscal de la República"; sin tener ninguna autoridad moral para ello. Así preside el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una entidad al servicio de todo intento terrorista que desde la izquierda brota contra la Argentina. 

Ya sea junto a Montoneros y el ERP en los años de plomo, el MTP durante el gobierno de Alfonsín o la RAM en la actualidad, el CELS siempre se posiciona del mismo lado de la historia. En contra de la Nación Argentina reivindica (discurso en Plaza de Mayo el 24MAR17), participa (ataque del MTP al Regimiento de La Tablada donde cae abatido el miembro del CELS Jorge Baños), apoya y/o brinda asistencia legal a los agresores. 

La sociedad argentina ha perdido buena parte de su identidad y convicciones, pero conserva algo que ni siquiera el proceso de desmemoria colectiva y adoctrinamiento totalitario del kirchnerismo pudo quitarle: instinto de Libertad, aunque más no sea por cantar el Himno de Vicente López.

Verbitsky sabe eso, pero también que esta sociedad infectada de imbecilidad progresista gradualmente se deja encerrar en la corrección política que marca la izquierda. Funcionó durante años que la letra gruesa de Página/12 se convertía en la entrelínea de Clarin, el gran diario del progresismo argentino, y también de La Nación.


Falsear la historia repitiendo la mentira de los 30.000 desaparecidos sirvió para saquear el Estado y cargar sobre la conciencia cívica una falsa culpa por la existencia misma de la Nación Argentina. Han creado el mito del país genocida, formado por intereses criminales y la sangre de inocentes. Y en esa nueva mitología donde no caben dos demonios el pensamiento plano equipara a Videla con Macri, pero el demonio mismo es Julio Argentino Roca.

El Presidente Roca cual exponente de su generación no se limitó a declamar patriotismo, lo puso en práctica y engrandeció a la Nación Argentina. Eso es lo que duele a los que no tienen Patria ni decencia, sólo el odio de una ideología comunista que no da ni para frasco de formol.  

La degradación institucional, cultural e intelectual de la Argentina ha sido deliberadamente plantificada. No es casual que nuestras Fuerzas Armadas hayan sido llevadas a una situación de incapacidad manifiesta, al punto de no ser consideradas una amenaza para la usurpación inglesa de las Islas Malvinas. ¿Quiénes podrían tener interés en una Argentina indefensa? Haga la lista, pero no se olvide de la izquierda que reivindica la lucha armada y entenderá que es el turno de las Fuerzas de Seguridad. 

Ningún país alcanza el deterioro que exhibe la Argentina con mayoría de jueces probos y eficientes. Nuestra Justicia dejó de serlo hace muchos años, cuando convalidó la prioridad de una ideología extraña por sobre la Constitución Nacional. La venda de la Justicia deja ver al Estado Argentino detrás de los militares que vencieron al terrorismo castrista, pero no al Estado Cubano detrás de los terroristas del ERP y Montoneros. Desde que unos crímenes se consideran de lesa humanidad y otros no, porque no se quieren juzgar, los jueces que condenan no son más que una banda de prevaricadores. De allí que haya militares presos por testimonios viciados de falsedad, porque "no podían no saber" y otras ignominias judiciales por el estilo. 

Pisando sobre ese fango, lo que Verbitsky con el CELS, la izquierda toda y los mercaderes de los derechos humanos buscan ahora es ahondar la injusticia encarcelando gendarmes por presunciones similares. No les interesa la verdad sino la oportunidad. El interés en considerar "desaparición forzada" la ausencia de Santiago Maldonado, sin que importen las pruebas, es claramente dejar en profunda debilidad jurídica a las fuerzas de seguridad, para que limitadas en su accionar no puedan garantizar la paz que requiere la administración sensata. Y nadie se engañe, van primero contra el Gobierno y siguen contra la República para desguazar el país e imponer el mismo proyecto totalitario que no pudieron imponer por las armas en los '70, ni por los votos hace menos de dos años.

Restarle importancia a la RAM, suponer que son inofensivos porque se muestran como un puñado de zaparrastrosos, victimizarlos en definitiva, cosa en la que se empeña Verbitsky, es procurar ganar tiempo de inacción estatal para que el problema siga creciendo.

Esos zaparrastrosos con referentes inmediatos que no pueden hilvanar dos frases coherentes, sirven a intereses más allá de su entendimiento, pero que Verbitsky entiende perfectamente. Han servido para tener al país en vilo desde que el irresoluto juez federal Guido Otranto perdió tiempo operativo dando la absurda consideración de "territorio sagrado" a un terreno usurpado. Falencias como esas dan muestra de un país con severo daño institucional.

Se sabe que lo que no se advierte temprano te despierta tarde y confundido. El terrorismo comienza desde el simbolismo. Niegan la soberanía argentina, queman la bandera, profanan la memoria de los caídos en Malvinas, atemorizan a los lugareños, incendian, usurpan propiedades, atacan vehículos y sirven de excusa a la violencia de otros grupos que quieren poner fin a la democracia. Importa poco si arrojan piedras o empuñan fusiles, simbolizan lo que operadores como Verbitsky necesitan para sacar al país del rumbo que elegimos en las urnas.

Horacio Verbitsky chorrea sangre de argentinos, en todo sentido. Conviene tenerlo presente.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López





viernes, 8 de septiembre de 2017

LA MINISTRO QUE NO ES MINISTRO




Mariano Obarrio publica en La Nación un artículo titulado "La AFI delegó en Seguridad las tareas de inteligencia en Esquel", afirmando allí que: "El Ministerio de Seguridad, de Patricia Bullrich, respondió a La Nación escuetamente: 'Nosotros hacemos inteligencia criminal'".

La realidad indica otra cosa y no hay manera de ocultarla. El 27 de Agosto de 2017, al ser entrevistada en La Cornisa por Luis Majul, Patricia Bullrich admitió que la cartera a su cargo no hace Inteligencia interna. La gravedad de esa declaración radica en que el Ministerio de Seguridad de la Nación, a través de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal (DNIC) tiene la obligación legal de hacer Inteligencia Criminal; necesariamente interna.

Lo que la ministro Bullrich estaba admitiendo, era la inoperancia del subsecretario Juan Patricio Furlong a cargo de la DNIC.

En el escrito de renuncia (VER) que el 06 de Marzo de 2017 elevé a Patricia Bullrich, dije textualmente:

"Al presente las diferencias son irreconciliables pues considero a Patricio Furlong un amateur de la Inteligencia, falto del entendimiento institucional de la actividad, carente de capacidad real para gestionar y sin dotes de liderazgo. Es decir que no le tengo ningún respeto profesional, a mis ojos es otro hacedor de plancha y vendedor de humo; un funcionario de la nada".

Quien también explicitó la inoperancia de Furlong fue la Diputada Nacional Lilita Carrió, que ese mismo día siendo entrevistada en TN CENTRAL por Nicolás Wiñazki y Luciana Geuna, ante una pregunta sobre los servicios de Inteligencia, respondió:

- Hoy no hay SIDE tampoco. No hay nada. No hay nada, Primero no hay Inteligencia Criminal, porque la Inteligencia Criminal está a cargo de Furlong. Persona más sospechada que Furlong para Inteligencia Criminal... Y no estoy imputando con esto a Patricia Bullrich. 

Y agregó luego respecto a Furlong:

- Es un socio de Burzaco, pero que obviamente de Inteligencia Criminal no hace nada. 

El tiempo perdido confirmó en la razón a Elisa Carrió, también a mí. Consecuentemente, el 30AGO17, Infobae publicó una "noticia en desarrollo" titulada: "Desplazaron a Patricio Furlong, el director de Inteligencia Criminal". En esa entrada, que curiosamente sólo estuvo publicada algunas horas (pero puede verse en caché), se indicaba que Bullrich, por diferencias con Furlong, pasaba el área de Inteligencia Criminal a depender de Gerardo Milman; aclarándose que ello nada tenía que ver con el caso Maldonado y que, según una fuente ministerial, era algo buscado desde hace varios meses.

La Política Online, en una nota que mantiene, sostuvo en cambio que "En crisis por el caso Maldonado, Patricia analiza sacarle un área clave a Burzaco".

El kirchnerismo dejó colapsado al Sistema de Inteligencia Nacional en su conjunto, por lo que se sabía que el Presidente Macri iba a tener un duro trabajo para recomponerlo. En cuanto al déficit específico en materia de Inteligencia Criminal es de vieja data. De hecho la DNIC, creada en el 2005, nunca logró un funcionamiento eficiente. Desde que CAMBIEMOS llegó al gobierno, Patricio Furlong por ineptitud y mala fe boicoteó sistemáticamente toda posibilidad de darle funcionalidad.

La interna del Ministerio de Seguridad entre Patricia Bullrich y Eugenio Burzaco es un tragicómico show de disparos al pie, pero no echar a Furlong es gatillarse en la sien. Se juega a la ruleta rusa hasta que se da con la bala en el tambor. Y cuanto más se esfuerzan por ocultar la interna, que es feroz y despiadada, más se nota. Especialmente en momentos de crisis, donde las especulaciones ambiciosas gritan a través de los silencios.

Tanto así que la ineptitud de Furlong en Inteligencia Criminal llevó a que la DNIC pasara a depender de Gerardo Milman. Rodar a los pies del lector del Rincón del Vago no despertó en Furlong el mínimo decoro de irse por la suya, como esperaban ingenuamente en cercanías de Bullrich. Por el contrario, se aferró a un pedazo del barco que él mismo hundió y procura permanecer a cualquier precio: que la interna ministerial cause un desguace institucional para que un inútil se lleve su pedazo es casi el colmo de la mediocridad. Que esto ocurra entre PASO y elecciones habla de basura que no puede esconderse bajo ninguna alfombra. Está claro que Bullrich quiere echarlo pero por esas razones que hacen a la lógica de CAMBIEMOS no puede. Es decir, la ministro no es ministro.

Más grave aún es que Patricio Furlong permanece con el canto de sirena del "centro de fusión", un afanoso afán de franquiciar en el país modelos importados sin el entendimiento necesario para adaptarlos a la pobre institucionalidad argentina. El vendedor de humo sigue queriendo vender humo. Ha dejado a su paso por la DNIC cascarones vacíos detrás de anuncios rimbombantes y nada indica que sea capaz de hacer otra cosa.

Furlong, Burzaco, Bullrich
La ausencia de Inteligencia Criminal es el gran déficit de la gestión de Patricia Bullrich, cosa en la que coinciden todos los especialistas en seguridad. En este momento, cuando caso Maldonado mediante hacer rodar la cabeza de Patricia Bullrich es el objetivo de la izquierda toda, su permanencia al frente del Ministerio de Seguridad es una necesidad en defensa de la República. Así me he manifestado.

Pero conviene tenerlo en claro, no domina su ministerio y por factores ajenos a ella su gestión, voluntariosa, loable en muchos aspectos, está agotada. Este esquema actual de mando ministerial limitado no puede sostenerse.

No hay seguridad sin Inteligencia Criminal.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López




lunes, 4 de septiembre de 2017

CUATRO NACIONES DE LIBERTAD, por Mario Santos


De regreso en el país, el joven columnista de La Pluma de la Derecha Mario Santos comparte sus reflexiones sobre lo observado y aprendido en el extranjero. 



CUATRO NACIONES DE LIBERTAD


Por Mario Santos.

Nacido y criado en Balvanera,
columnista de La Pluma de la Derecha.


En este enriquecedor viaje de dos meses del que hace poco he vuelto a la Argentina, tuve oportunidad de conocer cuatro países, todos ellos construidos sobre los mismos valores sobre los que se fundó nuestra gran nación. Valores a menudo llamados “sanmartinianos”, pero que también fueron los de Manuel Belgrano, Mariano Moreno, el Almirante William Brown, y varios otros fundadores de nuestra patria, descubrí que son compartidos por varias otras naciones que representan la expresión más pura de la libertad. 

En mi primer destino, Estados Unidos, descubro la gran nación a la que tanto admiraban Alberdi y Sarmiento, la que señalaban como un modelo a seguir, y de la que afirmaban con seguridad absoluta que se desarrollaría de manera firme en una potencia inquebrantable. Lo cual sucedió.

La sociedad probablemente más liberal del planeta, y al mismo tiempo la más severa en cuanto a cumplir la ley se refiere. 

Luego de mi paso por EUA cruzo el atlántico que me separa de Gran Bretaña, para conocer la cuna del capitalismo moderno y del liberalismo social. En Londres encuentro una bella ciudad cuya elegancia, arquitectura imponente, y símbolos clásicos logró mantener de manera impecable frente al avance del modernismo. Las cabinas de teléfono rojas, los colectivos de doble piso, y los pequeños taxis londinenses “transportan” al transeúnte a los ’60, y despiertan una nostalgia imposible de evitar al caminar aquellas calles.

Pero la arquitectura y la elegancia no son sólo eso: son un reflejo del elevado nivel de desarrollo de la sociedad inglesa (y de la europea en general). Yo siempre he sostenido que la arquitectura, el urbanismo y el aspecto general de las ciudades de un país (en fin, el aspecto de una nación), son un reflejo del desarrollo general de esa sociedad. 

Una de las ciudades que más tristeza me genera es Buenos Aires, donde conviven por un lado la arquitectura europea neoclásica, (construidos en su mayoría hasta la década de 1930), con los monoblocks soviéticos de viviendas, la famosa “caja de zapatos”, que comenzaron a aparecer en la década de 1940, (pero cuya expresión más brutal se dio en los ’70) y siguen siendo a la fecha el lenguaje arquitectónico de la Argentina.

De Londres me tomo un bus a París, que a la ida sube a un ferry gigante muy lindo, en el cual cruzamos el (erróneamente llamado en castellano,) Canal de la Mancha. (La vuelta la hice a través del Eurotúnel, en tren).

París es una ciudad hermosa, perfecta desde donde se la mire. Es muy parecida a Buenos Aires, o mejor dicho, a lo más bello de Buenos Aires. Imagine toda una ciudad con el aspecto de la Avenida Alvear o la Avenida de Mayo. Si bien París me pareció más bella (“hermosa” la define muy bien), a Londres la encontré más “elegante”. Por otro lado, desde lo cultural encontré más desarrollada a la sociedad inglesa, definitivamente. Los franceses son relativamente amables, pero los ingleses muchísimo más. Y no son sólo excesivamente amables, sino también respetuosos, ordenados, pacíficos, y tranquilos. Se evidencia en las filas del supermercado y en cualquier lugar público. Siempre están tranquilos, no apuran al de adelante, ni se ven altercados en la vía pública. Los homenajes a Winston Churchill se hacen presentes en ambas ciudades, y también a los libertadores americanos; aunque los bustos de San Martín, Bolívar, Miranda y otros en una plazoleta en Londres, se ven modestos comparados con las estatuas ecuestres de esos mismos en las plazas de París.


Por último, vuelo a Israel, ese joven estado que dentro de pocos meses cumplirá 70 años de vida, y que contiene algunos de los sitios históricos más espectaculares que se puedan visitar. Jerusalén, Galilea, Safed, y otros destinos míticos se convierten en la esencia de mi visita, a medida que voy conociendo varios de los hitos más importantes de la historia humana. No sólo aprendo sobre historia, arqueología y religión; sino también sobre terrorismo actual, en el que este país es experto combatiendo. Un lugar donde además, se sabe diferenciar muy bien entre terroristas y musulmanes. En ningún país del mundo probablemente los musulmanes gozan de tantos derechos y respeto por parte de las instituciones estatales como en Israel. Es realmente un ejemplo de diversidad cultural y étnica.

Es sólo después de conocer con mis propios ojos los rincones de mundo, que pude liberarme del relato de la izquierda. Los malvados opresores “capitalistas” (Estados Unidos), “colonialistas” (Reino Unido y Francia), “ocupadores” (Israel), son en verdad sociedades ultra-liberales donde el respeto por las libertades personales del individuo, y los valores occidentales están más vigentes que en ninguna otra parte del planeta.  Las creencias y convicciones de nuestros padres fundadores rigen las vidas de los ciudadanos de aquellas naciones. Son en cierto modo países más argentinos (en cuanto a lo que el “ser argentino” y sus valores representan) que el nuestro.

Y concluyo pensando: Probablemente me gustaría que mi Argentina se pareciera a ellos. Que fuera más argentina.


viernes, 1 de septiembre de 2017

YO NO QUIERO VESTIRME DE ROJO


Yo no quiero sembrar la anarquía,
yo no quiero vivir como digan;
tengo algo que late en mi corazón

Escucho un tango y un rock
y presiento que soy yo,
y quisiera ver al mundo de fiesta!

Charly García 
(Yo no quiero volverme tan loco)





Hoy, 01 de Setiembre de 2017, asistiremos a otro acto de hipocresía en nombre de los derechos humanos. Pretextando un falso interés por el paradero de Santiago Maldonado, la izquierda y los mercaderes de los derechos humanos, añorando el saqueo de la República del que participaron durante el kirchnerismo, marcharán para tratar de convencer a cuanto idiota útil encuentren por su camino que el gobierno de Mauricio Macri es una dictadura sostenida por el terrorismo de Estado. 



Siempre subestimamos el nivel de hijadeputez de la izquierda, creemos que se van a moderar en sus delirios por la fuerza de la realidad misma y la razón simple; pero eso nunca ocurre porque no son racionales ni afectos a la verdad. No se moderan por sí mismos, sólo lo hacen cuando se los confronta. Por supuesto que al fanatismo no se lo debe enfrentar con fanatismo, porque no es victoria convertirse uno en lo que combate, pero sí hay que entender que se debe ser firme, muy firme, en ponerles límites. No es aceptable, bajo ninguna circunstancia, el adoctrinamiento de los chicos; mucho menos asustar a criaturas gritándoles en las aulas que sus padres son asesinos. Como no es aceptable que pretendan imponer sus relatos sobre la realidad. Hay que decirles basta y que sea basta.

Ser gendarme es, por definición, sinónimo de buena persona. Ser hijo de gendarme es un orgullo. Hay Patria en cada verde. 

Por el contrario, ser rojo es sinónimo de mala gente, de apoyar dictaduras como la que oprime al pueblo de Cuba y Venezuela, de alabar asesinos de personas y libertades, de justificar la violencia, de negar todo derecho al que no está dispuesto a temerles.

Apenas con lo justo Argentina eligió ser una República y Mauricio Macri es Presidente. Argentina ni tuvo una entrega de atributos presidenciales civilizada. Envidio profundamente la altura democrática, elegancia republicana y dignidad humana con que ese mismo acto se celebró en Chile entre Piñera y Bachelet. Pero apenas con lo justo, a pesar de Cristina Fernández y el kirchenrismo, somos una República. Esa estrechez de margen condiciona la fortaleza de la democracia y señala que la tan mentada "grieta", no separa ideas políticas en matices de acuerdos básicos, los propios de un país organizado constitucionalmente con valores republicanos; aquí la división está marcada por distintas concepciones del bien y el mal. Los rojos: kirchenristas, comunistas, progres e idiotas útiles varios, creen que la maldad es buena, que robar es loable, que las dictaduras eternas de izquierda son comprensibles y que el terror no es condenable cuando lo padecen las buenas personas, es decir la gente que ama a su país, que quiere vivir y dejar vivir en paz, que trabaja, que crea, que produce, que sueña, que piensa por sí misma. 

Los rojos sólo saben odiar, es para sentir lástima por ellos que sea eso para lo único que sirven. Y ni siquiera se lo creen, porque basta con analizarlos a la ligera y se les nota lo falso. Si estuvieran preocupados realmente por Santiago Maldonado, si creyeran real el terrorismo de Estado, no viajarían al sur en plan de "turismo del desaparecido" para posar sonriendo con alegría de colegiales en viaje de egresados. 


Acaso, hermosa palabra la palabra "acaso", no hayamos sabido ser lo suficientemente expresivos, vehementes y constantes en explicarles a los rojos que nuestro país, la República Argentina, va a seguir siendo República y Argentina. 

Hoy marchan "contra la dictadura de Macri" los que defienden a la "Revolución cubana" y al "democrático" Nicolás Maduro, los que se rasgan las vestiduras cuando ligan aquí algún merecido corchazo de goma, pero callan la balas de plomo que disparan los chavistas. Son los mismos que el 24 de Marzo de 2017 reivindicaron en la Plaza de Mayo la lucha armada de las organizaciones terroristas como Montoneros y ERP. El gobierno debió salirles al cruce duramente en ese momento, no lo hizo y se cebaron. De nuevo vamos a escuchar eso mismo, otra vez.

Mauricio Macri es el Presidente de la República Argentina, legal y legítimo. Es su deber velar por la paz. Ahora bien, nadie se confunda, la paz no se garantiza cediendo frente a los rojos, ahora y siempre la respuesta no puede ser la pasiva defensa, porque eso, como la zanja de Alsina, sólo garantiza, en el mejor de los casos, un empate que es derrota. 

La respuesta, ahora y siempre, no es Alsina: es Roca.

Especialmente en estos días, cuando necesitamos paz y administración, la respuesta debe ser liderada por el Presidente Mauricio Macri, emulando al mejor Presidente que tuvo la República Argentina; el Presidente Julio Argentino Roca. 



Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

  

  

jueves, 24 de agosto de 2017

LA LEY DE LA PATRIA




Crudamente: Santiago Maldonado es una anécdota. Lo que está ocurriendo en el sur no empezó con su ausencia, ni terminará al darse con su paradero. Planificado o casual su caso se ha convertido en un catalizador de la violencia y la propaganda política, dando una inesperada notoriedad a la práctica terrorista y el delirio discursivo de un personaje grotesco como Facundo Jones Huala.

Resulta bien ridículo un mestizo racista, pero a lo largo de la historia otros personajes grotescos han causado tragedias a causa de ser subestimados o mal ponderados sus contextos; conviene tenerlo presente para evitarnos lamentaciones tardías.

La izquierda, de la que forman parte los organismos de derechos humanos, alienta cualquier intento insurreccional; porque tanto el concepto de la Nación Argentina como la filosofía de la Constitución Nacional son incompatibles con sus prédicas clasistas y proyectos dictatoriales. Los mapuches son las principales víctimas de su último experimento de agitación, desde que pretenden negarles su condición de argentinos y enfrentarlos con otros argentinos. Eso es grave e inadmisible.

Defender el estilo de vida señalado por la Constitución Nacional, como la integridad territorial, no debe generar ninguna vacilación en las autoridades encargadas de velar por su irrestricta supremacía. Es hora de librarnos de la pretendida "culpa argentina" por genocidios que no existieron y recuperar el sentido común, porque tenemos leyes que aplican a casos como este. Ciertamente no se puede ni se desea obligar a nadie a ser argentino, pero si se puede, se debe y es deseable obligar a todos los que habitan suelo argentino a respetar la ley. Dentro de la ley todo, fuera de de la ley nada.

video

La primera respuesta está escrita en la propia Constitución Nacional, que en su artículo 22 establece: "El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticiones a nombre de este comete delito de sedición". Consecuentemente, contempla el artículo siguiente la posibilidad de aplicar el estado de sitio para el caso de conmoción interna, pero antes de tal extremo corresponde aplicar la Ley 24.059 de Seguridad Interior, cuya finalidad es tan simplemente garantizar el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional.

La ley de Seguridad Interior contempla la creación de un Comité de Crisis para cuando "estén en peligro colectivo la vida, la libertad y el patrimonio de los habitantes de una región determinada" o "se encuentran gravemente amenazados en todo el país o en una región determinada del mismo, los derechos y garantías constitucionales o la plena vigencia de las instituciones del sistema representativo, republicano y federal".

Ahí está el instrumento previsto por el legislador para enfrentar esta situación: convocar a través del Consejo de Seguridad Interior un Comité de Crisis y designar algún funcionario nacional, de carácter político y civil que, como Delegado, coordine el diseño de un plan estratégico y asuma toda la responsabilidad de las operaciones. Porque si algo enseña la historia, es que no se puede tirar el fardo sobre las fuerzas de seguridad y policiales, para juzgarlos después con caras de desentendidos; hay que conducirlas. La política tiene que hacerse cargo, porque para eso está.

La respuesta, como siempre, es la ley. Y requiere del gobierno nacional, como de los gobiernos de las provincias afectadas, la voluntad política de sobreponerse a la presión de la izquierda; para que el problema deje de serlo antes de escalar en busca de los extremos.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López


sábado, 19 de agosto de 2017

CORAJE Y MÉRITO EN PATRICIA BULLRICH


EL PROBLEMA NO SON "LOS MAPUCHES", ES LA IZQUIERDA.




El caso de Santiago Maldonado amerita consideraciones de distinta índole. Desde luego hay que determinar su paradero, sin cerrarse a ninguna hipótesis y dejando que en la investigación sea la evidencia la que valide o refute cada una, para profundizar o descartar hasta llegar a la verdad.

Ciertamente, tengo mis dudas respecto a la idoneidad del magistrado interviniente, el juez federal Guido Otranto, quien parece obrar a velocidad de quelonio; rasgo propio del fuero y por el que se apoda "tortuga" a otro juez.  

Cualquiera sea la suerte corrida por Maldonado hay que tener en claro la cuestión de fondo y no confundir los tantos. El problema no son "los mapuches", es la izquierda. Facundo Jones Huala, un pretendido cacique, al que los verdaderos lonkos mapuches además de saberlo mestizo de sangre galesa consideran un demente propiciador de desgracias, no puede llevarnos a una generalización absurda. Los mapuches, igual que el resto de los argentinos de distintas ascendencias, tienen garantizado un lugar de convivencia dentro de la Nación Argentina; al amparo de la Constitución Nacional. 

Pretende la izquierda usar el disfraz de "los mapuches" para que la República Argentina no sea República ni sea Argentina. Odia, con todas sus fuerzas, la continuidad del Estado Nacional que se organizó sobre la Constitución de 1853 por el empuje modernista de la Generación del 80. Lamentan que la potencia inercial de la Patria, aún hoy, con todos los desaciertos y desvaríos que transitamos a lo largo del siglo Cambalache y el desastroso comienzo del XXI, siga sosteniendo el trazo grueso de la desdibujada identidad nacional. Porque, con razón. le atribuyen al genio de esa generación notable, con el Presidente Julio Argentino Roca a la cabeza, haberlos vencido en el tiempo. 


Se necesita una gran ingenuidad, lindante con la imbecilidad, para no advertir que es la izquierda y no "los mapuches" quien ha llevado a cabo el ataque contra la Casa de Chubut en Buenos Aires, la que en el Escuadrón de Gendarmería Nacional de El Bolsón arrió y quemó la Bandera Argentina, vandalizando la memoria de los caídos en Malvinas, y la que en Córdoba atentó contra el hotel del Círculo de Suboficiales de Gendarmería. Es la izquierda la que so pretexto de la "solidaridad" pretende "organizar la bronca" ejercitándose en el terrorismo. Son los mismos que el 24 de Marzo de 2017, en la Plaza de Mayo, reivindicaron la lucha armada y a las organizaciones terroristas de los años de plomo.

En este contexto merece elogio la firme postura de Patricia Bullrich como ministro de Seguridad de la Nación. Su voluntad de pelea es realmente destacable y el rasgo que más le aprecio; tanto que esa misma virtud desnuda falencias del Ministerio y que acaso, en buena parte también lo sean del gobierno. Un gobierno al que Patricia Bullrich ha sabido defender al ser interpelada en el Senado de la Nación, desarticulando el ataque de los senadores kirchneristas, racionalmente y desde la institucionalidad republicana. 

El doble mérito de Bullrich en el Congreso fue tanto ratificar el carácter republicano de la Presidencia de Mauricio Macri, sin permitir paralelo alguno con gobiernos de facto, como afirmar la pertenencia de las fuerzas de seguridad al orden democrático. 

Son contados los políticos con el coraje para jugarse y bancar a las fuerzas de seguridad, por caso la Gendarmería Nacional, frente a la inercia del relato kirchnerista; que no es otra cosa que la "corrección política" escrita por la izquierda desde la supuesta defensa de los derechos humanos. 

Muchas veces se pregunta qué cambió con CAMBIEMOS, pues bien, téngase presente que Patricia Bullrich dijo en el Senado: "No voy a cometer la injusticia de tirar un gendarme por la ventana para sacarme responsabilidades"; un cambio rotundo comparado con el lamentable tiempo en el que la seguridad de los argentinos estuvo en manos de Nilda Garré. 

Patricia Bullrich tiene ese mérito y ese coraje que el cambio necesita, consecuentemente vayan estas líneas como parte de mi apoyo.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López


sábado, 12 de agosto de 2017

QUERIDO DONY (el sutil encanto de creerse importante)


Mi amigo Dony, jugando al golf.


Vicente López, Agosto de 2017

Querido Dony


Perdoná que no atendí tus reiterados llamados, estaba jugando a la Playstation y vos sabés que no me gusta hablar mientras juego. Te escribo porque si te llamo vamos a estar horas hablando y no quiero que nos vayamos por las ramas como siempre hacemos.

Coincido contigo en que Venezuela es un desastre y aplaudo que no descartes una intervención militar. Es altamente tranquilizador saber que en tus merecidas vacaciones, mientras jugás al golf en Nueva Jersey, seguís pensando en hacer del mundo un lugar menos peligroso y más agradable. Eso es algo que Barack no hacía; pues afectado por recibir el Premio Nobel de la paz perdió la perspectiva del escenario internacional. 

Es tiempo de volver al camino señalado por  Theodore Roosevelt y usar el gran garrote como lo hizo Harry Truman; no una sino ¡dos veces!. Espero que en esa senda tengas la cuota de audacia que le faltó a Ronald Reagan y saldes, al fin, la deuda deshonrosa que John Fitzgerald Kennedy contrajo con los libres del mundo cuando traicionó a los patriotas cubanos en Bahía Cochinos, abandonándolos a merced de la dictadura. Desde entonces la tiranía comunista de Cuba ha sido un foco infeccioso, derramando permanentemente su ponzoña totalitaria para impedir una América enteramente democrática. 

Debes entender, Dony, que Nicolás Maduro no es un dictador que haya emergido de la propia Venezuela, sino un títere de la dictadura castrista desde que Hugo Chávez entregó ese país a Fidel Castro. Por ende tomar acciones militares sobre Venezuela sería combatir un síntoma del mal, pero no la cura de la enfermedad. Te lo escribo en negrita para fijar el concepto.

Mi consejo, entonces, es que vayas por Cuba; que reconsideres tus opciones para, marines mediante, jugar al golf en La Habana, y acaso (hermosa palabra la palabra "acaso") tener revancha de aquel partido que te ganó Mauricio. Pensá que en el mundo entero el sabor del "Cuba Libre" será auténtico y para ello es preciso derrocar a Raúl Castro haciendo que siga el destino que le cabe a los tiranos, es decir: Southampton o la horca. La liberación de Cuba, ahorrará sangre porque dejará a Maduro, irremediablemente, en situación de podrido; listo para una caída a lo Ceaucescu. 

Luego de intervenir militarmente en Cuba para liberarla y si en Venezuela el cadáver de Maduro cuelga como en su momento el de Mussolini, tomará nota el dictador de Norcorea que el legado de Truman vive en las decisiones de Donald Trump. Que entienda el maldito gnomo amarillo que tenés en claro lo que enseñó Talleyrand: "las bayonetas sirven para todo menos para sentarse sobre ellas"; cosa que también aplica a las armas nucleares. 

Amigo mío, hay promesas que todos saben sólo son eso, como el muro en la frontera con México, y nadie espera que la cumplas, pero en otras cosas es necesario mantenerse firme, y si decís que va bomba va bomba, porque la competencia con Putin y los chinos requiere que, ante cada duda sobre qué camino seguir, te repitas la misma respuesta que Cerebro le da a Pinky: "tratar de conquistar al mundo". Como decía Harry, "un bombazo atómico no se le debería negar a ningún enemigo". Fuego en el hoyo y hoyo en uno, my friend.

Esa es la tuya. Es tuya Dony, así que agarrala como a ella le gusta y por donde vos sabés...


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
Estado Libre Asociado de Vicente López

sábado, 5 de agosto de 2017

¡VAMOS ALACRANES!


Las competencias deportivas dejaron de atraerme. Me gustaban los mundiales de Fútbol hasta que esa magia se evaporó. Lo único que al presente me despierta interés de hincha es el equipo Alacrán de la Gendarmería Nacional en la Competencia Fuerzas Comando.  

Alacranes de Gendarmería Nacional durante una de las pruebas
de la Comptencia Fuerzas Comando 2017, celebrada en Paraguay. 

En el mes de Julio se llevó a cabo la XIII edición de la COMPETENCIA FUERZAS COMANDO que este año tuvo por sede a Paraguay. Se trata de un evento organizado por el Comando Sur de los Estados Unidos que reúne a fuerzas especiales de toda América en representación de 20 países.




Por la República Argentina participó el equipo del Escuadrón Alacrán de la Gendarmería Nacional, que finalizó la competencia en el 9º puesto, empatado en 2450 puntos con el equipo de El Salvador. Es decir que los Alacranes conservan el nivel de mitad de tabla para arriba logrado el año pasado en Perú, ocasión en la que obtuvieron el 7º puesto, igualado en 2540 puntos con el equipo chileno. El equipo de Colombia, que ganador de 8 ediciones se presentaba como favorito para ganar también en Paraguay, lideró la competencia pero en la última jornada fue superado por los hondureños. Es muy bueno que la competencia no tenga dueño, así que me alegra ver a Honduras pasar de segundo en Perú 2016 a primero en Paraguay 2017.

El equipo hondureño en la ceremonia de cierre.
Ganadores de la Competencia Fuerzas Comando 2017.

A lo largo de los años la Competencia Fuerzas Comando se ha tornado cada vez más exigente. Y en la búsqueda de la excelencia varios equipos se integran con componentes de distintas fuerzas especiales, convirtiéndose en auténticos seleccionados nacionales. Se tiene conciencia que tener un lugar destacado en las posiciones finales requiere bastante más que el máximo esfuerzo personal de los participantes con una preparación física y mental tal que, aún en condiciones de estrés, les permita hacer adecuado uso de sus capacidades. Aquí se enfrentan fuerzas de élite que ponen a prueba tanto su instrucción, como sus medios materiales y las técnicas que su mejor empleo requieren. Es siempre una gran oportunidad para ver, comparar y aprender.

Incluso si se tomase con un sentido estrictamente deportivo, la Competencia Fuerzas Comando es un evento apasionante que merece mayor cobertura y difusión. Sin una adecuada cobertura mediática, falencia de los organizadores, apenas unos pocos interesados hemos seguido (jornada a jornada) las alternativas de las distintas pruebas por medio de las redes sociales.

Claro que, más allá de lo que surge a primera vista, esta competencia también dice mucho sobre la institucionalidad de los distintos países. Y en ese sentido Argentina tiene un déficit que se constituye en obstáculo para que su equipo de Fuerzas Especiales pueda dar el salto de posicionarse y consolidarse dentro de los primeros cinco en las calificaciones. Eso es algo que excede el ámbito de la Gendarmería Nacional y también el objetivo de esta nota, pero es necesario decirlo para ponderar el esfuerzo con el que nuestros alacranes logran representar muy dignamente al país. 

En una pasada edición de esta misma competencia, los gendarmes dieron un emocionante ejemplo al cruzar la línea de llegada de una de las pruebas cargando, a hombros, al camarada que se había descompensado por la dura exigencia. A diferencia de otros equipos, eligieron resignar puntos antes que abandonar a uno de los suyos. Esa mística, forjada en Malvinas, es la que define el perfil del Escuadrón Alacrán.

Desde la ciudadanía hay que saber apreciar la importancia que tiene para la moral institucional de las fuerzas de seguridad la consideración de sus tropas de elite. Las fuerzas especiales, preparándose para dar respuesta en situaciones extremas, cumplen un rol motivacional sobre sus camaradas, son su selección, lo mejor de ellos. Y alcanzando extremos de profesionalización son tanto el ejemplo a emular como un faro para reclutar elementos con real vocación.

En el 2018 está previsto que la Competencia Fuerzas Comando se realice en Panamá. Y ya desde ahora:

¡VAMOS ALACRANES!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López



domingo, 30 de julio de 2017

REPENSAR EL PATRIOTISMO

"Quiero que mis convicciones sigan siendo auténticas, 
que sean puestas a prueba por las razones del otro 
y por las dudas propias. Ayudémonos a pensar". 





Los pensamientos incómodos suelen presentarse en forma de preguntas que no queremos contestar. Se trata de cuestionamientos que, con precisión quirúrgica, apuntan al medio de nuestras creencias y convicciones contrastando la construcción ideal del deber ser con las posibilidades de la realidad.

Cuando un país. como es el caso de la Argentina actual, no logra el mínimo consenso sobre lo que está bien y lo que está mal, el debate sobre lo debido y lo indebido no sólo se agota en superficialidaes, sino que obliga a una cierta ruptura histórica para determinados conceptos que asociamos a lo virtuoso. Así, conductas que en el pasado fueron certezas patrióticas, extrapoladas al hoy quizá resultarían meramente ilusorias.

No me refiero a los meros cambios materiales propios de toda modernidad en relación al ayer, lo que en la evolución va puntualizando lo que se torna demodé, hablo de la degradación de sustancia moral en la identidad de un pueblo que aspiró a ser una Nación. En el extravío de esa identidad, que es la debilidad de lo que se suponía inalterable al paso del tiempo, cualquier definición conceptual del patriotismo conlleva un accionar cuyas consecuencias probables conforman un abanico que va de la apatía al baño de sangre.

Seguramente, la moderación al repensar el patriotismo buscará un punto de equilibrio desde lo racional. Pero hablamos de Argentina, país de historia pendular, de aspiraciones mayúsculas y logros mínimos, con una incapacidad notable para organizarse y donde las pasiones doblegan con facilidad a la razón. 

Entonces los pensamientos incómodos hacen eso que saben hacer, persistir. No será en esté breve artículo enunciativo, ni por mi pobre pluma, que obtengan sus respuestas. Sencillamente tomo nota de su fastidiosa presencia mientras me pregunto qué será exactamente ser patriota. ¿Tendrá sentido el patriotismo tal como lo conocimos de los que nos precedieron?, ¿Tenemos una Patria porque queremos ser una Nación o somos apenas un rejunte de gente arriba de un territorio?, ¿Tendremos lo necesario para proyectarnos institucionalmente en el tiempo o, una y otra vez, deambularemos sin brújula ni remos pretendiendo seguir el canto demagógico de las sirenas?

Porque fue incómodo escribirlo, sé que este artículo es tan incómodo de leer como los pensamientos incómodos que le dieron origen y también que no se puede compartir con cualquiera. Repensar el patriotismo requiere capacidad de pensar y sentimientos patrióticos, dos cosas que lejos de abundar, algunos días más que otros, parecen estar en franco peligro de extinción. 


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López.




lunes, 24 de julio de 2017

INSULTOS Y AMENAZAS, LA CONSTANTE DE JORGE RIZZO



El Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (CPACF) es una aberración jurídica y un mamarracho existencial. Sostengo esa opinión jurídica, política y filosófica; como así también que Jorge Rizzo, su actual presidente, es con total certeza el mejor representante que tal engendro podría tener.

Insultos y amenazas, la constante de Jorge Rizzo, presidente del CPACF.

La Ley 23.187, que dio creación al CPACF, es un compendio de hipocresías desde que declama tener entre sus finalidades "la protección de la libertad y dignidad de la profesión de abogado"; por eso a lo largo de su indeseable existencia no ha hecho más que coartar la libertad de los abogados y menoscabar su dignidad. Desde el vamos, la concepción corporativista de la ley lesiona la dignidad de la profesión: al dar por sentado que cualquier abogado para hacerse valer necesita el respaldo de un colegio profesional. En un esquema republicano, establecido a partir de una constitución de espíritu liberal, lo único que un abogado necesita para hacerse valer en cualquier circunstancia es su conocimiento y su convicción. Buscar otra cosa es contribuir a la eterna distorsión del sistema, y esa es la dignidad esencial de la profesión lesionada por la Ley 23.187.

Luego hay otra dignidad, que tiene que ver con la imagen a través de las formas, si se quiere la elegancia de la profesión, porque lo sustancial determina lo formal. Y ahí es donde la degradación de la abogacía toma carnadura en Jorge Rizzo. No estoy hablando aquí de aspectar en un sentido puramente estético, como podría darse al criticar la superficialidad física o el gusto meramente alejado de la belleza. Apunto a aquello que es la intencionada exaltación de lo desagradable, la úlcera que perfora la estética para con su podredumbre gangrenar la ética.

Jorge Rizzo, por elecciones en las que pese a ser obligatorias se niega a participar la mayoría de los abogados, preside el CPACF y dirige a la facción oficialista que da en llamarse "Gente de Derecho", hecha a su imagen y semejanza. Desde que se creó el CPACF el prestigio de la abogacía ha descendido a tal nivel que ese personaje, haciendo uso de expresiones que revelan su lógica barrabrava, puede insultar y amenazar a un colega desde un micrófono de radio sin que nadie se asombre.

Para entender el contexto, es preciso referir que en la asamblea ordinaria del 14 de Julio del 2017, el oficialismo del CPACF volvió a brindar su viejo espectáculo de títeres. Realmente conmovedor ver como los delegados del oficialismo, hombres y mujeres adultos, abogados, se colocan, a la vista de todos, en situación de títeres que sin hilos visibles responden a los dictados de Jorge Rizzo, quien los arenga y manipula a su antojo desde un costado del auditorio con gestos y ademanes.

Presidía la asamblea Eduardo Awad, abogado no vidente y oficialista del que sabíamos que no era mudo pero de arranque parecía haber quedado sordo, ya que desoía los pedidos de la oposición para dar tratamiento a cuestiones previas. En ese momento alguien le gritó "payaso", por lo que Awad sacó chapa de discapacitado voceando que un cobarde, al que desafiaba a identificarse, aprovechándose de su ceguera ¿? lo había insultado. Algún delegado, más de uno en realidad, se levantó atribuyéndose a viva voz la titularidad del calificativo, pero entonces Awad pareció volver a padecer la sordera del inicio y la sobreactuación no pasó a mayores.


A mi gusto, como ya se ha escrito en este blog, "payaso" es una expresión que no debe usarse como insulto ni sentirse como tal. Especialmente no debe ofenderse por ser llamado payaso nadie que intente hacerse el gracioso, cosa que luego intentó Awad cuando, ante una intervención de Dr. Ricardo Mihura Estrada de Bloque Constitucional que fue interrumpida por gritos y abucheos de la bancada oficialista, poniendo tonito de voz irónico dijo Awad: "Hay que escucharlo, dice cosas interesantes", lo que obtuvo las risas de su facción. Mihura Estrada, que es un caballero, no hizo ninguna parodia como la protagonizada por Awad, con su elegancia habitual siguió como si nada. 

Se votaron al fin los puntos del orden del día, con el resultado previsible. Como delegado de Bloque Constitucional me atribuyo, eso sí, el mérito de haber logrado junto con el Dr. Pablo Torres Barthé que ninguno lo fuera por unanimidad. 

Y ahí quedaba la anécdota. Nada memorable, pero al día siguiente Rizzo dijo por radio que quien llamó "payaso" a Awad fue el Dr. Pedro Pusineri, cosa que no me consta, vomitando luego una serie de insultos y amenazas. Palabras de tipo boomerang que dejan en claro las convicciones feudales, autoritarias y retrógradas de Rizzo.

En tanto presidente de la asamblea Awad recibió igual trato que cualquiera. Nadie, salvo él mismo, lo discriminó de ninguna manera por ser ciego. Resulta lamentable que Awad se estigmatizara como inválido cuando se le trataba en pie de igualdad, hizo un uso deplorable de su discapacidad intentando victimizarse ante una situación que no tenía ninguna relevancia ni trasfondo discriminatorio; consecuencia de sus dilaciones para atender cuestiones de previo pedidas por la oposición.

Doblemente deplorable, entonces, es la tardía explosión verbal de Rizzo, contribuyendo a encasillar la imagen de Awad como alguien que no puede defenderse por sí mismo, un pobrecito al que hay que dispensar un trato especial y no un abogado más. Allí aflora el concepto antes mencionado sobre la pérdida de la dignidad esencial: así como en el espíritu de la colegiación obligatoria ningún abogado es suficientemente apto para valerse por sí y necesita un ente corporativo que lo proteja, lo quiera o no, el presidente del CPACF asume un paternalismo absurdo que convalida prejuicios y estereotipos de inferioridad.

Tanto así que Rizzo, entre amenazas de "bajar dientes", proferidas desde la conveniente distancia de un micrófono, añadió esta bella y tierna frase de patroncito feudal: "A mí no me tocan ni la gente ni los empleados, otro infeliz le fue a tocar las manos a un empleado en un momento, al próximo que vuelva a tocar un empleado, le voy a bajar también todos los dientes, con los trabajadores no se jode, y con los discapacitados tampoco".

Para Rizzo, como para cualquier barrabrava, la violencia es la respuesta inmediata. Bueno, no tan inmediata  si se lanzan bravatas desde la seguridad de un estudio de radio y se dice que la próxima vez... en fin.

Lo que demuestra el mensaje de Rizzo es la negación de la dignidad humana. Un trabajador del CPACF, asume Rizzo, no está en condiciones de defenderse y un discapacitado tampoco, aunque sea abogado. Realmente nunca se me ocurriría insultar a un colega diciéndole que tal o cual incapacidad, que no le impidió ser abogado, lo hace merecedor de mi protección la quiera o no. Ese es un esquema paternalista de pensamiento mafioso, de ególatras o de cualquier otro sin aprecio por la institucionalidad que surge del Derecho, impropio de un abogado.

Por otra parte, acusa Jorge Rizzo al Dr. Pusineri de no tener mano izquierda, lo cual ciertamente constituye un lindo elogio pero inmerecido. No solamente el Dr. Pusineri tiene mano derecha y mano izquierda, sino que a los más "razonables" de Bloque Constitucional muchas veces nos parece medio zurdito. 

Finalmente, quiero llevar tranquilidad a los simpatizantes de Bloque Constitucional informando que ningún delegado ha sufrido la caída de sus dientes. Por ahora.


J. Santiago Tamagnone - Abogado (UBA)
Delegado de Bloque Constitucional en el CPACF


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López


martes, 18 de julio de 2017

EL PROBLEMA ECONÓMICO

Por Mario Santos.

Nacido y criado en Balvanera,
columnista de La Pluma de la Derecha.




La cuestión económica es particularmente interesante en la Argentina, un país en el cual se le da una importancia fundamental a la economía. Probablemente esto se deba a que la Argentina ha sido un país que se ha destacado en mucho aspectos (como por ejemplo en ciencia, medicina,  transporte público, entre otros), pero que ha sido severamente golpeado por sucesivas crisis económicas.

Es esto lo que lleva a una particularidad única en el mundo: todo se discute a través de lo económico. Los argumentos principales de todo proyecto político en nuestro país se esgrimen en base a los beneficios económicos que traería para la nación. Si bien hay muchos elementos que componen una línea política, partido, o candidato (ideológicos, políticos, sociales, etc.), el primordial en la Argentina es el económico.

Otra curiosidad que es casi exclusiva de nuestra sociedad es que el Ministro de Economía es el más importante del gabinete. Probablemente debiéndose a que justamente, los problemas urgentes de la Argentina son los económicos. Así como los que proponen dividir a la Provincia de Buenos Aires por tratarse de una súper provincia y sostener que el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires es un cargo intermedio entre Presidente y el resto de los gobernadores por su importancia, también es fácil advertir que luego del Jefe de Gabinete, el ministro más importante es sin dudas el de Economía.

La historia de la Economía argentina es sin dudas una muy triste. Tras décadas y décadas de proyectos e intentos de las más variadas políticas aplicadas, la Argentina parece no poder salir de la pobreza. Sale de un proceso hiperinflacionario pero entra en una recesión, y si sale de aquella, entonces entra en otro dilema económico. 

Como ejemplo tenemos la realidad misma. Los gobiernos de Duhalde y Kirchner (con la decisiva impronta de Lavagna) sacaron a la Argentina del abismo más profundo de su historia, y la introdujeron en un proceso económico expansivo que crecía a un ritmo sostenido y firme. Luego de algunos años la Argentina nuevamente se atascó y embutió en una estanflación que de haber continuado podría haber conducido a situaciones macroeconómicas y sociales graves.

Por otro lado, el gobierno actual está fallando en cuanto a las medidas que debería tomar para revitalizar la economía. En muchos casos, haciendo exactamente lo opuesto a lo recomendado por la mayoría de los economistas (de diversas tendencias).

El gobierno actual tiene varios “fuertes”: seguridad, política internacional, lucha contra el narcotráfico, e innovación son algunas de las áreas en las que se está destacando. El problema es que en un país como la Argentina, lo que suele decidir los procesos electorales es la política económica, como afirman de hecho varios analistas y economistas.

Más allá de que Cambiemos represente la civilización, la seriedad, y la verdad; y los demás (que ya conocemos muy bien) todo lo contrario; con una economía en rojo difícilmente podrás gobernar en un país como el nuestro, y más difícilmente aún ganarás las elecciones.

Cambiemos puede seguir encaprichado siguiendo religiosa y ciegamente a Sturzenegger, o comenzar a corregir los errores que los economistas más importantes del país están señalando para sacar efectivamente a la Argentina de la recesión, proteger la industria nacional, y consecuentemente ganar más gobernabilidad y elecciones.

miércoles, 12 de julio de 2017

EL VOTO DEL JOVEN SANTOS

Por Mario Santos.

Nacido y criado en Balvanera,
columnista de La Pluma de la Derecha.
Enviado especial a los Estados Unidos.



Se acerca un nuevo proceso electoral. Y lamentablemente, como siempre, los argentinos estamos condenados a ir a votar al mal menor. Al que nos parezca que menos daño le va a ser a la Patria. Nunca -o casi nunca- podemos ir a votar con entusiasmo, y es algo que me da mucha bronca.

En las próximas elecciones los habitantes de la República Argentina tendrán que elegir entre una banda de delincuentes o la política económica de Sturzenegger que luego de un año y medio sólo consiguió empobrecer más a la población.

Por supuesto que voy a votar a Cambiemos, porque voto a la civilización. Pero no estoy yendo a votar con muchas ganas.

Creo que estaría de más explicar porque no voy a votar al Kirchnerismo ni sus variantes. Sigo intentando entender cómo un grupo de desvalijadores, corruptos y mercenarios que desmantelaron el estado y asaltaron a la nación de una manera repugnante, en lugar de estar condenados y presos, y pidiéndole disculpas al pueblo argentino al que han robado y privado de su futuro, siguen en cambio no sólo libres y disfrutando de sus lujos, sino también pretendiendo volver a presentarse a elecciones: cara de piedra es lo que tienen estos políticos. Más aún me asombra por otro lado que haya gente que los vote.

Sin embargo, no estoy encantado con este gobierno. No me gusta su política económica, no me gustan muchos de sus funcionarios, no me gusta su progresismo y el marxismo cultural del que hace apología, no me gusta el atraso en las obras, y no me gusta Rodríguez Larreta.

Voto a este gobierno porque me gusta vivir en civilización. El aire que se respira es de mayor democracia, respeto, y tolerancia. Los operativos que continuamente realiza el ministerio de seguridad que siguen desmantelando bandas de celulares, salideras, drogas, etc.; el endurecimiento de los controles migratorios en las fronteras; y la limpieza llevada a cabo en la Afip y en la Aduana; son síntomas claros de un gobierno que pretende hacer las cosas de una manera más limpia y seria. Pero eso no quita que la gente esté pasando hambre. No me estoy quejando por la quita de subsidios, porque soy de los que creen que el estado no debe gastar dinero en subvencionar servicios públicos (salvo casos extremos como la electro-dependencia). Sino que me refiero a la macroeconomía globalista que se intenta instalar en la Argentina, y no funciona en ninguna parte del mundo. Jamás podremos por ejemplo competir con los productos chinos, y es por una razón muy simple: los chinos viven en condiciones de vida muy precarias que son las que permiten que los productos tengan los precios que tienen. La única manera de competir contra eso es precarizando las condiciones de vida y de trabajo de la población argentina, o lisa y llanamente destruyendo la industria nacional.

No me gusta tampoco la política monetaria llevada a cabo por el Presidente del BCRA, el señor Federico Sturzenegger quien en este momento es implícitamente el ministro de economía de la República. La misma está contribuyendo a la destrucción de la industria nacional con el dólar a un precio irreal, y profundiza la recesión en cuanto la prioridad en este momento es enfriar la economía para bajar la inflación, lo cual se está logrando pero… ¿A qué precio?

A propósito, esta semana leí en Clarín que las ventas en el mercado central cayeron 40%. El fenómeno obedece a que las capas más pobres eliminaron las frutas y verduras de su dieta, y las reemplazaron por alimentos más baratos, como polenta o fideos.

Este dato muestra las severas dificultades que tiene la economía para mostrar un crecimiento robusto y, en segundo lugar, muestra que, de no corregirse la política económica, en algunos años los más pobres agudizarán sus problemas nutricionales. Grave.

No me gusta el Pro en cuanto representa al progresismo de derecha (ubicado más precisamente en la centro-derecha del espectro político), y sirve en innumerables ocasiones al izquierdismo cultural.


No me gusta el atraso en obras de infraestructura pública como el triste y vergonzante estancamiento del subte de Buenos Aires.

Y por último, no me gusta que la prioridad del Pro como partido (o de Cambiemos como alianza) sea cuidarle la gobernación a Rodríguez Larreta, regalando la provincia. Lo importante es que la amenaza “Lousteau” (que en lo personal me parece más interesante que Larreta) no se adueñe de la ciudad, pero que Cristina esté primera según algunas encuestas no es tan preocupante. En lugar de utilizar a Carrió en Provincia (el comodín de Cambiemos), la prioridad se puso en quitar de en medio a Lousteau, quien a propósito, hubiese competido democráticamente en internas dentro de la lista de Cambiemos pero la estructura verticalista del Pro no lo permitió. Todo un feudo puritano en el que se eligen a dedo a los propios y se rechazan a aquellos que no coincidan con el “amarillo puro” de Durán Barba.

Nuevamente, votaré a Cambiemos porque no me queda otra, lamentablemente. Es lo “menos peor” que tenemos, y lo peor que le podría ocurrir a esta República es caer en manos de los delincuentes que desvalijaron, desmantelaron, y destruyeron el país. Pero que conste que sigo soñando con una opción auténticamente democrática, republicana, y patriota.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat