miércoles, 19 de enero de 2022

"HÉROE", es una palabra de uso restringido.


La Disposición 5/2022 de la Agencia Nacional de Seguridad Vial que equipara la condición de VGM con la de héroe facultando llevar en licencias de conducir la frase: “Ex combatiente, héroe de la guerra de las Islas Malvinas”, contradice la sana lógica de la Ley Nº 24.020 sobre condecoraciones militares.


La Ilíada describe un pasaje de la Guerra de Troya librado por el 1.200 años AC. Más de 3.000 años después el concepto del héroe sigue vinculado al prototipo poético establecido por Homero en la figura de Aquiles. Malvinas, a la vista de todo el mundo, no fue una guerra sin héroes; pero tampoco fue una guerra de puros héroes.  


Entiendo que en el habla cotidiano y como una demostración de afecto cualquier persona pueda decir, porque así lo siente, que todos los combatientes fueron héroes. De hecho, en mi propio caso considero héroes a más combatientes de los que  fueron reconocidos tales mediante el sistema de condecoraciones militares. Pero ese es un sentimiento personal en la opinión de un particular, algo que no es admisible en los actos del Estado donde los funcionarios deberían atenerse a lo que manda la ley. Cosa que, por cierto, hace mucho tiempo no hacen; al punto que hoy la regla general es el incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Si la normativa establece que la Cruz "La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate", será concedida al personal militar alistado en las Fuerzas Armadas, personal de las Fuerzas de Seguridad, fuerzas policiales y civiles, argentinos o extranjeros que, en combate motivado por acontecimientos extraordinarios que revistan el carácter de acción o función de guerra, realice aislado o en el ejercicio del mando una acción ponderable que se destaque respecto de las pautas de conducta normalmente estimadas correctas, es porque se trata de una conducta excepcional. Y ese criterio restrictivo es tan sano como conveniente, porque la función social del "héroe" es inspirar a otros, servir de ejemplo. Por lo que si a todos se les considera héroes la conducta ejemplar se diluye hasta desaparecer en un relato sin veracidad. 

Escribo este artículo porque "El heroísmo y la gloria", uno de mis ensayos en Trilogía de Convicciones, es el producto de largas meditaciones. Si estudio una cuestión no me resulta indiferente, por lo tanto reacciono cuando conceptos que deben mantenerse claros son arrastrados adrede a la confusión: "Héroe" es una palabra de uso restingido.





Profeso total lealtad a la causa de Malvinas y tengo el mayor respeto por los combatientes, por eso repudio esta medida populista que bastardea la causa y a los mismos combatientes, porque ser combatiente, sin más, es digno y respetable. 

La abrumadora mayoría de los nuestros cumplió con su deber durante la Guerra de Malvinas. Pero el deber señala a priori distintos roles y méritos, que luego pueden ser alterados por las circunstancias y el azar de la guerra. En ese contexto el heroísmo es la excepcionalidad no la regla.

Y justamente por el respeto que merece la condición militar, de soldado, llamar "héroes" a todos es inaceptable. No todos fueron héroes, como no todos fueron combatientes, como no todos fueron soldados movilizados. 

Y entre aquellos que fueron combatientes no haber sido un héroe no es un demérito, más aún: a veces no haber tenido necesidad de apelar al heroísmo demuestra el más alto profesionalismo. Al respecto, este ejemplo puede ser bastante elocuente de lo que afirmo: 

Piénsese en los pilotos de la escuadrilla Super Étendard de la Armada Argentina que comandó el capitán Jorge Luis Colombo. Tuvieron un gran protagonismo durante la guerra, le hicieron mucho daño a la flota invasora y fueron lo suficientemente temidos como para que el enemigo planificara eliminarlos en una operación especial. 

¿Fueron héroes? No. Fueron combatientes que cumplieron con su deber demostrando que su vocación, entrenamiento y convicción de combatir por la Patria les permitía ejecutar operaciones de guerra conforme a lo planificado, usando con precisión las armas que a ese efecto les fueron asignadas. En mi opinión, la mayor eficiencia que un militar puede alcanzar. ¿Los desmerece no llamarlos héroes? De ningún modo. Y también en mi opinión, no cabe duda que si el azar de la guerra les hubiera impuesto la necesidad de recurrir el heroísmo lo hubieran hecho. 

Insisto en que esto es importante y sano tenerlo en claro: no todo es lo mismo, ni debe ni puede serlo. El trastorno bipolar del kirchnerismo es una constante de su política y según parece una fuente inagotable de irracionalidad que no respeta nada infectando al conjunto de la sociedad.

Así como pusieron el Museo Malvinas en la ESMA para presentar como víctimas a los combatientes, asociándolos a los desaparecidos, ahora pretenden que todos puedan decirse héroes en sus licencias de conducir.

Entiendo que puede resultar antipático decir que no todos los veteranos de la Guerra de Malvinas son héroes.

Pero más antipático me resulta pretender que, por ejemplo, sea lo mismo un Esteban que  otro. 

¿Quedó claro?

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.


lunes, 27 de diciembre de 2021

PENSAR EN VOZ ALTA -lo que no quieren que pensemos-




El Derecho se supone por todos conocido. Pero eligen desconocerlo funcionarios de gobierno, fiscales y jueces. El sistemático incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos que comenzó con el prevaricato judicial para juzgar militares ahora es masivo.

Toda la sociedad está pagando las consecuencias del prevaricato contra los militares que vencieron al terrorismo castrista. Al condenar militares la sociedad traicionó a quienes la defendieron. Cuando un país organizado sobre la idea de la Libertad condena a los defensores de su estilo de vida, al punto de lamentar la derrota de sus enemigos, se traiciona a sí mismo condenándose a no tener futuro.

En Argentina la civilidad toleró la revancha judicial de las organizaciones terroristas, como sintiendo culpa por haberse defendido de quienes querían hacer del país otra dictadura comunista con pretensiones de eternidad a imagen y semejanza de Cuba.

Y es por tolerar esa revancha que el Poder Judicial degradó a Poder Prevaricador anteponiendo la ideología del enemigo por sobre la Constitución Nacional. Así se violentaron las garantías del debido proceso, olvidando la irretroactividad de la ley penal y otros fundamentos básicos del derecho penal.

De esa forma Argentina atentó contra su propio ser abandonando la voluntad de prevalecer y el sentido común del país racional pensado por los constituyentes de 1853/60. Este reino del revés no se dio por generación espontánea, es producto de una larga acción subversiva, acelerada desde 2003 por el régimen kirchnerista a través de un orwelliano proceso de desmemoria colectiva y adoctrinamiento totalitario desde el uso faccioso de los recursos del Estado. 

Por eso hoy gran parte de la población está tan idiotizada que cree que es normal que en Argentina se viva como se vive. Casi nadie advierte ya que el país va tras la huella de Venezuela. Queremos creer que somos distintos, pero quienes detentan el poder en Argentina tienen el mismo discurso idiota que Nicolás Maduro y la política exterior no se decide en el Palacio San Martín de Buenos Aires sino en La Habana. 

Ya no somos un país soberano: Carecemos de servicios de Inteligencia porque no los necesita un país que no decide su propio destino. Tenemos Fuerzas Armadas reducidas a la formalidad burocrática porque no las necesita un país cuya diplomacia es subsidiaria de otra. Ninguno de los atributos de la soberanía tiene alguna realidad en la Argentina, ni siquiera el voto; viciado por un sistema desvirtuado en su esencia que hoy sólo sirve para fingir la legitimidad de una casta política que gobierna defendiendo sus privilegios.

El daño institucional, la degradación cultural y la miseria intelectual no se arreglaran votando. El sistema político argentino esta corrompido y viciado a extremos tales que no podrá sanearse por sí mismo. Entre otras razones porque la velocidad de la decadencia supera en mucho a los tiempos de la reacción legal. Cuando el antídoto legal llega, el daño ya está consolidado.

La pandemia fue la excusa perfecta para el golpe de Estado con el que el 19MAR20 el gobierno del régimen K, títere, golpista, corrupto, criminal y comunista, derogó de facto la Constitución Nacional, con la complicidad colaboracionista de la "oposición" cambiemita y el aval cobarde de la CSJN desertando de sus funciones.

Hoy no somos una República, sino un reino del revés donde el gobierno denuncia penalmente a ciudadanos que reclaman al Estado que actúe contra el delito y los fiscales se niegan a tomar denuncias argumentando que los actos de gobierno se presumen legales. Este nivel de absurdo equivale a interpretar que por la presunción de inocencia deben prohibirse todas las denuncias penales, entre otros y muchos disparates de toda clase.

Está más que claro que esto no se arregla votando, porque con dos años más así la Nación Argentina será recuerdo. La pérdida de identidad es intencionada, dirigida a reemplazar la nacionalidad por una supuesta plurinacionalidad que no es otra cosa que comunismo puro y duro.

No, esto no se arregla votando. Seguro no se arregla votando. Si tiene arreglo es por otra vía. Y tómese nota que digo "si tiene arreglo" porque es posible que ya sea tarde para cualquier reacción, por el costo necesariamente alto que requiere hacer lo que debe hacerse.

Escribo esto como pensando en voz alta, para ver si otros pueden pensar el asunto mejor que yo. Así que ayudémonos a pensar:

Supongamos un desborde de criminalidad que supere la capacidad de respuesta de las fuerzas policiales y de seguridad. En ese caso, no sería sensato que las FFAA deban permanecer en los cuarteles mientras no aparezca un enemigo exterior. 

Esto es algo tan claro como la propia razón de ser de las FFAA y su función de reaseguro del monopolio de la violencia que debe conservar el Estado para poder existir. Algo de toda lógica y ratificado por la Ley 24.059 de Seguridad Interior que las contempla como recurso en su Título VI: "Del empleo subsidiario de elementos de combate de las fuerzas armadas en operaciones de seguridad interior".

Ahora bien, ni la Constitución ni las leyes de la República dictadas en su consecuencia, procuran sostener el monopolio de la violencia como fin último, ese decir a lo que resulte de ello o al capricho del eventual gobierno, sino como requisito para la existencia organizada de la Nación Argentina y su estilo de vida basado en la Libertad.

Por esa misma razón, si un gobierno pese a surgir de iure se deslegitima transformándose en régimen por  gobernar para subvertir el orden constitucional amenazando la continuidad de la Nación Argentina, ni la ciudadanía ni las FFAA le deben obediencia. 

El 19MAR20 el gobierno kirchnerista, pretextando pandemia, dio un golpe de Estado contra la Constitución Nacional al derogarla de facto con la complicidad colaboracionista de la oposición parlamentaria cambiemita y la cobarde deserción de la CSJN que abandonó su función tolerando un estado de sitio de facto con el que el Poder Ejecutivo se arrogó facultades negadas por los constituyentes, quienes aborrecían la suma del poder público y las facultades extraordinarias al punto de considerarlas infame traición a la Patria. Es, además, una cuestión de la más elemental lógica jurídica que ninguna pandemia, por grave que sea, confiere Poder Constituyente al poder constituido.

Desde el 19MAR20 el incumplimiento masivo de los deberes de funcionarios públicos en los tres poderes del Estado que avalan con sus conductas el golpe de Estado K, tanto a nivel nacional como provinciales, pone la vida de los argentinos bajo el arbitrario capricho de funcionarios subversivos.

Se pretende, y buena parte de la población acepta, que en lugar de vivir al amparo de los derechos, garantías y libertades reconocidos por los constituyentes, los argentinos, temerosos de extinguirse resfriados, se reconozcan incapaces entregándose al "cuidado" de la casta.

Esa autoatribución de facultades es lesiva del Art. 29 de la Constitución Nacional, que reza: "El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria".

Y arrogándose atribuciones que los constituyentes aborrecen, el gobierno subversivo no sólo concentra poder sino que lo usa contra la Nación Argentina. 

Así, la denuncia penal del ministerio de Seguridad de la Nación contra vecinos que pedían hacer cesar las usurpaciones mapuches, expone la complicidad gubernamental con el secesionismo mapuche y la intención de desaparecer a la Nación Argentina al licuarla en un supuesto Estado plurinacional.

Entonces se hace imprescindible, si es que queremos seguir siendo argentinos, pensar en el derecho de resistencia a la opresión y en el rol de las FFAA. Aquí no hay una grieta de matices por preferencias políticas entre tal o cual partido, aquí hay fundamentos filosóficos incompatibles que impiden la convivencia. ¿Qué se puede negociar con quienes creen que robar está bien? ¿Cómo puede aceptarse que gobiernen la Argentina los que lamentan que, Roca mediante, la Patagonia sea territorio nuestro? 

Son ellos o nosotros. Con o sin FFAA, esto no se arregla sin sacrificio. Los venezolanos dejaron solo a Oscar Pérez y perdieron su país.

Cierro este largo pensar en voz alta con dos preguntas:

¿Quedan patriotas, civiles y militares, en Argentina?

¿Cuándo sino ahora nos corresponde honrar la palabra empeñada al jurar defender la Constitución Nacional?

Ayudémonos a pensar y obrar como se debe.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.


domingo, 19 de diciembre de 2021

"COVILOVERS", LA BÚSQUEDA DE UNA ETERNA NIÑEZ ARTIFICIAL E IDIOTA; por Horacio Rivara.




Leí El Señor de las Moscas a los 10 años. Lo aborrecí de principio a fin. La idea de una Nación de niños me generó un rechazo absoluto e instintivo. Hoy entiendo por qué.

La Dictadura Sanitaria Global no es simplemente otro totalitarismo, pues por primera vez en la Historia, la dictadura abarca todo el planeta.

Para combatirlo, es bueno entender que, como todos los otros totalitarismos, no comienza ofreciendo un Infierno, sino un Paraiso.

Todos los seres unidos por una sola voluntad y fé comunes. Abolición de todas las diferencias, de la duda y del pensamiento. Convertir a la sociedad en una Nación de Niños. Claro que no en el niño creativo, el niño que hace preguntas, el niño que es filósofo sin saberlo. Sino en el niño que tiene quien lo cuide, lo guíe, lo reprima, lo modele como plastilina. Negación del pensamiento y el pasado. 

Sigámonos cuidandonos, dice el covilover. El Estado te cuida. Incluso escuché a una mujer, Ingeniera Química, Maestría en que se yo, decir: Lo bueno de esto es que aprendimos a lavarnos las manos.  Bueno, eso yo lo aprendí en salita verde del Jardín de Infantes.

Ella, como todo Covilover, sueña con volver a la idílica niñez. Estaba aplastada de sus responsabilidades. 

Hoy, sin libertad, ya no hay responsabilidad. Ayer era una química que debía responder por sus moléculas y compuestos, hacerse cargo de sus creaciones de laboratorio; hoy es una nena de tres a la que felicitan por lo bien que se lava las manitos.

No tendrás nada, pero serás feliz, dice la Agenda 2030. Como cuando teniamos cuatro años.

El Paraiso Totalitario se encuentra siempre con gente que no lo acepta, que no quiere ser un niño eterno. Pues las autoridades los van poniendo al costado. Los encierran. 

A este mini infierno al costado del paraiso, los Soviéticos lo llamaban Gulag, los Nazis Campos de Concentración, los comunistas Chinos lo llamaban Campos de Trabajo y Reeducación, el Imperio Británico en Sudáfrica los llamó Barbed Wire Camps, la Dictadura Sanitaria los llama Lugares de Internación y Cuarentena.

Así el Gulag crece sin parar, y se come rápidamente a la sociedad entera. Todo el planeta se convierte en Campo de Concentración.

Pero un niño sano desea crecer, aumentar su potencia, desarrollar su voluntad, quiere explorar, investigar, arriesgar. Juega a ser un pirata, no por las monedas de oro acumuladas, sino por el riesgo y la aventura, por la brisa marina en el rostro, por los mapas con tesoros, porque la búsqueda es más valiosa que el mismo tesoro.

Así que si te impulsan a ser un niño, que no sea ese niño idílico, de manitas lavadas y cerebro más lavado, de calzoncillos planchados y la tarea de la escuela lista, sino el pirata de manos con tierra y arena, rodillas raspadas, imaginación, curiosidad. El niño que desconfía de los guardapolvos blancos, de las inyecciones, de las maestras, de gente "seria", que, como Jack Sparrow, como Sandokán, como Erick el Rojo, no conoce el miedo.

miércoles, 15 de diciembre de 2021

UN EJÉRCITO DE REZAGO, SIN GENERALES PROVISTOS.



El Ejército Argentino, que tiene por lema "Nació con la Patria en 1810", es una referencia constante al momento de analizar la situación y dinámica institucional de la República Argentina. Si bien siempre hay una relación de contexto que influye en cada institución de un sistema, el Ejército Argentino refleja mucho mejor que otras la evolución -o involución- de los valores fundantes de la nacionalidad argentina. Es nuestro brazo armado (o debería serlo) y su existencia indica la decisión de ser y prevalecer de la Nación Argentina. Existimos por el Ejército. Ganamos nuestra independencia, nuestra libertad, nuestro territorio y todo lo que hace a nuestra organización con el Ejército. 

Hoy cualquier institución del Estado que se ponga bajo observación en Argentina vomita daño institucional, degradación cultural y miseria intelectual. Ninguna, sin excepciones, puede escapar a la decadencia que desde hace décadas corroe ya más que a las instituciones a la esencia misma de la argentinidad. 

Y como no soy militar, sino un SIDE (y aclaro: "Espíritu SIDE", nunca AFI), antes de exponer lo que penosamente surge del Ejército, señalo la viga en mi ojo: La AFI, bajo intervención castrista, no solamente es la demostración del descalabro institucional, sino que con mucha más brutalidad que cualquier otro mamarracho institucional exhibe que la Argentina ha dejado de ser un país soberano; pues un país que no decide su propio destino no necesita servicio de Inteligencia, y a partir de esa claudicación todas las instituciones que hacen a los atributos de la soberanía quedan sobrando. 

El Ejército Argentino desde el 14 de Junio de 1982 fue abandonado al trauma de la derrota. Y la dirigencia política con la que se inició el ensayo democrático en 1983, nunca entendió que ningún país es viable hundiendo a sus Fuerzas Armadas en la derrota. Mucho menos si, encima, se las pretende obligar también a lamentar sus victorias. 

He dicho alguna vez, exponiendo en el Círculo Militar, que Malvinas es del tipo de guerra que se puede perder, porque se disputa simplemente un territorio (cargado de significación, sí, pero un territorio), en cambio la Guerra Sucia (y yo la llamo así porque eso fue: ver nota) es del tipo de guerra que exige ir hasta las últimas consecuencias porque, a como fuera, no se podía perder ya que estaba en juego el estilo de vida de los argentinos. Si esa guerra se perdía no se perdía un territorio, que pudo ser Tucumán, se perdía toda posibilidad de vivir en Libertad y hoy estaríamos viviendo otra dictadura comunista con pretensión de eternidad como la que padecen los cubanos. 

Lo dicho acredita que esta democracia fallida, en camino a ser un Estado fallido explotado como Venezuela por la dictadura cubana, no es culpa militar, sino cultural y política. Las Fuerzas Armadas vencieron al terrorismo castrista; correspondía a la política, a nosotros los civiles, asegurar esa victoria. En lugar de eso dejamos que la acción subversiva del enemigo impusiera una falsa conciencia culposa, por la cual condenamos implacablemente a nuestros defensores y fantaseando genocidios varios profesamos una pena absurda por los enemigos abatidos. Para decirlo claramente: nos volvimos idiotas.

En esa falsificación de la historia a través del proceso orwelliano de adoctrinamiento y desmemoria colectiva iniciado en 2003 por el régimen kirchnerista, sobre acciones que venían de mucho antes, nuestras Fuerzas Armadas han sido humilladas permanentemente: la ESMA convertida en bastión de la mentira de los 30.000 y meca de peregrinaje para lamentar que no nos dejamos vencer por terroristas (que querían imponernos comunismo matando un millón de argentinos tal como consta en carta de Santucho a su hermano Asdrúbal), un generalito con vocación de ordenanza subiéndose a un banquito para descolgar el cuadro de un "dictador" que hacía décadas había dejado de serlo, y otros tipos con rango de "general" que traicionando la sangre de los camaradas muertos en combate se abrazan a las madres de los terroristas o a los mismos terroristas, e incluso -en el colmo de la desvergüenza- reciben de manos del enemigo verdaderos premios a la traición. 

Llegamos así a este presente donde el Ejército Argentino es un mero ejército de rezago sin generales provistos (ver nota). Hay tipos con esa insignia colgada del uniforme, pero no se los  puede tomar por generales. 

El reciente desplazamiento de Agustín Cejas no hace más que confirmar todo lo expuesto. Cejas arrancó muy bien su cargo en la conducción del Ejército al postear en redes sociales una foto suya como Cadete del Colegio Militar de la Nación, prometía así que se disponía a honrar la aspiración juvenil de vocación militar y el consiguiente ideal de honor en lo más alto de su carrera. Pero no hizo eso, solamente llegó a lo más alto para precipitarse burda e indignamente contra el piso.

Cejas y todos los que bajo su mando ostentaban rango de general hicieron algo imperdonable, por orden del entonces ministro de Defensa Agustín Rossi aceptaron bajar un tuit en el que el Ejército Argentino recordaba a dos de sus muchos muertos en combate. 

Era una orden moralmente imposible de obedecer. Sin embargo, bajaron el tuit, pidieron disculpas por haber pretendido honrar a los camaradas muertos en combate y ninguno de ellos dio un portazo para irse a su casa. Siguieron en sus cargos convalidando la indignidad. 

Luego de eso: ¿Con qué autoridad moral arengar a la tropa hablando de la disposición a ofrendar la vida a la Patria combatiendo hasta la muerte? ¿Cómo pueden hablar de morir por la Patria fulanos que ni siquiera son capaces de renunciar por la Patria? ¿Qué clase de generales son esos que no pueden mantener la mirada sin avergonzarse y bajar la cabeza frente a la resplandeciente dignidad en los ojos de, por ejemplo, el Teniente Coronel Emilio Nani?

Ese generalato sin dignidad acató borrar un tuit, avergonzarse y pedir disculpas por honrar a muertos en combate del EA. La indignidad es incompatible con la ética y el honor.

Luego, servir al kirchnerismo es ser corrupto; que encima te usen es ser idiota. No importa si los datos del operetista Verbitsky sobre el nombramiento del hijo de Cejas están sacados de contexto, así no fueran ciertos, no tienen ninguna importancia, la cuestión a comprender es que quien se humilla al enemigo elige vivir en la humillación y pasa a ser un muñeco para operetas. Hay enemigos que nunca dejarán de serlo. Y forros que no lo entienden.

Escribo esta nota con muchísima bronca, es de las cosas que no me hace bien escribir, pero siendo que advierto a través de mensajes de whatsapp una suerte de campaña para reivindicar a Cejas, no puedo contestar uno a uno los mensajes y lo hago a través de un artículo. 

Las internas del generalato en el que revistan Guillermo Pereda, Martín Paleo, Diego López Blanco y otros, me tienen sin cuidado. Todo este generalato está desacreditado, más aún, diría que incapacitado para el mando militar. Uno u otro da lo mismo. Están ahí bien dispuestos para subirse al banquito a descolgar cuadros y repudiar camaradas que sangraron en nuestras guerras. De nuevo: ninguno tuvo la decencia de irse cuando la infamia de bajar ese tuit. Por eso que alguien invente -y otros crean- que Cejas, el principal responsable de la no reacción frente a la bajada del tuit, fue removido por motivo de negarse a que el Ejército vuelva a ser humillado por la sanata y curro de los derechos humanos, es inverosímil.

Cejas no molestó a nadie del gobierno. Se prestó a ser usado. Debió ser el primero en irse a su casa negándose a bajar el tuit. No es importante un tuit, sí lo es la memoria de los camaradas caídos en la guerra. Enfatizo: un Ejército que se avergüenza y pide disculpas por sus muertos en combate pierde su moral. Cejas consintió eso. Se prestó al juego de los hijos de puta que ahora lo descartaron como el boludo que demostró ser. No hay generales en este Ejército de rezago.

Y si los argentinos, civiles y militares, no despertamos juntos de esta pesadilla de idiotez, muy pronto ya no seremos argentinos. Si es que, acaso (hermosa palabra la palabra "acaso"), todavía lo somos.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.


sábado, 11 de diciembre de 2021

JOSÉ D'ANGELO EXPONE LA ESTAFA CON LOS DESAPARECIDOS




Mientras el acto del pretendido "Día de la Democracia y los Derechos Humanos" se desarrollaba falsificando cada palabra con la que fue convocado, la grotesca farsa en escena era por sí sola otra obscena acreditación de la politica como estafa. 

Dos cosas se saben con certeza sobre la estafa como modalidad criminal: La primera es que el estafador explota y se sirve de la ingenuidad, necesidad, estupidez o ambición del estafado. La segunda es que por esas mismas razones los estafados se niegan largamente a aceptar que han sido estafados. 

Argentina ratifica esas dos certezas. Aquí la estafa es tan descarada que luce cada día en las tapas de los diarios sin la sutileza del ardid para el engaño. La mentira, a sabiendas de ser mentira, se repite como verdad dogmática sin mayor resistencia, proclamando en cada repetición la indecencia de una sociedad corrompida e intelectualmente mermada que se resiste aceptar que fue estafada y la siguen estafando. 

Y así como entre todas las mentiras la de los 30.000 desaparecidos es "la mentira"; entre todas las estafas, la estafa con los desaparecidos es "la estafa". 

Si Sarmiento traía los puños llenos de verdades, cabe llamar puños sarmientinos a los libros de José D'Angelo. 


Su investigación sobre las falsedades y millones de dólares detrás del mito de los 30.000 desaparecidos, volcada primero en "Mentirás tus muertos" y ahora en "La estafa con los desaparecidos" es tan contundente que, a pesar del brutal prevaricato que convirtió al Poder Judicial en Poder Prevaricador, no pudo ser ignorada al presentarla como denuncia penal en Noviembre de 2019. Y hoy es causa judicial que tramita en el Juzgado Federal a cargo de Ariel Lijo.

Se investiga en ese expediente a funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos, del Ministerio de Justicia y particulares por la comisión de una serie de delitos con una operatoria defraudatoria consistente en registrar falsas víctimas de la represión ilegal del Estado con la finalidad de cobrar millonarias indemnizaciones. 

D'Angelo tomó una decena de casos que exponen con brutalidad la falta de transparencia en el pago de indemnizaciones a personas desconocidas y por personas cuya desaparición o muerte es completamente ajena a acción represiva del Estado. 

Víctimas del accionar terrorista de Montoneros y el ERP, cuya muerte fue reivindicada en sus partes de guerra por esas organizaciones, se han hecho pasar por víctimas del Estado al sólo efecto de cobrar indemnizaciones. 

Queda claro leyendo a José D'Angelo que la corrupción de la historia no puede tener otra consecuencia que mayor corrupción. Al presente nadie con el mínimo de raciocinio y honestidad puede ignorar que kirchnerismo es un proyecto totalitario de corrupción estructural que, con la complicidad el progresismo, ha hecho de la política una estafa y del intento democrático iniciado en 1983 una democracia fallida.


Leer y difundir a D'Angelo es el imperativo ético del ahora republicano. Hay que poner en el plano de la conciencia cívica la verdad que avergüenza y silencia a la ciudadanía estafada para que rompa el cerco que preserva la estafa. Un cerco que mantienen alto las editoriales que temen publicar verdades y los formadores de opinión que, habiendo sido ellos mismos estafados, eluden culposos la autocrítica sin contradecir el relato, favoreciendo así la perpetuación de la mentira y la estafa.

Argentina será Nación y República desde la verdad, o no será nada.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.

jueves, 9 de diciembre de 2021

EL FESTEJO DE LA DEMOCRACIA TOTALITARIA




COVID es un virus al que sobre una población mundial de 7.940.326.746 se atribuye la muerte de 5.210.000 personas, o sea apenas el 0,07%.

Por supuesto que ese ínfimo porcentaje no altera el modo de vida en sociedades bajo tiranías, donde la opresión es la regla, pero sí en las democracias; sean reales o pretendidas.

Es un fuerte experimento social, que mide alcances del miedo como factor erosionante de las convicciones de Libertad. 

La pretendida tensión entre Libertad y Salud, exacerbada por las masivas campañas de miedo, deja expuestas vulnerabilidades y contradicciones peligrosas en países libres. Tanto así que cabe preguntarse: ¿qué quedaría de la Libertad ante otra pandemia que en lugar de cobrarse la vida del 0,07% de la población mundial se cargara un 1%? 

A los proyectos totalitarios en el poder, como el kirchnerismo en Argentina, la excusa de la pandemia les facilita y acorta el recorrido que convierte a una democracia ya fallida al autoritarismo demagógico del Estado que te cuida.

Así el gobierno de Alberto de la Fernández, el 19MAR20 y pretextando pandemia, dio un golpe de Estado contra la Constitución Nacional al atribuirse facultades que los constituyentes no le dieron colocando las libertades individuales bajo permiso del Poder Ejecutivo. Y eso no fue resistido sino avalado desde la cobardía por la oposición parlamentaria y la CSJN que desertaron de sus funciones y deberes. 

En ese contexto de experimento social y político hay que analizar la convocatoria del régimen K para celebrar la "Democracia" (como si esto lo fuera) con un festival partidario y masivo en Plaza de Mayo.

Al mejor estilo orwelliano, tal como la Alemania Oriental resguardada por el muro infame se decía "democrática", se pretende que "democracia" sólo sea kirchnerismo. Basta ver las convocatorias de los funcionarios de gobiernos en las redes sociales para comprender que los que decían ir por todo, lejos de volver mejores, siguen yendo por todo. Y todo es todo.

Esa es en definitiva la aspiración de todo proyecto totalitario, vaciar de contenido el lenguaje, las instituciones y la cultura en pleno para apropiarse del todo anteponiendo sus relatos a la realidad. Esto que, a más de lo que se observa día a día, se ratificará obsceno en la Plaza de Mayo el 10 de Diciembre de 2021, es una fase avanzada del proceso orwelliano de desmemoria y adoctrinamiento colectivo iniciado el 25 de Mayo de 2003, para cerrar la aspiración que el colectivo de intelectualoides kirchneristas "Carta Abierta" explicitó en 2013 a través del documento titulado "Los Justos". Allí utilizaron la expresión "cloacas del lenguaje" para referir a cualquier pensamiento contrario al régimen, porque para ellos el kirchnerismo en el gobierno no es sólo otro gobierno sino el partido que controla al Estado, la política misma; y por ende todo el que no lo obedece es enemigo de la política, de la democracia y de lo justo. 

Véase en ello la clara definición de una "democracia totalitaria", concepto tan corrupto de la democracia como la corrupción misma del régimen kirchnerista que sus intelectualoides justifican.

No hay nada que festejar por la existencia de esta democracia subvertida y en consecuencia fallida, que hunde en la miseria material y moral a la Nación Argentina. 

El 10 de Diciembre el gobierno títere, golpista, corrupto, criminal y comunista de Alberto de la Fernández no está convocando al pueblo argentino a festejar la democracia. Está convocando desde el Estado a su militancia y clientela para avanzar en la apropiación de las marcas "pueblo" y "democracia" como sinónimo de kirchnerismo. Y no hay nada nuevo, es la misma pretensión de Ricardo Forster con los demás intelectualoides, una mera consecuencia de la deliberada exacerbación del odio para imponer la lógica amigo/enemigo.

Y un punto ahí: está claro que la pandemia se enciende o se apaga según convenga al gobierno.

Hay un marcado oportunismo del miedo, que se levanta ahora como se levantó para el velorio de Maradona, en las fiestas de Olivos y cada vez que el gobierno quiso.

Para cerrar, debo decir que nada de esto ocurriría si Argentina tuviera ciudadanía. Porque de tenerla no se permitiría a los funcionarios desertar de sus funciones. Y como consecuencia de funcionarios que cumplen con sus deberes ningún político podría salirse de los márgenes establecidos por la Constitución Nacional. Pero para que haya ciudadanía se requiere convicciones y coraje, algo que al parecer los argentinos hemos perdido.

Es muy penoso contrastar el modo en que los presidentes de Argentina y Brasil eligieron responder a la pandemia. Uno apeló a la cobardía y otro a la valentía.


Ya por Mayo de 2020, cuando sin ninguna elegancia Bolsonaro decía que el brasileño nada en una cloaca y sobrevive, estaba afirmando que el Brasil es un pueblo fuerte. En cambio Alberto de la Fernández pregonaba que Argentina es un pueblo débil, gente a la que "debe cuidar" porque cualquier nana la puede matar...

"Yo prefiero morir antes que perder mi libertad", ratifica ahora el Presidente del Brasil Jair Bolsonaro; quien desde el inicio entendió de qué va la pandemia.

Y así no sólo entendió eso: Es obvio que Bolsonaro entiende el Himno Nacional Argentino mucho mejor que Alberto de la Fernández.

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.


domingo, 5 de diciembre de 2021

LETRAS SUELTAS


"Letras sueltas" es un álbum de imágenes en el que voy guardando algunas de las cosas que escribo.

Escribir en versos, o algo así, es una forma de ordenar y sintetizar pensamientos y emociones. 

A veces un desahogo, otras una celebración. Me sirve para canalizar distintos estados de ánimo. 

No siempre me gusta lo que escribo, ni siempre escribo con ganas de escribir. Cada tanto no hay más remedio que escribir, sirve para sacar y dejar fuera cosas que alborotan dentro; sea para bien o para mal. Pueden ser alegrías o tristezas, culpas o buenos recuerdos, añoranzas o perspectivas, dolores o felicidad; algo que olvidar o testimoniar, quizá todo mezclado; la carga de ser humano, según supongo. 

En ocasiones escribo cerebralmente, ajeno a las emociones y eso sí es algo que disfruto como un logro, lo mismo en otros órdenes.

"Aceptar lo que viene, soltar lo que se va y la mente como un lago" es algo que me fue inculcado contrariando mi naturaleza desde el sabio consejo y guía de un mentor. Ciertas cuestiones no pueden llevarse de la teoría a la práctica dejándose dominar por la sangre, y la mía arremolina fácil. Aprendí a apaciguar mis emociones, para que fueran combustible y no un estorbo. 

Es todo un esfuerzo mantener serenas las aguas de mi mente. Soy mejor cuando lo logro, aunque cuando eso pasa me percibo anestesiado o blindado. Menos humano si se quiere.

El juego de la pluma es también un coqueteo con la muerte. Uno quisiera que algunas de sus palabras perduren, que otros sientan eso mismo que siento cuando leo a un escritor o poeta de otros tiempos: que la tinta trasciende a la muerte. Más que ningún otro autor, leer a Petronio fue como leer a un tipo que estuviera ahí, junto y bromeando en la misma mesa mientras se comparte un café. 

Acepto ciertas formas de locura, departir con escritores muertos hace siglos (y he tenido largas conversaciones), es una de ellas. Y sin embargo no espero adquirir esa inmortalidad, mi pluma es efímera. Y no está mal, porque sirve a mis propósitos.

Expongo lo que escribo, sí, pero escribo para mí. Me hace bien llevar la realidad al borde de la imaginación o viceversa, como a otros les hará bien cualquier pasatiempo con efectos terapéuticos.

Y aquí me planto, es posible que haya volcado en estos renglones lo que como mucho debería quedar en las páginas de un diario íntimo. ¿Pero qué sentido tendría llevar un diario íntimo? Si todo el que lo escribe no quiere más que ser leído por otro. 

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

miércoles, 1 de diciembre de 2021

MABY, por Horacio R. Palma




Y ahí esta Maby Picón, desde el fondo de la injusticia, pidiendo justicia.

11 tipos planearon aquella tarde arruinarle la vida. Y lo lograron.

Fue un mediodía caluroso de un primero de diciembre. La locura y la muerte se arrebujaron entonces en las manos de once hijos de puta.

La calle se llama Ayacucho, pero ésta es otra batalla. El capitán Humberto Antonio Viola, 31 años, estaciona su auto Citroen Ami 8 frente a la casa de Ayacucho 233, a pocas cuadras de centro de la capital tucumana. Allí viven sus padres. De pronto, tres autos le cierran el paso. No avisan. Nunca avisan. Ellos hablan con balas. Disparos, gritos, confusión. Humberto Antonio Viola trata de defenderse y defender a los suyos, sabe de memoria cómo matan estos tipos. Se desespera, sabe que después de las ráfagas primeras vendrán a rematarlos. Siempre hacen lo mismo. Quiere defenderse, pero un escopetazo lo mata en acto. En el asiento de atrás queda muerta también su hija María Cristina, de 3 años. Otra bala se clava en la cabeza de María Fernanda, su otra hija de 6 años.

En la puerta de la casa grita paralizada su mujer Maby. Desde sus 26 años, ve cómo en unos segundos le arrancan media vida. 

Conmoción en el barrio. Conmoción en Tucumán. Terror en todo el país. Las noticias muestran una joven mujer embarazada llorando frente al cajón de su hija y de su marido. Y del cementerio de Yerba Buena, parte Maby al sanatorio donde su otra hija, María Fernanda lucha por escaparle a la muerte. Ahí está Maby… todo dolor y todo amor. Con su panza enorme que más tarde será Luciana. Maby solo llora y reza. Reza y llora.

Tiene buenas razones. El país que la mira, grita venganza… también tiene las suyas.

Los asesinos que ese mediodía le arruinaron la vida, escaparon con una sonrisa en los labios. Así lo dicen todos los testigos. Se fueron satisfechos, como disfrutando la muerte. Se enjuagaron un poco la sangre. Tal vez aún festejaban la victoria de tanta muerte. Los imagino… sentados en una mesa frente a la máquina de escribir. Y con los cuerpos aún tibios, velados por la Patria, contaron así su puta hazaña:

Ejército Revolucionario del Pueblo, (ERP), brazo armado del PRT - Partido Revolucionario de los Trabajadores, parte de guerra: "A las 12.45 hs. se colocaron los coches en posición de espera; a las 13.13 pasó el Objetivo y se aproximan el auto operativo y el de apoyo... queda el auto semicruzado en la calle cortando el tránsito... El automóvil operativo se aproxima hasta la altura del objetivo, quedando medio auto adelantado. Situación extraordinaria. Siempre en los chequeos el sujeto descendía, en esta oportunidad la que descendió fue la esposa... disparan el primer escopetazo que da en el parante delantero izquierdo del parabrisas, el sujeto se agacha en ese momento y los balines dan de rebote a la pibita de 3 años que estaba atrás. El compañero de la ametralladora desciende y metiendo el arma por la ventanilla dispara una ráfaga corta (4 tiros) que dan al sujeto que igualmente desciende... los disparos le dan a la base del pulmón izquierdo... Al bajarse del auto le disparan el segundo escopetazo que pasa sobre el sujeto agachado... el sujeto corre hacia la calle San Lorenzo. El compañero de la ametralladora dispara con pistola... erró, adelanta y dispara otro tiro que frena al sujeto... El compañero ametralladorista remata con un tiro en la cabeza... inmediatamente el compañero de la escopeta le dispara a quemarropa un escopetazo y otro tiro de gracia... las heridas de la hija de 5 años no hallan explicación, salió de rebote en los disparos de gracia...".

Hubo un antes y hubo un después en el grito del pueblo. Vaya si lo hubo.

Los asesinos de los Viola se sacaron la careta, y se burlaron delante de todos aquél mediodía caluroso de una Tucumán inundada de sangre.

Maby....este 1ro de diciembre, el beso y el saludo es al cielo!!!😘😘

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz 

viernes, 26 de noviembre de 2021

EL PAREDÓN DE LAS FALACIAS (Ingeniero Jacobacci: fábrica de terroristas)

Elías Garay



En Cuesta del Ternero, cerca de El Bolsón en la Provincia de Río Negro, el autodenominado Lof Quemquemtreu mantiene usurpadas tierras propiedad de la familia Rocco desde Septiembre de 2021.

Se trata de otro delito consumado con pretexto de reinvindicaciones ancestrales por parte de secesionistas mapuches que desconocen al Estado y el Derecho Argentino.

Bajo la constante tolerancia de los gobiernos nacional y provinciales a las actividades delictivas de esta clase de grupos, que son fogoneados por la izquierda, la toma de Cuesta del Ternero es un hecho que mantiene en alerta a los propietarios de la zona, quienes se aseguran que estén las tranqueras cerradas y recorren sus campos armados ya como una necesidad surgida en los últimos años. 

El 21 de Noviembre de 2021 uno de los usurpadores, Elías Galay resultó muerto por un disparo y otro, Gonzalo Cabrera, herido por dos. Por este hecho fueron detenidos dos sospechosos, Martín Cruz Feilberg en Comodoro Rivadavia y Diego Ravasio en Esquel. En sus primeras declaraciones Feilberg reconoce haber participado de un enfrentamiento. Cualquiera haya sido la motivación del hecho debe quedar claro que donde el Estado tolera la instalación delictiva es de toda lógica que se produzcan más delitos. 

Por su parte Mary Garay, hermana de Elías, a través de un duro posteo hizo público que: “Estamos muy dolidos como familia. Mi hermano murió por una causa que tomó en carne propia como si fuera él quien necesitaba un pedazo de tierra. Se inmoló por y para ayudar a esta gente que usa al más necesitado. Esta gente negoció con el cuerpo de mi hermano lo usó hasta último momento para su conveniencia”. 

Con un apellido que lleva a recordar la fundación de Buenos Aires por Juan de Garay en 1580, Mary Garay desmiente que su hermano haya sido mapuche, pese al esfuerzo de los subversivos y secesionistas por hacerlo pasar como tal. Algo que, al fin de cuentas, no hace más que demostrar la inexistencia de la supuesta etnia mapuche; remarcando que la misma no es más que una postura ideológica cuando no se reconoce estrictamente como araucana.

El dato de interés es que Elías Garay, de 29 años, era oriundo de Ingeniero Jacobacci, un pueblo coptado en tal grado por el afirmacionismo de la mentira que allí, en la Escuela Primaria Nº 356, se adoctrina a los niños, desde primer grado, para que sientan simpatía por los terroristas castristas idealizando a sus madres y el logo de la corrupción que son sus pañuelos, esos en los que el blanco nunca fue tan sucio.


Es el mismo pueblo en el que se puede apreciar la recopilación de todas las mentiras en lo que he dado en llamar EL PAREDÓN DE LAS FALACIAS. 

Apología de Surraco, miembro del ERP,


Persistencia de la mentira sobre la responsabilidad del Estado
en la muerte del ahogado Santiago Maldonado


Clara alusión al adoctrinamiento constante
para imponer mentira sobre vedad.


La infaltable mentira de los 30.000,
sostenida perversamente para justificar el odio
y las acciones terroristas.

Tanto el adoctrinamiento escolar, como la apología de los criminales instalada en la vía pública contribuyen al caldo de cultivo de futuros terroristas, porque esa visión distorsionada de la historia es el sostén básico del odio que requiere la subversión del orden constitucional.  

Seguramente al PAREDÓN DE LAS FALACIAS pronto será incorporado otro mural con la reivindicación del "weichafe" Elías Garay. Pero deben saber los pobladores de Ingeniero Jacobacci y su intendente Carlos Toro (UCR), que de seguir tolerando que las mentiras ganen la calle y que se adoctrine en ellas a sus hijos dentro de la escuela, van a seguir fabricando terroristas para decorar con nuevas caras EL PAREDÓN DE LAS FALACIAS.

¡ES LA CULTURA, IDIOTAS!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.




jueves, 25 de noviembre de 2021

ESTADO "PRESENTE" Y PATAGONIA VIOLENTA



En la Argentina subvertida la casta política que gobierna, ya sea oficialismo u oposición, dice entender que su función es crear derechos. Esa subversión del orden constitucional por la cual el poder constituido se atribuye facultades de Poder Constituyente, ha dado lugar a un Estado ya no paternalista sino tutor de subnormales incapaces. Y es que en realidad no crean nuevos derechos: establecen privilegios incompatibles con la igualdad ante la ley.

El poder constituido no tiene otra misión que conducir el Estado dentro de los márgenes establecidos por la Constitución y garantizar los derechos reconocidos en ella por el Poder Constituyente. Y esto es algo tan claro como cuando Perón le hizo saber a concejales porteños que aquello de lo que debían ocuparse no eran las relaciones exteriores del país sino del alumbrado, barrido y limpieza de la Capital Federal.

Esa subversión del orden constitucional viene acompañada de la sanata del "Estado presente", que no es más que una declamación hipócrita destinada a malversar fondos del Estado en cuestiones de las que el Estado no se tiene que ocupar. Y ello en perjuicio de aquellas cosas de las que sí se debe ocupar el Estado. 

Recientemente en El Bolsón, frente a la violencia de los partidarios del secesionismo mapuche y ante la total deserción del Estado, la necesaria represión de las actividades criminales debió ser ejecutada por la civilidad. Hechos de tal naturaleza, que ponen a la Patagonia en destino a ser otro Far West, son de una enorme gravedad institucional.

Curiosamente muy cerca de allí, en el Parque Nacional Lago Puelo, hay dos carteles que sirven para entender perfectamente que el Estado no debe ser paternalista ni tutor, sino reconocer la capacidad de los individuos para decidir por sí. 

El primero informa que el lago es de aguas frías y profundas y que la playa no tiene servicio de guardavidas, por lo tanto: "El ingreso al Lago es bajo su exclusiva responsabilidad". 


Y en la misma línea de Estado que no subestima a los individuos, este otro advierte que "la escalada y el clavadismo son actividades riesgosas. Su realización sin el uso de elementos y técnicas apropiadas aumenta el peligro de accidentes. Su práctica corre exclusivamente bajo la responsabilidad de los usuarios". 


Nótese que el Estado, en este caso ejemplar, no tutela; informa y no interfiere con la decisión del individuo. No prohíbe las actividades de riesgo, ni las usa como excusa para crear una brigada de guardavidas, un impuesto al riesgo y la mar en coche a la que estamos acostumbrados. En esos dos carteles no hay sanata de Estado presente, hay Estado presente, ajustado estrictamente a su función, todavía no subvertido por el paternalismo populista y corrupto.

Cuando el Estado asuma esta posición en todos los casos en que la decisión y el obrar debe estar exclusivamente en manos de los individuos, cuando los que gobiernan se ocupen de garantizar los derechos reconocidos por los constituyentes en lugar de jugar a ser constituyentes, a lo mejor este mismo Estado dejará de estar ausente en las cuestiones esenciales que hacen a la razón misma de su existencia, y acaso entonces las fuerzas del orden sean las que repriman el delito en lugar de los particulares. 

Mientras tanto, y conviene que lo sepas, tu arma de legítimo usuario es la última defensa de la Libertad.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
un liberal que no habla de economía.






lunes, 22 de noviembre de 2021

VIOLENCIA EN RÍO NEGRO: ARABELA CARRERAS, LA GOBERNADORA DE LA INGENUIDAD PERVERSA


Un país que condena a sus defensores queda a merced del enemigo y se condena a no tener futuro


Cuando llegue al final de este artículo entenderá la raíz de lo que está mal en el abordaje político y mediático de la cuestión del secesionismo mapuche, eso mismo que se censura y se impide debatir por "corrección política", eso mismo que está haciendo de la Argentina una constante y abrumadora decadencia. 

Puerto Patriada - Chubut.
 

Hace ya mucho tiempo necesitaba tomarme un descanso y en vísperas de presentar desde la UCEDE "Iniciativa L" (Seguridad para la Libertad) me pareció oportuno respirar el aire limpio del sur. 

Me esperaban a lo largo del camino amigos, contactos y grupos de personas con los que tenía interés en hablar personalmente. Pude combinar así la curiosidad del turista con los requerimientos del analista, porque al fin de cuentas luchar contra la propia naturaleza no sería descansar. 

A los lectores de La Pluma de la Derecha les consta que vengo sosteniendo desde hace años un mismo enfoque sobre esta cuestión. Para los que no, vuelvo a repetir el concepto que explica todo: La Seguridad Interior consiste en garantizar el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional. 

Y en consecuencia de esa clara definición resumo que la llamada "cuestión mapuche" es en rigor de verdad un problema mínimo. Sin embargo sigue creciendo, con una proyección preocupante, porque la casta política (toda ella) aborrece la Constitución Nacional y atenta contra la identidad argentina. Aquí gobierna el enemigo. Un enemigo que ha hecho del intento democrático iniciado en 1983 una democracia fallida y que de seguir por este rumbo convertirá a la Argentina en un Estado fallido. 

Lo que voy a reseñar en esta nota (a la que seguirán otras) no es nada reservado, ni que requiera descorrer ningún telón, es algo muy simple de observar: la palmaria contradicción ideológica entre el "deber ser" de la Constitución Nacional y el "ser" de los gobiernos que tanto la socavan directamente como siendo complacientes con la militancia subversiva.

Está más que ratificado a partir de la autopsia del ahogado Santiago Maldonado que la izquierda (kirchnerismo incluido) milita contra la verdad. Todas sus banderas representan mentiras. Mentiras a las que hay que responder siempre con vigor y claridad: No fueron 30.000, ni fueron inocentes. Tanto en la guerra antisubversiva como antaño en la Campaña al Desierto no se perpetró ningún genocidio. Luego Santiago Maldonado se ahogó y Rafael Nahuel fue abatido en un enfrentamiento; fueron dos fichas en un juego que los excede, idiotas útiles no muy distintos de los montoneros mandados al muere por jefes que se escondieron en Cuba durante la estúpida "contraofensiva montonera". Porque fue Cuba, y lo sigue siendo. ¿O alguien cree que por pura casualidad hay montoneros asistiendo al secesionismo mapuche?

Andando por el sur uno se choca a cada paso con la militancia de la mentira. La que, si se quiere, empezó con Osvaldo Bayer falsificando la historia, para reclamar quitar los monumentos a Julio Argentino Roca y borrar así de la memoria que la Nación Argentina conoció la prosperidad y la grandeza con la gloriosa Generación del 80. 

Odian a Roca porque afirmó la soberanía argentina y el Estado de Derecho. Odian a Roca porque no fue un caudillo sino un Presidente republicano que dio ejemplo de civismo a lo largo de toda su vida. Odian a Roca porque es civilización y no barbarie. Odian a Roca porque no son argentinos.

George Orwell supo explicar mejor que nadie ("Rebelión en la granja" y "1984") que el totalitarismo construye poder en base a mentiras y desmemoria. Y en Argentina la mentira como la desmemoria tienen rango oficial. Uno la encuentra en todos lados, como esta que todavía persiste pese a estar acreditada la inocencia del oficial de la Gendarmería Nacional al que quisieron cargarle la muerte de Maldonado.



O en este mural en El Bolsón que entroniza a Santiago Maldonado como una especie de ridículo Indiana Jones del anarquismo y que lleva al pie una cita del terrorista Severino Di Giovanni, un criminal debidamente fusilado (Buenos Aires - 1931) por actos de terrorismo en los que murieron 11 personas. Eso reivindican: la violencia de iluminados intolerantes que combaten el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional. Apología del crimen y el totalitarismo a la vista del que quiera verlo.




Acompañado de este otro dedicado al "waichafe" (guerrero) Rafael Nahuel. Y si Santiago Maldonado murió por meterse a un río sin saber nadar (donde, acaso, alguno de los secesionistas le soltó la mano y dejó que se ahogue) Rafael Nahuel murió en un enfrentamiento, con lo cual homenajearlo como "guerrero" es hacer la apología de los que combaten contra la Nación Argentina. Imposible ver esto sin recordar que siendo Agustín Rossi ministro de Defensa ordenó borrar un tuit con que el Ejército Argentino honraba a dos de sus muertos en combate. El tuit fue borrado sin que ningún general haya plantado protesta y/o renuncia, todos acataron mansamente la indignidad. Cuando un Ejército se avergüenza de sus muertos en combate exhibe la descomposición moral que, de no intervenirse, no puede llevarlo a otra cosa que dejar de ser un Ejército. Tengo muy claro que no hay ya generales en el Ejército Argentino. De hecho, a veces dudo que existan Fuerzas Armadas.




Y por acá, hilando estas cosas, vamos yendo, sin salir todavía de El Bolsón, hacia el punto de esta nota que va a explicar, con la aberración observada en Ingeniero Jacobacci, que la batalla es principalmente cultural, que el enemigo está en el gobierno y que es imposible que el Estado cumpla sus funciones si lo dirigen quienes aborrecen el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional; o que sin aborrecerlo no tienen la mínima convicción para defenderlo porque son prisioneros de la corrección política con que los totalitarios arrean a progres y pusilánimes. 

Como en tantas instituciones y espacios públicos del país, también en El Bolsón son homenajeadas, bajo la falsa consigna "memoria, verdad y justicia" las madres de los terroristas, las que lejos de reconocer los crímenes de sus hijos, esbirros de la dictadura castrista, los reivindican haciendo de sus muertes el más corrupto de los negociados y que popularmente se conoce como "el curro de los derechos humanos". 




Todos los terroristas del ERP, Montoneros y demás bandas de delincuentes terroristas dirigidos desde Cuba son enemigos de la Nación Argentina y de la Constitución Nacional. Lamentar sus muertes condenando a quienes nos defendieron de sus ataques no tiene ningún sentido. ¿Alguien imagina un monumento a Adolfo Hitler en Varsovia? No. Tampoco que Estados Unidos condene a los suyos por haber matado y hecho desaparecer a Osama Bin Laden. Cosas que en países normales serían inadmisibles, intolerables e indecentes ocurren en la Argentina. Un país tan reino del revés que se tiran flores al río por los terroristas derrotados mientras sus vencedores padecen el encarcelamiento más injusto de toda la historia argentina. Y esto, de lo que la inmensa mayoría del periodismo no quiere decir ni una palabra, tiene que ver con el presente. Todo que ver. Esto, exactamente esto, es lo que la casta política y los medios progres no quieren relacionar porque se caen todos sus relatos. 

De esto mismo se desprende que la educación haya sido reemplazada por el adoctrinamiento en las mentiras. Procedimiento miserable que también remite a Cuba y que debe recordarnos la intromisión de la embajada cubana adoctrinando niños argentinos en ideas comunistas a través de "Propuesta Tatú". 

Las fotos que siguen fueron tomadas en Ingeniero Jacobacci, Río Negro, un pueblo copado por el afirmacionismo de la mentira. 




En la vía pública, sobre lo que podríamos denominar el paredón de las falacias, se encuentra este mural recordando a Carlos Surraco, integrante del Ejército Revolucionario del Pueblo que fuera neutralizado en 1978 en Ingeniero Jacobacci. 

Para entender la gravedad de tolerar estas apologías del terror, baste señalar que Santucho, el jefe del ERP, por lo tanto comandante de Surraco, calculaba tener que matar un millón de argentinos para imponer la dictadura socialista. No 6.000, tampoco 30.000 de mentira: un millón, que en números se escribe así: 1.000.000. Y eso sí que hubiera sido un genocidio, uno de estilo camboyano. 

El paralelo es evidente. Y lo que sigue son fotos de la Escuela Primaria Nº 356, que como gran paradoja parece tener por lema "los niños primero".




Paradoja que deja de serlo si se interpreta que las autoridades de la Escuela Primaria Nº 356 y el Ministerio de Educación de Río Negro entienden que a los niños hay que adoctrinarlos desde primer grado, como lo demuestra la siguiente imagen del frente del establecimiento: 




Préstese atención que la afinidad con la madre de los terroristas se plantea a niños de primer grado. Repito: ¡primer grado! Cuando el raciocinio no está desarrollado y todo lo que les presenta la escuela, el lugar al que sus padres los envían para aprender, les llega para instalarse como una verdad indiscutible. De ahí que al mejor estilo de la neolengua de Orwell con una alevosa expresión del doblepensar orwelliano les digan a esas criaturas que les están plantando "semillitas de memoria para la Libertad", cuando en realidad los están adoctrinando para que en base a mentiras tengan por buenos a los terroristas enemigos de la Libertad. El estilo de dibujo infantil completa la aberración con la estúpida idealización que hace parecer algo lindo ser madre de terroristas. Esas buenas señoras usan las muertes de sus hijos en beneficio propio, fomentan el odio, avalan cuanto grupo terrorista pulula por el mundo y hacen de la corrupción estatal una bandera.

En este caso no pueden decir los padres que no saben lo que hacen los docentes con sus hijos, porque ven esa marca del adoctrinamiento cada vez que los llevan a clases. Tal vez no les importe, tal vez estén resignados, tal vez crean lo mismo, tal vez tengan miedo. Tal vez. Estas situaciones traen consecuencias. Porque fueron docentes adoctrinadores, como los que dañan la educación dentro de la Escuela Primaria 356 de Ingeniero Jacobacci los que sumándose a la opereta del Caso Maldonado no vacilaron en hacer llorar a hijos de gendarmes diciéndoles que sus padres eran asesinos. 

Llamar memoria al relato faccioso, verdad a la mentira comprobada y justicia al prevaricato de jueces sin probidad, es vivir en la irracionalidad. Y la irracionalidad es funcional al totalitarismo, atenta contra la Libertad, la República, la Democracia y el futuro que toda persona decente quiere ofrecer a sus hijos.


ESCALADA DE VIOLENCIA

La Guerra de Inteligencia que sobrevuela los escenarios de guerra civil molecular sucediéndose en la Patagonia se libra con prescindencia del Estado Argentino. La sanata del "Estado presente" es solamente una herramienta discursiva para justificar el malgasto en cuestiones absurdas, pero en las cuestiones que realmente hacen al interés nacional quedan expuestas la parálisis de un Estado bobo y las consecuencias de la subversión cultural.

Esto se ve blanco sobre negro en las contradicciones de la gobernadora de Río Negro Arabela Carreras, quien denunciando terrorismo ante las acciones de los secesionistas mapuches pidió asistencia del gobierno nacional. El mismo gobierno nacional que denunció penalmente a vecinos de Bariloche y Villa Mascardi por reclamar que se ponga fin a las usurpaciones, el mismo gobierno que niega que los terroristas sean terroristas, el mismo gobierno que presta auxilio a los terroristas en diversas formas y hasta dispone de autos oficiales para que puedan usurpar terrenos. El mismo gobierno que intentó desentenderse del asunto y que como una graciosa concesión dispuso el envío de algunos gendarmes para cubrir las apariencias.

Ese envío fue percibido por muchos pobladores como una tomadura de pelo, otra más de las tantas que han soportado. Y si bien hay mucho miedo en el sur, la irritación por el desprecio que destilan los gobiernos inutilizando al Estado frente a obligaciones básicas está empujando a que el miedo sea desafiado por el hartazgo. Fue ese preciso hartazgo el que hizo que en la noche del 21 de Noviembre de 2021 los vecinos de El Bolsón salieran a disolver por las suyas la violenta y provocadora manifestación a favor de los secesionistas mapuches. Ya no esperan que los gobiernos cumplan con su deber y la idea del Far West Criollo es bastante más que una sensación.

Aunque dicen que es inteligente -no me consta-, Arabela Carreras obra con una torpeza descomunal o una hipocresía extrema: no sólo mendiga la ayuda que como gobernadora debería exigir, sino que manifiesta querer enfrentar al terrorismo asumiendo un rol pasivo y abrazando a quienes fomentan el terrorismo; porque sus anteojeras ideológicas le hacen ver a las madres de terroristas de manera idílica. Tal como le enseñan en las escuelas de Río Negro a los niños desde primer grado, por no decir jardín de infantes. Arabela Carreras en esto, obra tan cándida como una alumna de primer grado... 

O eso quiere hacer creer desde su ingenuidad perversa.




Esa inconsistencia, de profunda raíz cultural, es lo que alimenta la previsible escalada de la violencia. 

En la tarde del domingo 21 de Noviembre, en el predio que usurpa el autodenominado Lof Quemquentreu en Cuesta del Ternero, en cercanías de El Bolsón, Elías Garay, quien participaba de la toma. resultó muerto por disparos de calibre 22 en un hecho todavía no esclarecido. 

Puedo asegurar que situaciones así van a repetirse. El gobierno nacional y los provinciales de la región afectada son responsables de cualquier violencia por venir, pues durante años no se han dedicado a otra cosa más que socavar la vigencia de la Constitución Nacional dejando en total indefensión a los honrados pobladores que anhelan lo más elemental: vivir al amparo de las leyes de la Nación. 




Cierro esta nota gritando a los progres: 

- ¡ES LA CULTURA, IDIOTAS!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha, 
un liberal que no habla de economía.

¿Qué es la Derecha?

¿Qué es la Derecha?
La Derecha, soy yo.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat