lunes, 8 de julio de 2024

TODOS POR BELLA II




Me place informar que por la solidaridad de muchos, Isabella, la niña de la campaña TODOS POR BELLA ya se encuentra en Barcelona e inició el tratamiento. Gracias totales.


AC-LPD

martes, 21 de mayo de 2024

TODOS POR BELLA





La foto es del 2017 y la niña en  mis brazos es Isabela, con justicia apodada Bella, es la hija de Marcelo Cesari, patriota malvinero que muchos de ustedes conocen. 

Por esas cosas que aparecen amenazando con romper lo que interpretamos como el orden natural de la vida, a Bella le detectaron un tumor maligno en el cerebro, una afección que sólo puede ser tratada en Barcelona, España, con un costo elevado que requiere el aporte de todos los que podamos hacerlo. 

Donar a esta causa es un acto de rebeldía: no podemos permitir que la enfermedad y la muerte nos gane. Los hijos deben sobrevivir a sus padres y por eso, tan simplemnete por eso, cada peso, cada dólar, cada euro es un apoyo que vale mucho más que cada peso, cada dólar, cada euro. 

De corazón, les ruego, demos todo por Bella.

Las cuentas para alcanzar a solventar el tratamiento son: 

EN PESOS: 

Karina Lorena Licalzi CVU: 0000003100037649490071
Alias: bellaquieresanar.mp
CUIT/CUIL: 27225501144
Mercado Pago 

EN DÓLARES:

CA U$S 51205072824
BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
CBU 0140042704512050728248
Alias: TODOXBELLA








domingo, 5 de mayo de 2024

CUANDO SE EMPIEZA A DECIR ADIÓS




Paulatinamente inicié un camino de desprendimiento. Como parte de ese proceso mi entusiasmo por la política y otras cuestiones de interés general ha decaído considerablemente. Si me mantengo al tanto es principalmente por motivos profesionales, pero esas ganas viscerales de escribir que hasta hace muy poco me surgían al leer alguna noticia son casi un recuerdo. Siento el llamado a cuarteles de invierno. 

No digo que vea la realidad con indiferencia. Había que vencer al kirchnerismo y lo vencimos. Volteamos al régimen kirchnerista. Por supuesto hay que tener presente que quieren reinstaurarlo y podrían hacerlo. El punto es que aquello en lo que podía contribuir escribiendo y militando, que en una medida muy mínima sumada a otros quiero creer que contribuyó a ganar las elecciones, en esta instancia dudo que sea útil. El juego se ha desplazado y pasa por otro lugar y otros actores. Dejar de ser oposición para ser gobierno, implica muchos reacomodamientos. Naturalmente, por ese reflejo peronista en la sociedad argentina de "correr rápidamente en auxilio del vencedor", no han de faltarle al gobierno conversos que lo defiendan como, por ejemplo, el impresentable de Daniel Scioli. El problema con los conversos es que se fanatizan y la nuestra es una sociedad que en todo este siglo fue incitada y adiestrada para fanatizarse por la exacerbación de la lógica amigo/enemigo que el kirchnerismo azuzó sin descanso. Scioli, como Ariel Lijo, son sapos indigeribles. 

En mi percepción los esfuerzos de militancias moleculares, como la mía, ya no tienen mayor sentido ni propósito: somos gobierno y los hechos mandan. Tendrían sentido si quisieramos sostener un relato a contramano de la realidad, cosa que hacía el kirchnerismo, pero lo que queremos es que la realidad cambie; no disfrazarla. Y eso se hace desde el gobierno, desde el Congreso, desde la política representativa. Ya los escribas moleculares, que regularmente no pasamos de un círculo limitado, no aportamos a la diferencia. El buen gobierno hace la única diferencia.

Luego están las incómodas observaciones que nadie observa, como si ser oficialista obligara a prodigar palmadas en la espalda y guardarse las críticas. Aburre, o por lo menos a mí me aburre, elaborar cualquier crítica con ánimo de corregir algo y que la única consecuencia sea tener que explicar que obviamente, muy obviamente, sostengo mi apoyo al gobierno. 

En este contexto, ¿qué cambia algo que yo publique? Nada.

Soy, además, un señor maduro. Como tal debo cuidarme de no convertirme en uno de aquellos "viejos" que se desesperan por intentar trasmitir sus experiencias y opiniones como consejos a los más jóvenes y nunca son escuchados. Los jovenes deben hacer su propia experiencia y darse la cabeza contra la pared es siempre más contundente que cualquier consejo por bienintencionado y sabio que sea. 

De algún modo me autopercibo con muchos más años de los que marca el DNI. Estoy cansado. Otras cosas, por suerte, me motivan desde siempre mucho más que la política. 

Esta semana voy a desafiliarme del Partido Autonomista de la Provincia de Buenos Aires, sin intención de afiliarme a ningún otro partido. 

No digo con esto que no siga publicando artículos en La Pluma de la Derecha y Un liberal que no habla de economía, pero hoy por hoy me satisface mucho más que pensar en política publicar mis letras, poemas, poesías, garabatos con pretensión de versos, en mi tercer blog: Letras de Ariel Corbat.

En un tiempo, no sé si corto o largo, Letras de Ariel Corbat puede ser el único lugar en el que publique. Siempre he sido, como dice la canción de Orion's, "un ladrillo de cinco lados, que no cabe en ningún hueco ni queda en ningún costado". Como tal me siento cómodo fuera de la pared, no tengo y nunca tuve vocación de ser otro ladrillo en la pared. No es de extrañar, entonces, que interprete a la vida como la posibilidad de saltar los muros sin quedarse en ellos.

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.



lunes, 22 de abril de 2024

JAVIER MILEI: LA ÉTICA DEL PRESIDENTE Y LA SEGURIDAD PRESIDENCIAL


"Con el culo ajeno somos todos putos".
Javier Milei



Hace años se cuestiona en Argentina el uso de los aviones oficiales para traslados de funcionarios, porque habiéndose naturalizado la falta de austeridad durante sucesivos gobiernos se fueron generando y repitiendo situaciones de uso abusivo del transporte aéreo. Así, vender el Tango 01 fue una promesa de campaña del Presidente De la Rúa, quien interpretó que ese Boeing 727, confortablemente lujoso y adquirido en 1992 durante la Presidencia de Carlos Ménem por 66 millones de dólares, era otro símbolo de la fiesta menemista de la pizza y el champagne.  

Lo cierto es que De la Rúa ni pudo vender el avión, ni pudo terminar su mandato. A la llegada del kirchnerismo, Duhalde mediante, el Tango 01, como toda la flota presidencial, presentaba falencias de mantenimiento. Tanto así que Néstor Kirchner tuvo contratiempos técnicos a bordo del Tango 01 y el Tango 10.

Por entonces no se cuestionaba la existencia de un avión presidencial, sino sus características. Nadie ponía en duda que, por razones de practicidad en términos de seguridad y eficiencia, era necesario disponer de un medio aéreo para el Presidente en un país de vasto territorio y con cierta frecuencia de compromisos internacionales. Sobre esas premisas, que también aplican al presente, era lo lógico. 

Resalto y subrayo: ERA LO LÓGICO. Porque ya argumentaré unos párrafos más adelante que las premisas han cambiado.

Durante el régimen kirchnerista el uso de los aviones presidenciales dio lugar a abusos tales como vuelos de Buenos Aires a Santa Cruz con el único propósito de llevar diarios del día a Néstor Kirchner y Cristina Fernández para que los leyeran durante el desayuno en Río Gallegos o El Calafate.

Al hacerse públicas ese tipo de prácticas abusivas, en la que también con otras modalidades incurrieron varios gobernadores, se fue generando una corriente de rechazo a lo que, en esto como en otros aspectos tanto o más irritantes, configuraba privilegios propios de una casta. De allí, la expresión "casta política".

Además, por lo odioso de las comparaciones, el cotejo de la realidad nacional con la de otras naciones, dejaba ver que había un eje del que nos estábamos corriendo. Los nuevos tiempos traían otras demandas.

En Agosto de 2015 el Primer Ministro británico David Cámeron, fue fotografiado y filmado por una adolescente en un vuelo low cost de Easyjet hacia Portugal. Por supuesto lo acompañaban sus custodios. Ese hecho llamó la atención, porque -nos caiga bien o mal- el Primer Ministro del Reino Unido es una figura política de relevancia mundial, con todo lo que ello implica, pero allí estaba, igual que cualquier hijo de vecino.


En contraste, como para envidia en Costa Pobre del Yeneral González (personaje al que dio cuerpo el genial Alberto Olmedo), Evo Morales como Presidente de Bolivia volaba en un avión Falcon 900 EX EASY -que había sido fabricado para el club Manchester United- a ver los partidos inaugurales de los grandes torneos de fútbol. Evo Morales no se perdió las inauguraciones de las competencias de Sudáfrica, Brasil y Rusia.


"Quienes defendemos el sistema capitalista somos superiores ética y estéticamente a los que defienden el comunismo", declaraba Javier Milei ya desde antes de postularse a la Presidencia de la Nación, y mucho de eso evidencia la comparación entre el David Cámeron low cost y el Evo Morales de luxe. Porque Cámeron podía darse el lujo de viajar como cualquier inglés promedio, mientras que Morales exageraba la vulgaridad viajando como ningún boliviano promedio.

Durante su Presidencia, Mauricio Macri realizó muchas actividades que requirieron traslados aéreos. Y siendo que Tango 01 (un Boeing 757) quedó fuera de servicio desde que Cristina Fernández de Kirchner dejó la Casa Rosada, recurrió a otros aviones de la flota oficial, al alquiler de charters privados y también a vuelos comerciales.

La ministro de seguridad Patricia Bullrich recomendaba entonces que el Presidente Macri no tomara vuelos comerciales, dando como ejemplo de los riesgos para la seguridad presidencial que a finales de Febrero del 2017, en el mismo vuelo de Aerolíneas que trajo a Macri y a su familia desde España había entre los pasajeros dos narcos colombianos que transportaron 64.000 pastillas de éxtasis.

No obstante, argumentando necesidad de austeridad y ahorro el Presidente Macri siguió tomando vuelos comerciales, como el que lo llevó a India en Febrero del 2019. Siempre con la opinión en contrario de su ministro de Seguridad. 

Luego con el regreso al poder de Cristina Fernández, Alberto de la Fernández llegó a utilizar un helicóptero presidencial para pasear al perro; pero esa anécdota no es para este artículo. 

El surgimiento del fenómeno Milei no es ajeno a ninguno de estos antecedentes. La sociedad argentina, históricamente permisiva con las corruptelas gubernamentales, ya no solamente cuestionaba el fracaso material al que la arrastraban sus gobiernos, sino la inmoralidad pública y el descaro con el que se consolidaba un sistema de progresiva miseria bajo relatos de mentiras y la prédica de imbecilidades. 

Javier Milei supo captar la esencia de ese cuestionamiento y obrar como el catalizador para darle forma política. Su histrionismo, a veces al borde de ser fagocitado por su propio personaje, hizo que los defensores de la decadencia lo llamen "loco" pero a la mayor parte de la ciudadanía le gustó lo que traía esa locura: la convicción abrazada a la determinación para un cambió de rumbo y de época.

Y una de las formas en que llegado a la Presidencia logró Javier Milei mostrar que realmente era diferente a los políticos de la casta fue, sin duda, volar en aviones comerciales. 

Ello así aunque en Mayo de 2023, ante la compra de un nuevo avión presidencial por parte de Alberto de la Fernández, un Boeing 757-256 valuado en 21.730.000 dólares, siendo preguntado si en caso de llegar a la Presidencia se iba a subir a ese avión, Milei respondió, con criterio, que no objetaba la compra porque hay toda una cuestión que tiene que ver con protocolos de seguridad y decir que se van a sacar los aviones presidenciales es una estupidez. Más aún, ahondando ello cuestionó que se hable de viajar en avión de línea por lo que implica en términos de seguridad

Esas declaraciones del hoy Presidente Milei son particularmente relevantes, porque una vez llegado a la Presidencia, a pesar de esa opinión precedente, comenzó a volar en aviones de línea comercial, tanto para vuelos de cabotaje como internacionales. Lo cual indica que aquello que siendo candidato suponía tan complicado en términos de seguridad, pues no lo era tanto.

Es que el Presidente Milei ganó las elecciones exhibiendo una "motosierra", con la que prometía un severo ajuste como nunca antes emprendió ningún gobierno para terminar con los privilegios de la "casta política". Necesariamente ese ajuste no iba a recaer solamente sobre la política, sino sobre el conjunto de la sociedad; una sociedad dispuesta a realizar ese esfuerzo como nunca antes desde 1983 al presente. Esta vez la austeridad iba a ser real e iba a doler. Como todos bien sabemos.

Y fue por esa decisión social de afrontar las penurias que, al ver en ese gesto una forma de acompañamiento, el conjunto de la ciudadanía celebró y aceptó con naturalidad que el Presidente de la Nación volara en líneas comerciales. Como esas cosas que todos sabemos siempre debieron ser así. 

Tan bien interpretó ese gesto la sociedad, que cuando el 19 de Febrero el Presiente Milei llegó a Corrientes para dar una charla en el Club de la Libertad, fue noticia que lo hiciera en un avión oficial. Pero era simplemente una excepción a su regla.

Los atentados terroristas del 11 de Septiembre de 2001 cambiaron el mundo y especialmente los parámetros de seguridad aérea. En ninguno de aquellos aviones secuestrados por terroristas viajaba presidente alguno ni líder político. Los pasajeros sólo eran personas comunes que iban de un lado a otro sin saber que sus vidas iban a ser sacrificadas por el odio. Y esto es importante tenerlo claro: el terrorismo siempre tiene como primera opción de ataque a los civiles; porque en definitiva es la voluntad civil, de civilización, la que intenta doblegar.

Después de aquel hecho, es difícil que otra acción que no sea el inicio cierto de una guerra de dimensiones planetarias pueda volver a marcar un antes y un después. No lo ha marcado la invasión de Rusia sobre Ucrania, ni el ataque de Hamas contra Israel el pasado 7 de Octubre. Sin importar cuántos ojos se hayan cerrado, el mundo sigue andando. Esos hechos que formaban parte de la realidad internacional con la que asumió la Presidencia de la Nación Argentina Javier Milei, no modificaron su determinación de llevar la política exterior a ubicarnos, como manda el Himno Nacional, entre los libres del mundo. La presencia del Presidente de Ucrania Volodímir Zelenski en Argentina para la asunción presidencial, lo mismo que el viaje del Presidente Milei a Israel donde se lo fotografió emocionado en el Muro de los Lamentos, son en si mismas definiciones de riesgos asumidos.   


El reciente fallo de la Cámara de Casación Penal que considera Estado terrorista a Irán por su responsabilidad en los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA ejecutados por Hezbollah, lo mismo que la escalada bélica entre Israel e Irán, tampoco significan cambios drásticos en la evaluación de riesgos que se desprenden de la realidad internacional.

No obstante, es a partir del ataque de Irán contra Israel, frustrado por la eficiencia del sistema defensivo conocido como "cúpula de hierro" y el apoyo de los pilotos jordanos, que Patricia Bullrich, ahora en su segunda gestión como ministro de Seguridad vuelve sobre sus mismos argumentos de siempre (en esto hay que reconocerle la coherencia) para que el presidente modifique su determinación frente a riesgos asumidos. 

Así, el 16 de Abril el gobierno nacional comunicó que el Presidente Milei dejará de viajar en vuelos comerciales por razones de seguridad.

La difusión de un “Informe de Seguridad Presidencial en traslados aéreos” cuya autoría se atribuye a la Dirección Nacional de Logística y Equipamiento Federal, del Ministerio de Seguridad, aporta una serie de consideraciones a favor de la medida. 

Se concluye que: “Las lecciones aprehendidas de gestión anterior del Ministerio de Seguridad y la volatilidad de los conflictos, nuevas formas de amenazas y situación internacional, se recomienda la imperiosa necesidad de utilizar para los traslados del Presidente y equipos de trabajo, en forma exclusiva vuelos con aeronaves propias o medios comerciales/ privados contratados para tal fin, con análisis y estudio previo de medios y personal a intervenir”.

Se argumentan para ello cuestiones obvias, como riesgos que en rigor de verdad enfrenta cualquier pasajero, empezando por la conducta de otros pasajeros, incluyendo el caso de alguien con alteraciones psiquiátricas, (existen muchos antecedentes de incidentes  de esa clase, algunos graves). 

Por supuesto a los riesgos que enfrenta cualquier pasajero, hay que sumar (y el informe lo hace) los que específicamente están orientados sobre la persona del Presidente por su significación política: activistas perpetrando acciones de tipo mediático (escraches), simplemente agresiones o atentados terroristas, etc. 

Luego hay una serie de observaciones, razonables todas ellas, sobre los riesgos que implica el desconocimiento sobre la tripulación, el control previo de los aviones y la posibilidad de interferencias electrónicas. 

El informe es razonable, pero hay un punto en el cual se dejaría ver la intencionalidad de exagerar los riesgos:

Las líneas comerciales no transportan custodias armadas, en caso de un ataque directo, imposibilita dar respuesta y repeler la agresión. En esta situación se debe considerar el personal de tripulación, por no contar con antecedentes de los mismos como así también la lista de pasajeros que deliberadamente o no, constituyen una posible amenaza contra la seguridad presidencial”.

Eso no es enteramente cierto ni un obstáculo insalvable. Después de los atentados del 9/11 Estados Unidos implementó un sistema de "sheriff aéreo", cuyos efectivos no van desarmados. Portan armas letales y entrenan para intervenir como último recurso en el especial escenario que plantea un avión en vuelo, por lo cual sería perfectamente viable entrenar una unidad de custodia presidencial para garantizar la integridad del Presidente a bordo de aviones de línea comercial.

Por supuesto, comprendo y debe comprenderse, que quien está a cargo de la seguridad debe buscar conservar a su "cliente" en el entorno más amigable posible, que es decir con menos riesgos. 

Sin embargo, a veces, como en este caso, hay consideraciones de tipo ético y político que justifican asumir el riesgo.
 
En mi opinión, que a nadie interesa, la seguridad del Presidente Milei puede seguir bien garantizada volando en líneas comerciales. Disiento rotundamente con que haya una "imperiosa necesidad" de suprimir los vuelos del Presidente en aviones de pasajeros comunes.

Evitar vuelos de línea, decisión que se atribuye a propuesta de Patricia Bullrich, es una sobreactuación que va contra el mensaje de Milei. No solamente en su postura política, sino en la esencia de su convicción ética. 

Lo diré crudamente, como podría decirlo cualquier opositor (cosa que no soy): Si el Presidente Milei es valiente para tomar posición frente a un conflicto que ya nos costó y puede costarnos vidas civiles, debe serlo también para transportarse como cualquier argentino promedio. En virtud de ello no puede ser la regla que el Presidente no vuele en aviones comerciales, lo cual no significa que no haya vuelos que, por distintas razones de mérito y oportunidad incluyendo la seguridad, deban realizarse en aviones oficiales.

Alguien dirá, no sin razón, que volando en aviones de línea el Presidente pondría en riesgo a los demás pasajeros. Y es que la poco elegante pero gráfica frase que prologa este artículo devenido ensayo: "Con el culo ajeno somos todos putos", puesta en circulación por Javier Milei permite interpretaciones dispares. 

En la mía, aquí es cuando no hace falta mirar al extranjero para entender como funciona el terrorismo, basta con mirar la serie de crímenes extorsivos que hace muy poco el narco perpetró en Rosario. No mataron a ningún juez, ni al gobernador, ni al ministro, ni a funcionario alguno, para aterrorizar a la población mataron a dos taxistas, un colectivero y un playero de estación de servicio. 


Cerca, como siempre, Rosario nos recuerda que cualquier avión puede ser blanco de un ataque terrorista. La lógica del terror no es la lógica militar que pretende impedir bajas civiles. No estaba el Presidente de Israel en la Embajada ni en la AMIA. Ni había ningún presidente a bordo de los vuelos secuestrados por los esbirros de Bin Laden. Y los riesgos de atentados terroristas que pueden incrementarse por el contexto internacional y la posición argentina, difícilmente vayan a estar dirigidos contra el Presidente. Porque vulnerar su seguridad, se supone, es más difícil que la de cualquier blanco civil; indefenso por el mismo estilo de vida que caracteriza a las sociedades democráticas. 

Obviamente hay que resguardar al Presidente, pero también hay que resguardar a los civiles. Que el Presidente no vuele en un avión de línea no necesariamente significa mejor seguridad para los demás pasajeros. De hecho es una mala señal, porque lo correcto sería que cuando un pasajero se entera que abordó el mismo avión que el Presidente se sienta mucho más seguro. 

El terrorismo busca instalar miedos. Muchas veces imagino a algunos de los ideólogos de los atentados en  Buenos Aires caminando impunes entre nosotros, paseando frente a edificios de la comunidad judía y sentirse satisfechos por ver esos pilotes que en las veredas tanto los protegen como los señalan. No puedo explicar cuánto me molesta que esos fulanos puedan jactarse de que ese miedo lo trajeron ellos. 

El punto aquí, es que el Presidente Javier Milei ha tomado decisiones que requieren coraje y que se fundan en convicciones éticas, fue él quien decidió volar en aviones de línea, cuando no hacerlo no hubiera entrado en contradicción, como arriba vimos, con su posición durante la campaña. Y lo decidió conociendo el contexto internacional y consciente de las repercusiones que podrían generar sus vehementes discursos sobre el rol de Argentina en el mundo. 

Sobre esa base, las medidas de seguridad que podrían ser lo normal con otro presidente, dejan de serlo con quien ha sido electo señalando en términos muy duros durante la campaña los privilegios de la casta.

Si el Presidente Milei deja de volar en vuelos comerciales (lo que no significa sostener que así lo haga siempre), estará erosionando su credibilidad y el sentido ético de sus palabras. 

Para terminar, subrayando lo que la ética condiciona a la Seguridad, voy a recordar algo que me dijo el Contraalmirante VGM Carlos Robacio en 1998. Hablábamos sobre la orden de contraatacar que se había enviado desde Puerto Argentino a posiciones del Ejército en el frente de combate, le pregunté qué opinaba de esa orden y con mucha serenidad me dijo: "Hay órdenes que sólo se pueden dar estando en el frente de batalla, no desde lejos, entonces quien la emite no dice 'contraataquen', dice 'vamos a contraatacar', porque eso es lo marca la diferencia".

Como ciudadano apoyo que el Presidente Milei quiera honrar el mandato del Himno Nacional que traza como política exterior estar siempre del lado de los libres, con todos los riesgos que ello implica. Y como ciudadano creo también que el Presidente debe seguir mostrando que es uno más de nosotros. Eso es lo que marca la diferencia.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.

jueves, 11 de abril de 2024

PRESIDENTE MILEI: LOS "SUYOS" NO LO ESTÁN ENTENDIENDO

¿Cuánto perjudican las boludeces? Tal vez no sea una pregunta elegante, pero es pertinente en momentos de grandes esfuerzos, cuando la sociedad intenta tomar su Colina Hamburgesa avanzando sobre barro y bajo fuego. Entonces, esa boludez que en otro contexto se toleraba o se tomaba a risa, hoy rompe las pelotas y carga las mochilas de todos con un lastre tan pesado como innecesario.


Según informa en X Juan Cruz Sanz, Alejandra "Locomotora" Olivera fue contratada a través de la "Dirección Nacional  de Seguridad en el Fútbol", del Ministerio de Seguridad dentro de la ley marco de empleo público, contrato Letra E, para dar clases de gimnasia a empleados de esa repartición en sus lugares de trabajo.

Información que acompaña con este video en el que se observa a la deportista, dando clase a un grupo de oficinistas.


Si no interpreto mal lo que dice Sanz, ese "recreo" de oficina fue contratado por la Dirección a cargo del falto de idoneidad Franco Berlín, ex chofer y capricho de Patricia Bullrich (ver nota: PATRICIA BULLRICH REPUDIA LA IDONEIDAD Y ATENTA CONTRA SÍ MISMA)

Y si es así, estamos ante un método de pago de favores políticos por parte de la ministro que usa a esa Dirección como ventanilla de caja, porque tanto Berlín como Olivera militaron por Bullrich durante la última campaña electoral. 

Por supuesto no pasa la cuestión por Locomotora Olivera, sino por el absurdo de contrataciones que se hacen desde el Estado y que recuerdan las del gurú indio Sri Sri Ravi Shankar que hicieron el PRO y el kirchnerismo. Como tantas otras por el estilo. 

Dirán: "las empresas privadas hacen esto mismo". Sí claro. Desde la administración de sus propios ingresos y cuando tienen presupuesto. 

El Estado no responde a los mismos parámetros de la empresa privada y la toma de decisiones de los funcionarios no es exactamente la misma que la de cualquier empresa. 

Es preocupante que teniendo todo para una buena gestión (y en parte la está haciendo) la ministro Bullrich haga mal uso del total respaldo presidencial (que no lo tuvo con Macri), con contrataciones caprichosas e irritantes que pagan favores de campaña. 

Y si nadie la cuestiona tiene dos problemas.

Mientras Franco Berlín carga un excel y a eso se limita sin que se pueda esperar algo más de su falta de idoneidad, el lado b del fútbol se sigue consolidando como un proveedor logístico para todo lo que la delincuencia pide, desde la mano de obra lumpen hasta el cuello blanco. Lo vuelvo a decir: Bullrich está subestimando lo que el fútbol representa en relación al delito común y al crimen organizado.

El país entero está haciendo un enorme sacrificio y, por respeto a ese sufrir que asumimos necesario, hay cosas que los políticos oficialistas no pueden permitirse, en ese contexto la austeridad debe ser extrema, no hay lugar para faltos de idoneidad como Berlín, ni en cotillón new age como lo de Olivera.

Y así como los funcionarios del Poder Ejecutivo deben honrar el "no hay plata" del Presidente Milei, el bloque de diputados nacionales de LLA debe dejar de dar el triste espectáculo de imbecilidad que vienen dando como buscando el límite de lo que podemos tolerar quienes los votamos. 


Por ahí no es. 


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.
ESTADO LIBRE ASOCIADO DE VICENTE LÓPEZ




viernes, 5 de abril de 2024

UN CAFÉ CON EL CAPITÁN ALFREDO ASTIZ.




El 8 de Abril de 2023, a través de un posteo en Facebook, expuse la razón por la que no visitaba a quienes se encuentran prisioneros por haber vencido al terrorismo castrista.

Lo hice en estos términos: 
"Me preguntan si visito a los militares presos.

No, no los visito.

Sentiría explotar la vergüenza que ya siento de mí y de toda la sociedad al mirarlos a los ojos.

La única razón para ir a esas cárceles sería reparar algo del daño pudiendo decirles: 'Hicimos lo que nos correspondía hacer y ustedes quedan libres'.

Alguien me dirá cobarde. Y yo reconozco esa cobardía.  ¿Pero es que acaso no lo somos tolerando que estén presos?

Escribo porque la pluma, mi modesta pluma, es el arma que empuño, y la sé insuficiente aunque no se canse de repetir que un país que condena a sus defensores entrega su futuro al enemigo. 

Tan insuficiente es mi pluma que todavía hay una enorme cantidad de gente que no se da cuenta que los enemigos de la Argentina están destruyendo el destino de la Nación, el de nosotros y el de nuestra posteridad.

Puedo jactarme de haber sido valiente en ocasiones donde era difícil serlo, y entender perfectamente lo que dijo Borges sobre saber de una vez y para siempre quién se es. 

Y sé, acaso por eso mismo, que me pondría a llorar pidiendo perdón si tuviera que ver a los ojos, en sus celdas, a hombres que han dado todo por la Patria.

Conozco pues mis límites y creo que mis escritos como algunas acciones son más útiles que mis lágrimas". 
Como respuesta a ese posteo unos cuantos amigos intentaron convencerme de mi error, diciéndome que nuestros presos no solamente valoraban las visitas sino que yendo más allá de eso lograban que uno se sintiera fortalecido. 

Pero a pesar de esas vivencias, ante cada invitación de un amigo que se ofrecía a, por así decirlo, oficiar de sherpa para que fuera a visitarlos seguí respondiendo lo mismo.

Hace unos días otro amigo me llamó con esa misma finalidad, a lo que respondí con mi negativa ya habitual, pero entonces hizo una aclaración que me conmovió: "Ariel, no te estoy invitando yo, te está invitando Alfredo Astiz". Impulsado por algo más rápido que el pensamiento respondí de inmediato: Voy.

Mi padre, gendarme, sostenía que las órdenes en combate se deben cumplir al primer impulso. Supongo experimenté algo como eso. 

Con Alfredo Astiz tenemos varios amigos en común, incluso algunos camaradas de trabajo suyo lo han sido también míos. Y cuando en mi lejana adolescencia arreciaba la sarasa izquierdista, que utilizaba la bronca de la sociedad por la derrota de Malvinas para escarnio de los militares poniendo a los terroristas en el lugar de víctimas, fue mi padre quien tuvo la  paciencia de explicarme que el Capitán Alfredo Astiz, demonizado como "el ángel rubio" o "el ángel de la muerte", sólo era un joven oficial que había cumplido con su deber, que los montoneros y erpianos eran asesinos totalitarios y que Georgias como posición militar de un puñado de hombres frente a una potencia naval de primer orden era indefendible (ACERCA DE ASTIZ EN GEORGIAS).

Las vueltas de la vida hicieron que el 2 de Septiembre de 2021 el Mayor (RE) Jorge Mones Ruiz, a propósito de un artículo de mi autoría titulado MARTÍN BALZA, DE LA AUTOCRÍTICA NECESARIA A SER FUNCIONAL AL ENEMIGO, me hiciera llegar el siguiente mensaje: 
"Estimado Ariel: Anoche me llamó Alfredo Astiz desde el Penal de Ezeiza para decirme que todos los presos quedaron encantados y agradecidos por tu artículo reciente. Agregaba que es lo mejor que ha leído hasta ahora explicando al guerra de los 70. Le dije que te haría llegar esos comentarios. Felicitándote también por tu nota, te mando un fuerte abrazo".

Lo remarco porque considero ese mensaje el mejor elogio que recibió mi pluma. Ocurre que como todo escritor tengo cierta vanidad, por lo que no descarto que al responder de modo instintivo "Voy", sea mi vanidad la que haya hablado.

Y si así ha sido, pues debo agradecer a mi vanidad el haberme empujado a una experiencia que todavía estoy procesando. 

El 4 de Abril de 2024, llevando los libros de mi Trilogía de Convicciones, fui al Penal de Ezeiza donde tuve el gusto de conocer al Capitán Alfredo Astiz.


Hablamos, café mediante, temas serios y otros por los que reímos juntos. Su mirada es cristalina y alegre su sonrisa. Está entero. Muy entero. Todos sabemos por sólo vernos al espejo que ninguno es inmune al paso del tiempo, Astiz no es la excepción; pero su espíritu juvenil se mantiene intacto. Lo veo y pienso que en el caso de padecer esas mismas injusticias que sobrelleva yo no tendría ese estado de ánimo. Entonces le pregunto:

- Alfredo, ¿qué te sostiene?
- Simple: amo a la Patria y amo a la Armada.

Así de simple. La vida ofrendada a aquello que se ama. 

Aunque estando de visita en el presidio siento la inevitable vergüenza de no estar ahí para devolverles su libertad, comprendo que yo estaba equivocado: hay algo en Alfredo y los demás que no permite que me desmorone en su presencia. No asoma ninguna lágrima a mis ojos, sólo las ganas de agradecer por el combate; que es lo que intento al escribir estas palabras. 

Además del gusto de haber conocido al Capitán Alfredo Astiz también tuve el placer de conversar con el Capitán Adolfo Donda. Suelo citar el caso de los hermanos Donda para subrayar que aquí no hubo genocidio sino una guerra con aristas fratricidas. Sin prevenciones ni andarnos con rodeos, también hablamos de eso, en confianza, como si fuéramos viejos amigos. 

Tienen claro nuestros presos que la razón por la que están privados de su libertad es el más evidente prevaricato de la historia argentina, en el cual están involucrados todos los jueces que durante este siglo han intervenido en esas farsas de juicios que sirvieron de cortina a la corrupción kirchnerista; con la funcional complicidad de los que durante veinte años fingieron ser "opositores" al régimen kirchnerista.

La magnitud del sistema de corrupción montado por el kirchnerismo, aunque insostenible desde la lógica jurídica, se sostiene por el número de jueces y políticos involucrados en condenar militares para gusto de la facción política que hizo negociados de los derechos humanos, como la estafa con los desaparecidos que tan bien esclarece José D'Angelo.

Saben nuestros presos, que ninguno de esos jueces admitirá su complicidad en el prevaricato y que todavía no están dadas las condiciones para imponer una solución política a semejante injusticia. Por lo tanto no alientan fantasías de Justicia. Pero no se doblan ni se quiebran, ni pierden las esperanzas. Honran con su conducta las enseñanzas de Socrates sobre el respeto supremo que merece la Patria. 


Tenían razón quienes me aseguraban que nuestros presos trasmitían fuerza a quienes los visitan. Es realmente así. 

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.


lunes, 1 de abril de 2024

IMPUTABILIDAD, EL EXPERIMENTO DE MILGRAM Y LOS MENORES USADOS POR ORGANIZACIONES CRIMINALES




Al crimen organizado no alcanza con combatirlo dando martillazos cuando se hace visible, igual que hacen los niños en el juego de los cocodrilos. Requiere además afirmar el dominio territorial y un trabajo sutil de Inteligencia que lleve las acciones ofensivas a lo que se esconde bajo superficie, como así también de una política coherente que sin demagogia ni oportunismo coyuntural genere confianza en la población ganando mentes y corazones. 

La idea de bajar la edad de imputabilidad penal ronda hace muchos años y recobra fuerza cuando algún crimen cometido por menores conmueve a la sociedad. "Delito de adulto, pena de adulto" se repite desde el gobierno, algunos medios de prensa y buena parte de las redes sociales. Y tal como escribí en otro artículo (CIVILIZACIÓN O BARBARIE, LOS MENORES Y EL DELITO), no estoy de acuerdo con esa consigna. 

Complementando aquel artículo y haciendo foco en los menores que son utilizados por organizaciones criminales, propongo pensar la cuestión desde la comprensión de la experiencia de Milgram, el estudio realizado en la Universidad de Yale por Stanley Milgram que en 1979 fuera llevado al cine en una escena memorable de la película "I como Ícaro".

Vale la pena tomarse unos minutos para ver ese fragmento de la muy buena película francesa protagonizada por Yves Montand: 


El experimento de Milgram, realizado con adultos, revela como los individuos son proclives a obedecer a la autoridad por sobre el propio discernimiento y sentimiento de lo que consideran correcto.

El dilema moral de la obediencia debida es determinar hasta que punto es razonable dar cumplimiento a una orden. Y no existe una regla universal aplicable a todas las sociedades; especialmente en situaciones excepcionales, como los tiempos de guerra. 

En Argentina esa cuestión, al igual que muchas otras, sigue sin resolverse. La obediencia debida fue razonablemente entendida cuando en 1987 se fijó por ley un límite a la pretensión punitiva sobre lo obrado durante la Guerra Antisubversiva (a la que prefiero llamar Guerra Sucia). 

Años después esa ley fue derogada con un ánimo revanchista que hace que hoy día estén presos combatientes que por su bajo rango no tenían ninguna facultad de decisión, ni razones para dudar de la legalidad de las órdenes que recibían.

Cómplices en el prevaricato más escandaloso de la historia argentina, han obrado legisladores y jueces ignorando por completo las enseñanzas del experimento de Milgram. 

Es tan fácil como equivocado suponer que los individuos, aún siendo adultos y con una formación promedio en términos culturales y educativos, pueden en toda circunstancia discernir por sí mismos el límite de la obediencia debida. Mucho menos cuando se las juzga con parámetros extemporáneos. La realidad impone circunstancias excepcionales que históricamente han arrasado con todo presupuesto idílico. Porque lo que en la asepsia del laboratorio se pretende sea una línea recta y estática siempre resulta ser, en la realidad, sinuosa y movediza siguiendo el ritmo de los cambios sociales.

Esa discusión sigue abierta en la Argentina. No solamente por las aberraciones jurídicas e injusticias del prevaricato en los llamados "juicios de lesa", sino porque en lo cotidiano todo uniformado que participa de un enfrentamiento armado con delincuentes corre riesgo de ser enjuiciado y condenado. Incluso actuando con la mayor responsabilidad y esmero no pueden tener completa certeza de estar protegido por los alcances del cumplimiento del deber frente a la interpretación de los jueces. 

Tanto así que otro proyecto del gobierno, con el qué sí estoy plenamente de acuerdo, es blindar jurídicamente la legítima defensa y el cumplimiento del deber. Porque sin importar en el desarrollo de los hechos que el delincuente sea menor o mayor, es preciso asentar desde la doctrina, legislación y la jurisprudencia que todo aquel que inicia una acción delictiva es responsable por todas sus consecuencias inmediatas, incluyendo su propia muerte. 

Ahora bien, hasta aquí he referido el experimento Milgram siempre haciendo referencia a lo que la idea de la autoridad representa como dilema para la conducta de los adultos.  

No es mi campo de conocimiento y no sé si se ha hecho un experimento similar con menores. Imagino entonces que los resultados podrían no ser muy distintos, pero cabe una sustancial diferencia: se supone que ser adulto implica una edad en la que se ha desarrollado la capacidad de discernir y comprender la norma jurídica, por lo cual para que un adulto reconozca a otro como autoridad, ese otro debe necesariamente estar encuadrado en una razonable legalidad. 

Ciertamente un adulto puede ser engañado, tal como se observa en la escena de I como Ícaro, pero ese engaño requiere una puesta en escena que otorgue credibilidad racional al ardid: téngase presente que en la película además del sujeto objeto del experimento resulta engañado el personaje del fiscal que lo presencia y no tengo dudas que buena parte de los espectadores en las butacas del cine experimentaron eso mismo.  

Creo que el punto está claro, pero el concepto de autoridad al que responden los menores no es tanto legal como fáctico. Son menores y como tales no están alcanzados por la presunción de conocer el Derecho. La autoridad que reconocen son personas antes que instituciones. Primeramente los padres, cuando los hay. Y hemos vistos padres hacer partícipes de delitos a sus hijos en edades donde no podrían reconocer a nadie más como autoridad. De allí en más, largo e inconducente sería listar todas las circunstancias en que un menor puede reconocer como autoridad a quien no sólo no tiene respaldo legal alguno sino que está fuera de la ley; las malas yuntas sobre las que desde su origen advierte el Tango.

Aclaro que no es la pobreza, ni siquiera en los niveles de miseria que dejó el kirchnerismo, la hacedora de delincuentes juveniles sino el dominio de los delincuentes. Cuando los delincuentes ocupan el lugar de la autoridad los adultos siempre saben que lo están usurpando, los menores en cambio pueden no saberlo. Y digo "pueden no saberlo", porque es obvio que hay rangos de entendimiento que desde la niñez a la vida adulta transita in crescendo toda la adolescencia.

A esta altura de la degradación social que hemos logrado conseguir, no resulta aventurado afirmar que en determinados sitios, esos que desde la identificación de escenarios de Guerra Civil Molecular llamamos "fuera de los límites", porque el Estado ha perdido el control efectivo del territorio, hay menores que de seguro no conocen la existencia de otra autoridad que la del facto delictivo. Un ejemplo claro de ello son los que la prensa suele referir como "soldaditos" del narco.

Sintetizando: Si el Experimento de Milgram probó que individuos adultos son proclives a obedecer a la autoridad por sobre el propio discernimiento y sentimiento de lo que consideran correcto, ¿qué puede esperarse de los menores que por ser tales no tienen plenamente desarrollado su propio discernimiento ni la comprensión legal del concepto de autoridad?

Espero que complementando el articulo arriba referido, al que ratifico en todos sus términos, sirvan estas consideraciones para ayudarnos a pensar la respuesta al interrogante planteado:

¿De verdad creen que se debe y puede juzgar a un menor igual que a un adulto? 

Mi respuesta es que para los menores hay que contemplar un régimen diferenciado y que diferencie rangos de entendimiento, ni puerta giratoria ni condena de adultos.

Ojalá el proyecto que está trabajando el gobierno, más allá de la simpleza errónea en su consigna, así lo sepa interpretar. 

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.


jueves, 28 de marzo de 2024

SEMANA AZUL





Leo que comenzó la "Semana Azul" para concientizar sobre el autismo. No sé si este tipo de eventos logra su cometido, pero sí sé  que la conciencia se conmueve cuando uno es de alguna manera advertido por un caso particular.


Hace muchos años volvía a casa en el tren,por la Línea Mitre de Retiro hasta Juan B. Justo, junto a uno de mis hijos que entonces tendría unos tres o cuatro años. No recuerdo de dónde volvíamos, pero la estábamos pasando bien riendo entre nosotros con juegos de palabras y alguna que otra tontería.


Noté en el trayecto que otro pasajero, más o menos de mi misma edad, nos observaba fijamente. Instintivamente me puse en modo alerta, no me quedaba claro que significaba esa manera de mirar. 


Cuando llegamos a nuestra estación él también se aproximó a la puerta para descender del tren. Yo seguía en modo alerta esperando cualquier movimiento que intentara tomarme por sorpresa.


Bajamos al andén y caminando muy lento me aseguré que se adelantara para mantener distancia. Íbamos pues unos cuantos pasos detrás de él hacia la salida de la calle Agustín Álvarez, no había nadie más por ese sector que hubiera bajado del tren, así que  mi modo alerta se iba relajando.


Pero antes de llegar al final del andén se dio vuelta y con mucha tristeza en el rostro me hizo una pregunta extraña: 


- ¿Siempre podés jugar así con tu hijo?


En un instante mil cosas cruzaron por mi cabeza mientras medía distancias para lo que fuera que estuviera pasando. Y ajeno a mis tribulaciones aquel hombre dijo:


- Mi hijo es autista, yo no puedo jugar así con él.


Su tristeza era tal que lo único a lo que atiné fue a asentir con la cabeza. Hizo un gesto como de quien sabe que puso a otro en una situación incómoda, movió las manos mostrando las palmas, giró sobre sus talones y siguió caminando. Salió del andén hacia el lado de Panamericana y nosotros cruzamos las vías hacia el otro lado.


Son incontables las veces que aquel recuerdo ha vuelto a mí. Hace que valore las pequeñas cosas cotidianas que nos parecen normales, pero que no lo son para todos. 


No creo que pueda llegar a dimensionar lo que significa tener un cerco invisible que te impida conectar con tu hijo. Duele de sólo pensarlo y por eso no creo que nadie que no esté en el lugar de esos padres pueda saberlo. Pero intento comprenderlo.


Supongo que intentar comprenderlo es concientizar y que de eso se trata la Semana Azul.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.

miércoles, 20 de marzo de 2024

EL SHOW... NO ES POR AHÍ

 

El show de la seguridad militarizada en Rosario no obedece a ninguna planificación.

El exhibicionismo encubre falencias de toda clase, y las que más preocupan son las del Sistema de Inteligencia Nacional.

Y sobre ello el pésimo sentido de la oportunidad por parte de Patricia Bullrich exhibiéndose en modo tiktokera, al participar de un entrenamiento de perros. 


Así, pareciéndose a Sergio Berni, la ministro de Seguridad de la Nación buscando irla de simpática hizo el ridículo, justo en momentos en que si algo no da para boludeo es la Seguridad Interior. 

Alguien debería aconsejar a la Señora que trabaje en su escritorio, porque ahí es donde un buen ministro hace la diferencia, y porque los actos circenses sólo serán aplaudidos por la obsecuencia fanática. 

Los mismos fanáticos que siendo muy cercanos no le cuestionan nada, porque esperan algo a cambio y que no le dirán, por ejemplo que hizo bien Geraldine Calvella en desistir de asumir un puesto de Dirección en el RENAPER, porque: NO VOTAMOS REPARTIJA MILITANTE SINO IDONEIDAD.

Y por eso mismo podría Franco Berlín tener la decencia de presentar su renuncia como Director de Seguridad Deportiva. Aunque parece que ahí la idea no es mostrar sino ocultar. Shhhh! del pibe no se habla.

Es que tal como supo enseñar Sherman Kent: "La marcha del tiempo no puede detenerse" y pasan cosas, a las que hay que estar atentos.

Una de tantas es que llega el 24 de Marzo, repotenciado para la militancia izquierdista porque se corta el negociado con los DDHH y Página/12, ese diario fundado con dineros malhabidos del ERP para la acción psicológica del MTP, ya lidera la campaña de victimización de los narcos relamiéndose en el morbo con la denuncia de torturas en violentas requisas en pabellones del penal de Piñero, con "golpes, picana y submarino a los presos", formulada por el Servicio Público Provincial de la Defensa Penal, que se hizo eco de las quejas de esos pobre muchachos privados de su libertad que acusan vejámenes sufridos en la cárcel el 20 y 27 de febrero y el 2 de marzo. 


Tomen nota, porque esa victimización de los narcos recién comienza, pero no va a detenerse en tanto la izquierda y sus pasquines buscan catalogar al gobierno de Milei como dictadura.

Algo que va en sintonía con el deseo de Jorge Fontevecchia, manifestado el 15MAR24 en su editorial de Perfil, de una crisis política que quite a Milei del poder y termine con Pichetto presidente. Una idea estúpida, pero que el muy progre esboza sin vergüenza alguna.

En una república fuerte ni el narco ni la izquierda tienen chances de hacerse del poder, por eso confluyen narcos  y zurdos en el esfuerzo por hacer esquizofrénico al Estado de modo que una parte intenta conservar el orden, esto es garantizar el estilo de vida propiciado por la Consitución Nacional, y otra puja (con bastante éxito en los últimos 20 años) para que los derechos de los terroristas y delincuentes que atentan contra ese estilo de vida pesen más que los de los honrados habitantes que aspiran a vivir en él.

El zaffaronismo plantó organismos estatales como el citado, o las Defensorías del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, que obrando como soportes de la delincuencia atentan contra la función básica del Estado y que proliferaron en torno a la estafa con los desaparecidos en el negociado de los derechos humanos con el que Néstor Kirchner sedujo a la izquierda; método  que bien supo definir Jorge Asís como "roban pero encarcelan". Y por cada militar en cárcel, en el prevaricato más escandaloso de la historia judicial argentina, le sacaban recursos al Estado en beneficio propio. Una máquina de corrupción.

Todo tiene que ver con todo, decía Pancho Ibáñez cuando la tele era tele. Entonces cada vez que algún zurdo/progre pontifica que la lucha contra el narco hay que darla sobre la premisa de sobreproteger los derechos humanos de los narcos (¿?), recuerdo aquel sketch de BORROMEO, con Juan Carlos Calabró y Jaimito Cohen. 

- ¡Ahí tiene!

Si sos joven googleá, no te lo voy a explicar ahora.

Sigo. El ejemplo de los militares presos por haber vencido al terrorismo tiene hoy más actualidad que nunca, porque un país que condena implacablemente y sin perdón a sus defensores entrega su futuro al enemigo; que es exactamente lo que se dejó hacer la Argentina.

El daño ha sido enorme y el narco viene a aprovecharse del mismo. Ocurre que todo funcionario que repite o avala la mentira de los 30.000 desaparecidos es indudablemente corrupto.

Falsear la historia no obedece a ningún otro propósito que facilitar la corrupción.

Y cuando la mentira es más que evidente, la intencionalidad política es obscena.

Si el gobernador de Córdoba Martin Llaryora, por caso, afirma que "Aunque parezca obvio, hay que defender la memoria, la verdad y la justicia" pero defiende la mentira de los 30.000 desaparecidos, está claro que es otro corrupto que falseando la historia, aborrece la memoria, la verdad y la justicia.

Estos simples comentarios, expuestos a la bartola, es decir tal como me fueron surgiendo en X (Twitter), son simplemente para recordar que no hay soluciones mágicas porque estamos parados en una realidad que no se arregla con buenos deseos. Y tampoco se arregla con estupideces como las de José Luis Espert diciendo "bala" y pidiendo que los gendarmes maten narcos. Esa hijadeputez del voluntarismo oportunista que arriesga el pellejo de otros, lo único que garantiza es desorden, total no son los políticos los que luego son condenados sino los muchachos de uniforme.

Y una vez más repito que si la política de Seguridad Interior no se aborda como una cuestión cultural, los policías, como los de la Ciudad de Buenos Aires que no repelieron a tiros a quien les disparaba con una escopeta, no van a tener la tranquilidad de ánimo ni la seguridad jurídica que requiere la lucha contra el narco.

Cierro, para que quede claro: ni fueron 30.0000, ni fue genocidio, y hay que desterrar esa mentira para que cada quien pueda cumplir con su deber. Porque el enemigo de hoy, es sólo una variante del de ayer.

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.

PD: No puedo explicar lo harto que estoy de toda esta calesita de pavadas en la que se nos va la sangre.

lunes, 11 de marzo de 2024

REGIÓN PATAGONIA, realidad y fantasías varias.

En mérito a la claridad vayamos por orden. 

1.- EL PROCESO DE REGIONALIZACIÓN PATAGÓNICA

La aspiración de las provincias patagónicas de integrarse como región es de larga data. En función de la problemática común del "desierto", como en 1966 todavía refería a la región el gobernador neuquino Felipe Sapag, se pensaba en potenciar el federalismo y comenzaron a darse pasos hacia la regionalización conservando cada provincia su identidad e integridad.

El 1° de Noviembre de 1991 se conformó el Parlamento Patagónico, al que debe referirse como un antecedente directo para que en 1994, reforma constitucional mediante, se introdujera al texto de la Constitución Nacional el Artículo 124, por el cual "Las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico y social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán también celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno federal o el crédito público de la Nación; con conocimiento del Congreso Nacional. La ciudad de Buenos Aires tendrá el régimen que se establezca a tal efecto".

Si bien me opuse en su momento al Pacto de Olivos y a la convocatoria a la Convencional Constituyente, (y soy crítico del resultado de esa "malreforma") no tengo objeciones al Artículo 124. La regionalización es una herramienta útil para el desarrollo económico de las provincias y en un país extenso como el nuestro el desarrollo económico contribuye indudablemente a la afirmación de la soberanía nacional, lo cual es particularmente de interés para el caso de la Patagonia. 

Siendo la recuperación de la efectiva soberanía del Atlántico Sur un objetivo nacional, formalizado como tal en la Primera de las disposiciones transitorias de la Constitución Nacional, entiendo que materializar la potencialidad económica de la Patagonia es mucho más importante que tener barcazas de desembarco (que también hay que tenerlas, claro). La Nación Argentina desarrollándose económicamente también podrá incrementar su capacidad militar, no porque pensemos en ir a la guerra, sino porque el respaldo de la diplomacia finalmente son tanto la certeza de las palabras como los fierros para sostenerlas. El descrédito argentino frente al mundo por política pendulares y erráticas, tanto como el lamentable estado del Servicio Exterior  de la Nación y de las Fuerzas Armadas, son evidencia de lo lejos que estamos de ser un país serio. Por lo cual hay que cobrar conciencia, humildemente, que se requieren constantes esfuerzos a muy largo plazo. 

Con el nuevo encuadre constitucional, el 26 de Junio de 1996, los gobernadores de las Provincias de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, José Arturo Estabillo; de Santa Cruz, Néstor  Kirchner; de Chubut, Carlos Maestro; de Río Negro,  Pablo Verani; del Neuquén (representado por el vicegobernador Ricardo Corradi); y de La Pampa Rubén Hugo Marín, firmaron el "Tratado Fundacional de la Región de la Patagonia", también conocido como Tratado de Santa Rosa.

La creación de la REGIÓN PATAGONIA satisfizo antes que nada el deseo de los políticos pampeanos para que se reconozca a La Pampa como provincia patagónica estatus que, hasta entonces, era controversial porque se entendía que integraba con Buenos Aires la región pampeana.

Luego de 1996 no hubo mayores avances en la iniciativa regional, por lo que aquel Tratado de Santa Rosa, con esas seis provincias históricamente no preexistentes que fueron territorios nacionales, quedó en una suerte de limbo declamativo más allá de un cierto entendimiento teórico.

Extrañamente, o no, la llegada de Néstor Kirchner a la Presidencia de la Nación no significó ningún avance para la REGIÓN PATAGONIA. Más aún, durante el régimen kirchnerista la situación de la Provincia de Santa Cruz mostró una constante decadencia y bajo gobernación de Alicia Kirchner llegó a insinuarse inviable por las dificultades para pagar los sueldos de la abultada plantilla estatal. Ello se aprecia particularmente grave en el deterioro educativo de la Provincia, que en 2023 perdió por conflictos gremiales 60 días de clase y donde se llegó al delirio de pasar de año a los estudiantes secundarios sin límite de materias previas, un absurdo corregido por el gobernador Vidal el 13 de Diciembre de 2023. Téngase presente que sin educación el desierto es más desierto.

Con la llegada de Javier Milei a la Presidencia de la Nación, habiendo cambiado sustancialmente el eje de la discusión política a partir de su firme voluntad de cumplir la promesa electoral de ajuste estructural y reforma funcional del Estado Nacional, los gobernadores patagónicos decidieron dar un nuevo impulso a la REGIÓN PATAGONIA, ya no sólo como una aspiración de economía regional sino como bloque político para negociar con el gobierno federal.

En tal sentido, el 11 de Enero de 2024 los gobernadores de Chubut, Ignacio Torres; de La Pampa, Sergio Ziliotto; de Neuquén, Rolando Figueroa; de Río Negro, Alberto Weretilneck; de Santa Cruz, Claudio Vidal; y de Tierra del Fuego, Gustavo Melella suscribieron la Declaración  de Villa La Angostura, documento que fija posiciones compartidas frente a las propuestas del Poder Ejecutivo Nacional.

Luego, el 7 de Marzo, se efectuó otra reunión de esa liga de gobernadores patagónicos en Puerto Madryn que ratificado la intención de negociar en bloque concluye diciendo: "Estamos dispuestos a acuerdos en la medida que no vengan impuestos ni estén precedidos de condicionamientos. Debe comprenderse la importancia de alcanzar consensos institucionales entre Estados preexistentes -como lo son las provincias- y una Nación formada por voluntad y elección de las provincias que la componen. Reafirmamos ese compromiso como así también el de defender a nuestras provincias ante cualquier intento de atropellar sus autonomías o menoscabar sus recursos".

2.- FANTASÍAS DE SECESIÓN

El proceso de regionalización patagónico arriba reseñado no alberga fantasías independentistas ni secesionistas para la Patagonia. Hay un antiguo y legítimo interés común de los sureños ex territorios nacionales por funcionar como bloque político y económico -más allá de lo partidario- dentro el devenir institucional de la República Argentina. Y es lógico porque la baja densidad poblacional de tan vasta región contrasta con el peso político que evidencian otras provincias en la Cámara de Diputados de la Nación y en la agenda política.

Por supuesto que la permanencia de la ocupación militar de las Islas del Atlántico Sur por parte de Gran Bretaña, la base china en Neuquén, los 20 años de kirchnerismo fogoneando el indigenismo y las usurpaciones "mapuches", la militancia izquierdista argumentando ecologismo contra cualquier inversión económica que mediante la explotación de los recursos naturales permita el desarrollo de la región, y cuestiones de subversión cultural como intentar establecer, negando la historia, un discurso de odio hacia la figura del Presidente Julio Argentino Roca, las disputas geopolíticas que se proyectan hacia la futura definición de soberanías nacionales sobre el continente antártico, entre otras varias cuestiones, hacen que muchos pobladores de la REGIÓN PATAGONIA con un fuerte sentimiento de Patria hayan desarrollado una comprensible sensibilidad especial ante algunas noticias sobre las que se construyen versiones noveladas de apetencias extranjeras y traiciones vernáculas.

Es imposible desconocer muchas de las teorías que creen desentrañar conspiraciones para extirpar a la Patagonia del dominio argentino. Y sin dudas la principal de todas ellas es la del llamado Plan Andinia, que supone a Israel en plan de anexar la Patagonia. 

En tanto considero a Israel un aliado confiable de la Nación Argentina, con lazos que van más allá de lo coyuntural, la idea del Plan Andinia no me parece que sirva ni como hipótesis para un juego de guerra. Las posibilidades que Argentina tenga un conflicto de disputa territorial con Israel es un rotundo y categórico cero. Una diversión novelesca como la tranquila vejez de Adolfo Hitler en Bariloche, cuentos de ginebra y fogón.

Y además, tengo la ligera sensación que quienes alientan teorías como la de la existencia del Plan Andinia tienen intenciones antiargentinas o, más allá de su intencionalidad, son funcionales a intereses opuestos a los de la Nación Argentina.

Al respecto, encuentro oportuno recordar a ese generalito miserable, con vocación de ordenanza, que para vergüenza del Ejército Argentino perpetró la afrenta a las Fuerzas Armadas y a la dignidad de la Nación, subiéndose con valentía teatral a un banquito para descolgar el cuadro de un dictador que hacía años no tenía ya ningún poder. Roberto Bendini, no tuvo lo requerido para evitar prestarse al show de Néstor Kirchner como vengador de la historia y el 24 de Marzo de 2004 perpetró esa hazaña de triste memoria.

A más de la falta de atributos que se supone forman el carácter de un general de la Nación Argentina, las implicancias del acto evidenciaban también una falencia intelectual en Bendini. ¿Qué cabeza racional llega a general para quedar en la historia como el sirviente del poder de turno que sólo servía para bajar un cuadro?

Unos meses antes, Agosto del 2003, el mismo general Bendini había sido acusado de haber alertado en la Escuela Superior de Guerra sobre grupos de israelíes que recorrían la Patagonia bajo coberturas turísticas, con intenciones como las que se atribuyen al Plan Andinia.  Uno de los que, muy exaltado en medios de comunicación, acusaba a Bendini de revivir la teoría conspirativa del Plan Andinia era Héctor Timerman. El gobierno de Néstor Kirchner abrió entonces una investigación. Bendini negó haberse expresado en tal sentido ante un grupo de capitanes y la investigación se cerró por falta de pruebas por la destrucción de unos cuadernos de apuntes, que al parecer habían dado fundamento a la acusación. 

Muy curiosamente unos meses luego Bendini, el acusado, hacía de ordenanza subido a un banquito para bajar un cuadro y Timerman, el acusador, era designado cónsul general en Nueva York. La carrera diplomática de Timerman fue exitosa en término de kirchnerismo, ya que llegó a ser canciller, y tal como Bendini exhibió su vocación de ordenanza, Timerman exhibió su vocación de inspector aduanero haciendo un grosero papelón con un avión proveniente de los Estados Unidos, a lo que hay que sumar el Pacto con Irán y el detalle no menor de haberse excusado de declarar bajo juramento en el Congreso alegando su condición de judío, pero que al asumir el cargo no había tenido ningún reparo en jurar como Canciller.

Frente a esos hechos no puedo confirmar ni refutar que Bendini haya dicho lo que Timerman le atribuía, pero la participación de ambos personajes en ese sainete, me lleva a creer que cualquiera que sea funcional a la lógica conspiranoica del Plan Andinia ostenta deficiencias intelectuales o morales. Creo entonces que Bendini no se caracterizaba por su brillantez ni Timerman por su decencia.

Antes que algún defensor de ausentes salte a decir que estoy hablando de dos muertos, aclaro que publiqué lo que pensaba de ellos cuando estaban vivos. Y los dos, finalmente, sin brillantez ni moral convergieron al servicio del kirchnerismo. Cumplían los requisitos.

Ahora bien, la circulación del Plan Andinia es un clásico de las teorías conspirativas, particularmente grave porque alienta la desconfianza hacia la religión judía y cuestiona la lealtad de una de las comunidades más importantes de la Nación Argentina.

No es entonces aceptable que desde la política se cometan torpezas tales que sirvan de alimento para la paranoia del odio. 

3.- LA TORPEZA EN LA COMUNICACIÓN POLÍTICA


Atendiendo a la sensibilidad que provocan las cuestiones de soberanía relacionadas con la Patagonia, y conociendo la facilidad con que circulan las teorías conspirativas, dos cosas han hecho mal los gobernadores patagónicos en materia de comunicación, la primera es posar para la foto como "Provincias Unidas del Sur", porque las Provincias Unidas del Sud es el modo en que el Himno Nacional, con rango constitucional desde que fue aprobado por la Asamblea del Año XIII, alude a la totalidad de las provincias que componen suelo argentino. Pretender apropiarse de ese significado es desvirtuar la comprensión del Oíd Mortales y segmentar de modo inaceptable la visión histórica y geográfica del territorio nacional.

Supongo que ninguno de los gobernadores conoce la trascendencia del Himno Nacional ni su valor jurídico. Y no me sorprende, hubo otro que avaló se interpretara con la letra cambiada y un fiscal se hizo el distraído para no ver el delito de ultraje al Himno como símbolo nacional.

La otra cuestión que hicieron mal, es avalar como logo lo que de tanta similitud parece plagio del logo de la DAIA, que además de demostrar una falta de creatividad absoluta (por la que quisiera suponer que no se pagó a nadie), parece hecho a propósito para alimentar el discurso de odio que esconde la teoría conspirativa del Plan Andinia.

Podrá argumentarse que hay sutiles diferencias de forma y orientación, que alude a la convergencia de las seis provincias y que no se debe permitir que el prejuicio condicione el significado de la imagen. Pero la imagen comunica también en base a prejuicios. ¿Si en lugar de parecerse al logo de la DAIA se pareciera a una esvástica se podría argumentar lo mismo, las sutiles diferencias? Obviamente el logo de la DAIA no alude a una ideología criminal, aunque muchos izquierdistas pro Hamas y con representación parlamentaria dirían que sí, pero aún así hay cosas que deben pensarse cuando se diseña un logo y que no se prestan para juegos. 


No hay manera que ninguno de los gobernadores patagónicos desconozca la existencia y circulación de esa teoría conspirativa, salvo que hayan podido hacer política y ganar elecciones desde adentro de un frasco. Y la misma DAIA debería reclamar por el evidente plagio de su logo, advirtiendo a los gobernadores sobre los modos "inocentes" de alimentar las usinas que buscan generar desconfianza entre compatriotas.

CONCLUSIÓN: 

Escribí esta nota tras recibir de distintos amigos patagónicos aviso de las versiones conspiranoicas que andan circulando. 

Son variadas, se escudan en un falso nacionalismo y en apariencia responden a distintos intereses, ninguno legítimo. 

Algunas van directamente contra el Presidente Javier Milei acusándolo de sionista que quiere vender la Patagonia.

Otras se dirigen a la supuesta intención independentista de los gobernadores a impulso ya sea de Gran Bretaña y Chile o de China.

Sin negar los evidentes intereses geopolíticos de distintas potencias en relación al territorio argentino, las que circulan a partir de reactivarse el impulso de la regionalización son todas versiones disparatadas. Ni Milei quiere vender la Patagonia, ni los gobernadores constituir un nuevo Estado nacional. 

Espero este artículo ayude a comprender que lo que está pasando, más allá de cierta torpeza comunicacional con que se alimenta la fantasía de la conspiración, es parte del juego político que imponen las circunstancias para definir acuerdos entre Nación y Provincias. No es más que eso.

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha,
un liberal que no habla de economía.




¿Qué es la Derecha?

¿Qué es la Derecha?
La Derecha, soy yo.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat