lunes, 24 de septiembre de 2018

EL ARTE DE COCINAR PANQUEQUES

  
 –¿Cómo califica la actuación de Patricia Bullrich en el caso Maldonado?
–Desacertada para su responsabilidad. Bullrich fue la vocera de una decisión que vino de lo más alto del Gobierno. Intuyo que cuando habló en el Senado o en las entrevistas estaba transmitiendo lo que decidió Macri. Pedir la renuncia de Bullrich es cambiar algo para que nada cambie. Macri no cree en el Estado porque su familia hizo su fortuna siendo parte de “los De Vido”, estando del otro lado del mostrador. Construyó su fortuna negociando con un Estado corrupto. Debe de pensar que todos somos comprables
Florencia Arietto, entrevistada por Laura Di Marco 
 


Desde mi renuncia, fundada en razones éticas, profesionales y políticas, mantuve en las críticas a la gestión de Patricia Bullrich una mirada comprensiva del contexto en su rol como ministro. Quienquiera que se tome el trabajo de leer mis artículos podrá corroborarlo. He mantenido proporciones de cal y arena para la crítica constructiva, aunque me fuera reprochado por amigos que juzgaban ese proceder como un exceso de moderación de mi parte o lealtad no correspondida.

El punto es que tanto mi renuncia como el objetivo al que se orientan mis críticas no persiguen obtener satisfacción personal, sino corregir defectos para mejorar la gestión del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Al presente algunas cosas han cambiado. Por lo pronto, la complejidad política de CAMBIEMOS ya no es un atenuante para juzgar la gestión de la ministro, puesto que no es más la presidente de un partido integrante de la alianza gobernante, con las tensiones que ello implicaba y aspiraciones de constituirse en partido de carácter nacional, sino que resignando identidad, fusión mediante de Unión Por la Libertad (UPL) con el partido de Mauricio Macri, Patricia  Bullrich es ahora otra chica PRO. Y esa claudicación, que privilegia la ambición personal por sobre las convicciones políticas, no es un dato menor. No es otro salto de partido lo que cabe cuestionar a Bullrich, sino que sean tan mezquinas y pobres las razones que la llevaron a proyectarse con la garrocha.

Con su traje amarillo hepatitis puesto, Patricia Bullrich se mimetiza en los vicios e incoherencias del PRO como expresión política del progresismo, eso que como bien define José Luis Espert es kirchnerismo con buenos modales. 

Así, en paralelo, es notorio que el Ministerio de Seguridad de la Nación apunta con decidido entusiasmo para mamarracho desde el momento en que Gerardo Milman fue ungido Jefe de Gabinete por Patricia Bullrich, en reemplazo de Pablo Nocetti. Milman, además, ha pasado a ser el ladero político de Bullrich en la Provincia de Buenos Aires, relegando a Luis Green.

La consecuente degradación de la gestión se pudo apreciar el 19 de Septiembre de 2018 cuando, en compañía de Milman y del ministro de seguridad de la Provincia de Santa Fe Maximiliano Pullaro, Bullrich fue a Rosario para mostrarse en la cancha de fútbol del club Amistad de Las Flores, que días antes había sido escenario de una balacera mientras los chicos jugaban al fútbol.

Milman, Bullrich y Pullaro en Las Flores,
una postal del clientelismo de la inseguridad.

Allí la ministro, que lo es desde hace casi tres años, manifestó su  adhesión al proyecto del concejal de CAMBIEMOS Gabriel Chumpitaz para declarar a Rosario en "emergencia de seguridad". Lo que configura un triste y patético reconocimento del fracaso, teniendo en cuenta que no fueron pocas las advertencias que recibió Bullrich sobre los desaciertos nacionales y provinciales respecto de la seguridad de Rosario; incluyendo una muy explícita nota de mi autoría: "ROSARIO, LA SUMA DE TODOS LOS MALES".

Rosario demuestra que el clientelismo de la inseguridad es la práctica miserable y demagógica consistente en ignorar cuestiones técnicas básicas, en función de lo cual los males previsibles ocurren de tal modo que los funcionarios aparezcan luego llevando el parche que hace las veces de solución.

Y allí mismo, tuvo Bullrich el poco tino de decir que "la inteligencia criminal hizo que cada día conozcamos más a las bandas y al narcotráfico", afirmación ridícula cuando por su exclusiva voluntad y decisión la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal (DNIC) se encuentra acéfala desde el comienzo de su gestión; caracterizada la misma por la falta de Inteligencia Criminal

Del mismo modo en que Patricia Bullrich no entiende la problemática criminal de la Provincia de Santa Fe y de Rosario en particular, tampoco interpreta el conflicto RAM que se desarrolla en el sur. Y este es otro punto en el cual el reemplazo de Nocetti por Milman deja ver un cobarde repliegue en favor del progresismo.

Desde el vamos la actuación del Ministerio de Seguridad en el sur ha recibido muchas críticas, que pueden clasificarse en dos categorias: racionales e irracionales. Las críticas racionales apuntan a lograr un mejor desempeño de los recursos estatales en procura de garantizar el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional (he escrito varias notas en esa línea: "LA LEY DE LA PATRIA" e "¡INTELIGENCIA!, O SANGRE", entre otras), las críticas irracionales, obviamente contra toda lógica, apuntan al desconocimiento de la Constitución Nacional en función de los intereses de la izquierda antidemocrática y negadora de la soberanía argentina.

El paroxismo de esa irracionalidad zurdo kirchnerista se alcanzó desde la inercia mentirosa del régimen difunto que, basado en la estafa de los 30.000 desaparecidos, intentó volver a prevalecer sobre la realidad con la construcción de la "desaparición forzada de Santiago Maldonado", algo que subsiste en los más fanáticos a pesar de la autopsia matando al relato. El primer reclamo surgido de esa irracionalidad fue pedir la renuncia de Patricia Bullrich, por tener el coraje de "bancar" a los gendarmes como muy pocos políticos lo hubieran hecho. Pero no obstante ese coraje, Patricia Bullrich en su condición de ministro no llegó a comprender cabalmente el conflicto RAM y, en lo que es la constante de su gestión, decidió mantenerse a la espera de los hechos y contentarse con la demagogia del espasmo. Lo cual es una manifestación evidente de su total desprecio por contar con el apoyo de Inteligencia Criminal.

Ahora, el mismo 19 de Septiembre, el Ministerio de Seguridad completa su salto al mamarracho con la contratación de Florencia Arietto como asesora de la Unidad Ministro.

Arietto no solamente se sumó a la campaña por Santiago Maldonado y criticó a Bullrich por aquello en lo que merecía elogio, sino que como demuestra el siguiente tweet, no interpreta ni remotamente que lo que está en juego no es la propiedad de la tierra sino la supremacía del Derecho Argentino por sobre un orden jurídico primitivo, el Az-Mapu, esgrimido por la izquierda disfrazada de mapuche como ataque a la soberanía nacional:


Vengo repitiendo que el gobierno no entiende la dinámica del conflicto RAM, y con contrataciones como la de Florencia Arietto es obvio que va a seguir sin entender. Y ese, aunque suficiente, no es el único antecedente que hace cuestionable la contratación de Arietto, repasemos algunos otros:


  1. Avaló la gestión del kirchnersita Víctor Hortel, creador de VATAYÓN MILITANTE, en el Servicio Penitenciario Federal: "Estoy muy conforme con lo que está haciendo. Si algo le puedo criticar es que tiene que tener vocación de informar a la gente, que explique lo que hace, para que la gente sepa y lo acompañe. Porque si no te gana Clarín con tapas que no dicen nada. La gente tiene que saber e involucrarse, y para eso hay que participarle".
  2. Acusó al gobierno de CAMBIEMOS de ir a un Estado policial: "Este gobierno quizás hasta puede ser exitoso su plan económico si en la Argentina vivieran diez millones menos de personas. O sea que este plan económico cierra con represión".
  3.  Declaraba en 2013: "Yo la voté a Cristina y la volvería a votar. Porque me parece que del otro lado no hay mucho que aporte. Este gobierno dejó muchas cosas a mitad de camino: no profundizó en la reforma de la policía, no profundizó en la urbanización de villas, no profundizó en el rescate de los pibes y la lucha contra el narcotráfico. Y cuando se queda a la mitad de rollo es muy difícil no virar a la derecha si te va mal electoralmente".

Entre el cambio votado en 2015 y el pensamiento de Florencia Arietto hay una evidente incompatibilidad. Era tanta la distancia que resulta curiosa esta abrupta incorporación panquequeada (si vale la expresión) desde el Frente Renovador, porque allá por el 2014 los jóvenes del PRO acusaban de panqueque a Sergio Massa y lo manifestaban repartiendo panqueques en la Plaza de Mayo, pero claro, la cuestión no sería el panqueque sino a quien alimenta... 

Allá lejos en el 2014, el PRO repudiaba los panqueques.

Es difícil entender qué puede aportarle Arietto al Ministerio de Seguridad de la Nación en tiempos de CAMBIEMOS. El único punto por el que podría tener algún sentido su incorporación sería el de la violencia en el fútbol, tema que le dio trascendencia pública a su paso por Independiente, pero ese es justamente uno de los puntos fuertes de la gestión de Patricia Bullrich a través del buen trabajo que viene realizando Guillermo Madero. No es por ahí la cosa.

Descartada la afinidad ideológica o el aporte técnico, la incorporación de Arietto tampoco se explica por la política ya que no resulta de un acuerdo entre el partido gobernante y alguna otra fuerza de peso, sino que se reduce a una mera contratación individual. La causa de esa contratación hay que buscarla por lo bajo, en la politiquería. 

Patricia Bullrich tiene un largo historial de enfrentamientos con Hugo Moyano y por ese lado viene la contratación de Arietto. Que Bullrich quiere ver preso a Moyano no es ningún secreto, que buena parte del gobierno quiere lo mismo, tampoco. Digamos también que Moyano no es Cristina Fernández: para CAMBIEMOS es más útil preso que libre; y eso marca la diferencia entre la política y la politiquería.

Incorporando a Arietto como una especie de Juana de Arco del ascenso, Patricia Bullrich se fortalece en su rol de Juana de Arco de la primera, porque lejos del éxito el slogan de narcotráfico cero o fronteras seguras, lejos de pacificar Rosario (y hasta pidiendo que la declaren en emergencia), sin entender lo que se juega en el conflicto RAM, exhibe lo único que puede exhibir: una nueva cruzada desde su voluntad hecha voluntarismo personalista. Porque no es que Arietto pueda obrar o aportar de manera relevante para que Moyano vaya preso, más aún se  supone que eso lo haría igual sin ser funcionaria (se supone); le sirve a Patricia Bullrich para mostrar que es la que tiene la sartén por el mango ofreciéndole un panqueque a Mauricio Macri en las narices de Sergio Massa... Politiquería. 

Sabe además, Patricia Bullrich, que mientras la economía siga siendo un desastre y la oposición mantenga la irracionalidad argumental del zurdokirchnerismo, contrapesada con el fanatismo amarillo, crecerán sus chances de ir como Vicepresidente en la fórmula para la reelección de Mauricio Macri. Y que mientras las fuerzas de seguridad, obrando por propia cuenta, conserven las apariencias de país administrado y no estalle ningún escándalo, el mamarracho en que se está convirtiendo el Ministerio de Seguridad de la Nación seguirá siendo algo de lo que no se hable en la prensa; entre otras razones por la inexistencia de un periodismo especializado en seguridad.



Ciertamente Hugo Moyano no es ningún santo, pero que aparezca como objetivo prioritario del Ministerio de Seguridad es algo que sólo pueden aplaudir los cambiemitas furiosos, que además de sapos comen panqueques, todo con la misma fruición.

Una buena razón para recordarles a muchos "chicos PRO" que compartimos la resistencia al régimen K porque buscábamos terminar con el fanatismo, no cambiarlo de color... 

La contratación de Florencia Arietto, al fin de cuentas, es apenas un detalle comparado con nombramientos que no quedan a la vista pública. Pero tomando sus propias palabras, y el prejuicio que ellas encierran, bien podríamos imaginar a Mauricio Macri comiendo un panqueque, servido por Patricia Bullrich tras hacerle dar una voltereta por el aire a un manijazo de sartén, y decir algo así como: "Me encanta el sabor de los panqueques en la mañana, saben a victoria, o a Florencia, como sea... me confirma que todos somos comprables".



No diremos si unos 70.000 pesos por mes es caro o barato, en cualquier caso es penoso que ahora todos sepamos cual es el precio que le puso a sus convicciones Florencia Arietto. Y todavía más penoso cuando es intenta justificarse diciendo que sostiene todo lo que dijo públicamente, pretendiendo con ello que la ministro Bullrich la convoca, justamente, porque piensa distinto en muchas cosas y eso mejora las acciones. Como excusa suena bien, pero si algo no se valora en la actual gestión del Ministerio de Seguridad es pensar distinto; y puedo acreditarlo.

De hecho, no pareciera que pensar se valore...





Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López.





martes, 18 de septiembre de 2018

EL DESHONORABLE AGUANTADERO DE LA NACIÓN





En Abril del 2015 la radiografía de la cultura institucional realizada por Poliarquía Consultores e IDEA Internacional (Institute for Democracy and Electoral Assistance), daba la pauta del principal problema de la Argentina al señalar que el 79% de los habitantes percibía que la mayor parte del tiempo se vive fuera de la ley. Potenciado ese estado de salvajismo por la preocupante discordia que implicaba el 73% de los consultados asegurando que: no hay consenso social en distinguir aquello que está bien de lo que está mal.

No me consta que esa encuesta se haya actualizado al presente, pero difícilmente los datos hayan variado mucho en el tiempo transcurrido desde entonces a hoy. Así lo ratifica la sola imagen del Deshonorable Aguantadero de la Nación, antiguamente conocido como Senado de la República Argentina, en cuyas opacas bancas encuentran asilo para evitar ir a la prisión dos ex presidentes de la Nación, Carlos Ménem y Cristina Fernández de Kirchner. Por no mencionar el caso de otro, Adolfo Rodríguez Saa, que siendo Presidente suspendió irresponsablemente el pago de la deuda externa y con la misma irresponsabilidad se desentendió del desmadre huyendo igual que rata por tirante.



Si el régimen kirchnerista logró retrotraer la Argentina a discusiones preconstitucionales, el gobierno de CAMBIEMOS -eligiendo la kontinuidad cultural- eludió dar la batalla en la centralidad del problema argentino. A tal punto que alrededor del procesamiento de CFK se hace evidente que nuestra sociedad sigue sin tener siquiera un consenso básico para diferenciar el bien del mal. Muchos, de aquel 54% que llegó ostentar en las urnas el kirchnerismo, siguen creyendo que robar está bien y lo justifican. Y esto no significa que en el restante 46% todos sean devotos de la honestidad.

El conjunto de nuestros senadores, personajes sin brillo ni convicciones republicanas, es representativo de la casta política antes que de las provincias a las que deberían representar. Ese Senado de pobres argumentaciones y fuertes intereses, por la sola inercia de la institución sobre la mediocridad de sus miembros, volverá a tener en sus manos la posibilidad de enmendar su larga complicidad con la impunidad. Veremos entonces, a falta de otra encuesta sobre el consenso social, si al tratar el nuevo pedido de desafuero de Fernández hay consenso entre los senadores para distinguir aquello que está bien de lo que está mal; o si todo seguirá siendo lo mismo.



En relación a la seguridad vengo sosteniendo que el principal problema en Argentina no es el narcotráfico ni la corrupción, sino aquello que favorece esas y otras actividades criminales: demasiada gente que no desea vivir bajo la irrestricta supremacía de la Constitución Nacional.

No solamente es el principal problema de la seguridad, es "el problema de la Argentina". Cualquier  país habitado por personas sin conciencia cívica se expone a oscilar entre la demagogia, la anarquía y la dictadura. Argentina, con su larga decadencia es prueba de ello.

Cuando se pierde la racionalidad de pensar al país desde su Constitución Nacional hasta la misma idea de Patria se vuelve difusa, e incluso peligrosa, susceptible de ser desvirtuada como intentó el régimen durante su década infame. Y no puede haber patriotismo ni racionalidad constitucional cuando los senadores consienten que sus bancas se deshonren, poniendo a políticos corruptos en situaciones de privilegio por encima de la división de poderes y del más elemental sentido de la honestidad. 

Hace años que Argentina discute sus problemas sin resolverlos y agravándolos para pasarlos de generación en generación. Lo triste, es que obra el país como esas personas que buscan sus anteojos cuando los tienen en la mano. La Argentina comenzó a soñarse cuando Don Vicente López y Planes escribió el "Oíd mortales", fue pensada con la Constitución de 1853 y se puso en práctica con la Generación del 80: evitemos buscar soluciones desde la alquimia mágica porque la Constitución Nacional la tenemos en la mano. 

Entonces dejémonos de joder con las interpretaciones retorcidas de las cláusulas constitucionales, fruto del garantismo mal entendido que venimos padeciendo por influencia de Zaffaroni y compañía, la ley debe ser interpretada para proteger la honestidad pública, porque en definitiva es la vida del honesto habitante la que hay que garantizar y no el medio de vida ilícito del delincuente; por muy presidente que haya sido.

Justificar la corrupción política, decanta siempre e inevitablemente en inseguridad pública. Hay que ser ideológicamente un parásito para frente al delincuente que se lleva el fruto del esfuerzo ajeno o sencillamente la propiedad ajena, imponer que la única reacción que deja la interpretación de la ley sea la resignación.

Cuando un político corrupto se sale con la suya, también ampara a delincuentes lúmpenes que, lejos de robar millones a sola firma y sonreír impunes en afiches electorales, no vacilan en matar por lo mínimo. De allí que sea para celebrar que un juicio por jurados le haya devuelto algo de sentido común a la interpretación de la legítima defensa.

La igualdad ante la ley no es matemática, es igualdad en igualdad de circunstancias, y entre el delincuente que perpetra un acto delictivo y el honesto que reacciona no hay ni puede haber igualdad de circunstancias. El víctimario sigue siendo victimario y la víctima sigue siendo víctima, incluso cuando mate al victimario.

El mismo sentido común, aplica para el caso de las inmunidades legislativas; no las pusieron ahí los constituyentes como un absoluto para que políticos corruptos queden impunes, sino confiando en la honorabilidad de cada Cámara. Esa cámara que, debiendo ser Alta (en todo el sentido de la expresión) elige -por no distinguir el bien del mal- el rastrero desatino de ser el Deshonorable Aguntadero de la Nación.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López

jueves, 13 de septiembre de 2018

LAGO PUELO HOMENAJEA A LOS 44 MARINOS DEL ARA SAN JUAN


Resultado de imagen para submarino ara san juan cuadro

El sábado 15 de Septiembre de 2018, a las 10:00 hs, en Lago Puelo, Chubut, fruto del sentimiento patriótico de vecinos de esa localidad, como José Guillem, Alfredo Cabajal, Julio Traverso Gueydan, Jorge Pascual, Simón González, Marcelo Méndez y otros, se concretará un sentido homenaje a la memoria de los 44 tripulantes del Submarino ARA San Juan.

Se trata del acto inaugural de una gruta construida en la Plaza Pudu Pudu en la que se entronizará una imagen de "Nuestra Señora Stella Maris", Virgen protectora de los marinos, con una placa alusiva a los 44 submarinistas. 



El Concejo Deliberante de Lago Puelo, con buen criterio. hizo suya la iniciativa de los vecinos, quienes pusieron especial énfasis para que el homenaje fuera tan sencillo como claro, imposible de ser desvirtuado. Así obtuvieron asesoría del VGM Contraalmirante (RE) Juan Carlos Neves, preocupados por asegurar que nada desmerezca la buena intención y ninguna palabra quede fuera de lugar.

La Pluma de la Derecha adhiere al acto y felicita a los vecinos de Lago Puelo por su cabal comprensión y reconocimiento de los sacrificios que implica el sostenimiento de la soberanía nacional. Advirtiendo, al mismo tiempo, que no es para nada casual esa comprensión y ese sentimiento en los argentinos de la Comarca Andina del Paralelo 42, ya que sucesos de pública y notoria trascendencia demuestran que hay en la región elementos secesionistas y subversivos operando activamente contra la soberanía argentina.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López.










lunes, 10 de septiembre de 2018

LO QUE DEJA LA OBSECUENCIA

Matías Lobos y Patricia Bullrich

Mauricio Macri, se jactó pocos días antes de asumir la Presidencia de la República de contar con "el mejor equipo en cincuenta años", pero desde que asumió hasta hoy su mandato es la desmentida de ese alarde. 

Casi tres años después, la intrascendencia de su equipo de gobierno queda en evidencia cuando el Presidente dice a los ciudadanos: "Tengo que estar tranquilo porque si me vuelvo loco les puedo hacer daño". Vale decir que está rodeado de un elenco de obsecuentes, que ni en la locura lo confrontarían, no muy distinto de los kachivaches del gobierno anterior; y hasta con uno, Lino Barañao, que viene heredado de Cristina Fernández. 

La reacción cívica frente al proyecto totalitario del régimen K, que en su espiral corrupta dirigía el país a ser otra Venezuela, era también la conciencia social sobre la gravedad de la situación. CAMBIEMOS fue la herramienta para impedir esa tragedia. Sin embargo, Mauricio Macri, votado en nombre del cambio,  asumió bailando, e incumpliendo promesas de campaña como "terminar con el curro de los derechos humanos" se negó a dar la frontal batalla cultural que ese cambio reclamaba, optando en cambio por el gradualismo en todos los órdenes. 

Eludiendo ir por los temas de la realidad, el macrismo fue construyendo su propia ficción discursiva, que al igual que la kirchnerista se deshace en contradicciones.  Así, Guillermo Dietrich, negando ser un relator de la realidad ensaya su parte del relato diciendo: "Es un gobierno con convicción, y a veces eso puede generar sensación de soberbia". Pero otro ministro, Rogelio Frigerio, cajonea esas supuestas convicciones cuando afirma: "La situación difícil por la que atraviesa la Argentina exige que vayamos al equilibrio fiscal más rápido que lo que te teníamos pensado, y por consiguiente tuvimos que echar mano a los impuestos al comercio exterior, algo que no nos gusta, que hemos criticado siempre, que nos parece una pésima idea... ". O sea: el gobierno tiene la convicción de llevar adelante pésimas ideas. 

Omite Frigerio decir que la situación coyuntural es grave porque en lo que lleva el mandato presidencial de Mauricio Macri, no se tomaron ninguna de las medidas de reducción del gasto público y reforma del Estado que los "liberalotes" reclamábamos para no tener que recurrir a lo que el mismo Frigerio califica de "pésima idea". No recuerdo otro caso en el que un funcionario diga que están resolviendo una crisis con herramientas a las que considera "una pésima idea".

La lealtad es un valor, la obsecuencia su caricatura grotesca. Por eso una de las características de la obsecuencia, como gran enemiga de la racionalidad, es proyectarse al ridículo. La obsecuencia es una forma de hacer el ridículo. 

Cuando un Presidente forma un gabinete de obsecuentes, la racionalidad republicana se ve afectada y la obsecuencia se va decantando hacia abajo. Esos ministros no confrontan al Presidente, ni los funcionarios subalternos a los propios ministros. Y es así que, en un contexto de obsecuencia, se llega a situaciones bizarras como la que paso a relatar: 

El 14 de Agosto, Horacio Jaunarena publicó en perfil una nota titulada: "Falta definir el alcance del apoyo de las Fuerzas Armadas a las de seguridad". La cual incluye este párrafo: "Probablemente la alternativa más conveniente resulte poner en funcionamiento una Superintendencia de Fronteras, en el ámbito de la 'Comisión Nacional de Fronteras' (Decreto 68/2017) de la Jefatura de Gabinete, desactivando la Subsecretaría de Vigilancia de Fronteras del Ministerio de Seguridad, hoy muy limitada en sus funciones y, por lo tanto, más testimonial que efectiva".

La nota fue leída por José Guevara,  asesor de la citada Subsecretaría de Fronteras, quien la publicó en su Facebook, con un comentario no falto de loas hacia la ministro: 



Matías Lobos, Subsecretario de Control y Vigilancia de Fronteras del Ministerio de Seguridad de la Nación, lee en el muro de su  asesor la nota que pone de manifiesto falencias de diseño y gestión, lo cual dada su "idoneidad" en el cargo, no interpreta como ayuda para mejorar sino como exhibición de su nula trascendencia funcional. 

Consciente de su ficticia utilidad, Lobos decide que algo debe hacer, y siendo que no puede desmentir la nota entonces despide al asesor. Porque los asesores están para halagar y deben compartir notas lindas, no notas críticas... Ahora, como Lobos es tan, pero tan, "idóneo", explicita por whastsapp al asesor que prescinde de sus servicios por haber compartido una nota crítica, en estos términos: 

: q linda nota q compartis justo la nota q dice q estamos al pedo y no servimos para nada
: no se q querra hacer patricia vos hoy dejaste de ser mi asesor
: un area q tiene un rol testimonial como dice la nota no necesita de un asesor testimonial




Entendamos que un asesor puede ser despedido por la sola decisión de aquel al que asesora, por lo cual no hay en estas líneas reproche por el despido en sí, pero la razón esgrimida es altamente cuestionable y nos deja esta triste moraleja: Donde reina la obsecuencia conviene ser obsecuente, lo que digan los que saben mejor que no lo cuentes.

En esas manos los destinos del país y la seguridad de la Nación...


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

jueves, 6 de septiembre de 2018

FEDERICO ANDAHAZI Y LA MINISTRO DE LA TRISTEZA INEXPLICABLE




La imagen puede contener: 1 persona, texto


LA MINISTRO ESTÁ TRISTE... ¿QUÉ TENDRÁ LA MINISTRO?

El martes 4 de Septiembre en el programa "Palabra de Leuco" que se emite por TN, Federico Andahazi conversó amablemente con la ministro de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich. En ese contexto se dio este diálogo: 

ANDAHAZI: Usted es una de las ministras (sic) mejor conceptuadas, hasta donde yo sé, por el Presidente Macri, y es una de las indiscutibles, ¿no?, en todos estos cambios que se han estado produciendo Patricia Bullrich es intocable. ¿Cómo se vive dentro del gobierno estos cambios que propuso el Presidente Macri?
BULLRICH: Bueno, a ver, desde la perspectiva mía de una persona que viene trabajando con un gabinete, con un montón de gente, que haya algunos que quedemos en el gabinete y otros que no queden en el gabinete hay cierta tristeza porque es un equipo de trabajo. Igual es un equipo que, y es importante mencionarlo, que todos independientemente del cargo en el que están, nadie salió con la cosa tradicional de la política de decir "si me bajan de ministro me voy", se quedaron todos. Y eso me parece que es un rasgo importante, que acá se privilegia el equipo. Pasar esta situación difícil, pero sabemos que pasar esta situación difícil es como romper una lógica de una Argentina que no quiere cambiar, una lógica de una Argentina que siempre que está por cambiar hay algo que traba ese cambio, hay algo que lleva a que el cambio retroceda, y nosotros sentimos que estamos como en ese momento, ¿no? en ese momento en el que decimos, tenemos que cruzar todo el desierto, no nos podemos quedar a la mitad, tenemos sed, tenemos problemas, tenemos situaciones terribles pero tenemos que lograr pasarlo, porque la historia argentina va a cambiar en la medida que logremos demostrar que somos capaces de resistir a todos los poderes corporativos, a los poderes mafiosos, a los que quieren dejar la Argentina como está, a los que cada uno se llevó una tajadita de la Argentina durante años. 


El tono halagador de Andahazi hacia la ministro, calificándola ni más ni menos que de "indiscutible" e "intocable", es una buena demostración del blindaje mediático que, por coraje y voluntad (siempre he reconocido eso), supo ganarse Bullrich a partir de las críticas que le propinó la oposición irracional y antidemocrática. La izquierda toda, con los mercaderes de derechos humanos y el kirchnerismo a la cabeza, hizo y hace el ridículo pidiendo su renuncia por la "desaparición forzada de Santiago Maldonado" igual que denunciando, a través de personajes faltos de toda credibilidad como Luis D'Elía y Eugenio Zaffaroni, la existencia de un "Plan Cóndor II". 

Está claro que si la única opción fuera Bullrich o Zaffaroni, Bullrich o Marcelo Saín, Bullrich o Estela de Carlotto, Bullrich o cualquiera de sus antecesoras en el cargo, es decir Bullrich o el delirio zurdo, en ese caso, ya lo he dicho públicamente: Bullrich no solamente merece ser intocable e indiscutible, sino que, además, me declaro su más leal soldado. 

Ahora bien, hecha esa aclaración necesaria, tenemos que recordar que quienes somos racionales y democráticos, resistimos al kirchnerismo para recuperar la República; y el espíritu republicano no es compatible con funcionarios indiscutibles e intocables. Silenciar las críticas al gobierno porque confronta con lo peor, tiene dos efectos nefastos. El primero y principal es que se impone la parálisis del miedo y no se corrigen los errores. El segundo, y consecuencia del primero, es que limitamos nuestro horizonte a optar entre el malo y el peor. 

Para dar un contexto más preciso a las palabras en la respuesta de Bullrich, acotemos también que la pregunta de Andahazi alude a la reducción de ministerios anunciada por el Presidente Mauricio Macri. Una reducción que lejos de avanzar en pos de una profunda reforma del Estado, se limita a maquillar la aberración de haber asumido el gobierno disponiendo una veintena de ministerios sin ningún criterio de funcionalidad. 

Tan poco sustancial es lo anunciado por el Presidente como incomprensible la "cierta tristeza" que manifiesta experimentar Bullrich aduciendo que algunos dejaron de ser ministros. Especialmente incomprensible cuando ella misma lo dice: "se quedaron todos". 

"Se privilegia el equipo", apunta la ministro que lo sigue siendo, pero ¿eso es un equipo? No lo parece, o por lo menos hay quienes no entienden ni sus roles ni para quién juegan. Así el ahora Secretario de Cultura, el muy progre Pablo Avelluto, olvidándose que el Poder Ejecutivo es unipersonal, le adosó al Presidente Macri el peso muerto de Marcos Peña como si fueran siameses, y para peor graficó lo inseparable del dúo diciendo que son como "Tom y Jerry". Eligió una pareja de dibujos animados, pero además dos que pelean entre sí y ocasionalmente se unen contra algún tercero, una pareja disfuncional. Pudo haber elegido a Batman y Robin o con criterio clásico y romántico al Quijote y Sancho Panza, pero no; eligió un gato y una rata... 

Resultado de imagen para tom jerry cat dumb

Atar el Presidente a otra persona, cuando todos los demás funcionarios son y deben ser sus fusibles, es presentarlo como débil y dependiente. Imagen a la que contribuye Elisa Carrió al autoproclamarse  como intérprete de la voz del Presidente quien, según implica ese rol, no sería enteramente capaz de expresarse por sí mismo. Para peor, en modo pitonisa Lilita deja volar su imaginación cayendo en una muy desafortunada y dramática comparación con el final del gobierno de Salvador Allende en Chile, fantaseando con que sería divino que la mate Luis D'Elía. En su delirio ridículo olvida Carrió que el de Macri, se supone, no es un gobierno comunista y que no hay ningún kirchnerista que le llegue a los tobillos a Augusto Pinochet.

Quizás Macri vuelva a decir, esta vez sin atender al cuidado de su investidura que, tal cual aquello de "Macri gato", le parece "ocurrente" la cita de Avelluto o el dislate de Carrió, pero habrá que explicar entonces cómo aquel gobierno que votamos para terminar con el régimen K y dar el cambio, acobardado por el tigre de papel, llegó a ser parodia de Tom y Jerry según propia definición de uno de sus funcionarios; mientras otros aliados políticos fantasean con finales apocalípticos. Y la explicación es simple: CAMBIEMOS, en especial el PRO, subestimó la fuerza del cambio en la ciudadanía tanto como sobrestimó la capacidad de daño del residuo K. 

Así, temeroso de la reacción al cambio, Mauricio Macri dejó de lado promesas electorales como "terminar con el curro de los derechos humanos" para entregarse al gradualismo y la kontinuidad con buenos modales, por eso Lino Barañao, ministro del régimen, ministro de Macri y ahora secretario, se pavonea de seguir en el cargo como garante de la transición.

Como dijo Bullrich: "se quedaron todos". Y eso deja en claro que no hay "nuevo gabinete", son las mismas galletitas en un paquete más chico y con precio remarcado, lo mismo que unos cuantos años atrás se hizo tendencia en las góndolas de los supermercados. 

Por eso, cuando la ministro de la tristeza inexplicable argumenta que "hay algo que lleva a que el cambio retroceda", es el momento de señalarle que ese algo no es otra cosa que el propio gobierno que ella integra. El gobierno de un Presidente que asumió bailando y que desde su alegre asunción hace todo lo posible por eludir la batalla cultural de la que depende revertir la degradación institucional, cultural e intelectual, que en niveles de miseria material y moral dejó como herencia el kirchnerismo. 

Un gobierno pasado de progre, tibio, que olvidando que no debe gobernar para todos sino sólo para quienes anhelan vivir bajo la irrestricta supremacía de la Constitución Nacional hace el ridículo cada vez que busca congraciarse con la izquierda en desmedro de quienes fuimos sus votantes. Un gobierno que no se esfuerza por corregir notorios incumplimientos constitucionales y que, como esperando la lluvia mágica de la abundancia, encuentra excusas para no encarar la inevitable reestructuración del Estado. Un gobierno como todos los anteriores que sigue cargando el peso de la crisis sobre el sector privado y negociando deuda. Un gobierno que debía ser "EL CAMBIO" pero eligió ser más de lo mismo.  

No por inexplicable la "cierta tristeza" de Patricia Bullrich deja de tener significado. Porque al elogiar la permanencia de todos cabe interpretar una velada crítica sobre Luis Green, quien siendo Secretario de Fronteras renunció cuando, en un paso de comedia típico de CAMBIEMOS que es retroceder sobre las decisiones tomadas, se desjerarquizó el área a Subsecretaría. En un gobierno de funcionarios que anteponen la permanencia al cumplimiento del deber, lo de Green fue meritorio; no se fue por vanidad personal, sino por considerar que la desjerarquización de un área creada por el propio gobierno era un error estratégico. 

Patricia Bullrich, a imagen y semejanza de Mauricio Macri, puede seguir postergando la reestructuración funcional que necesita el Ministerio de Seguridad, donde el amontonamiento de funcionarios tampoco hace un equipo. La ministro de la tristeza inexplicable tuvo alguna vez, en el devenir de su evolución política, una aproximación al liberalismo, pero claro, eso fue  antes de llegar al gobierno y sentir "tristeza" por una mínima y formal reducción de ministerios. Ahora es una  disciplinada y ambiciosa "chica PRO" que aspira, ante la falta de aciertos en materia económica, a integrar la fórmula presidencial para la reelección de Mauricio Macri.


Es esa proyección como precandidata a la Vicepresidencia de la Nación, algo de lo que se habla sin subir mucho la voz, su voluntarismo se potencia. Al fin de cuentas, representa la voluntad de pelea que parece faltarle a Mauricio Macri y le cierra bien a Durán Barba para capitalizar la polarización del 2019 confrontando con el kirchnerismo.

¿Y el cambio? Para el PRO el cambio es como el cielo; puede esperar. Más aún, no hay apuro en llegar ahí. Para esa fuerza progre, ahora es tiempo de repetir en amarillo aquel slogan naranja de "con fe y optimismo"; hasta que alguien pregunte ¿en qué se han convertido?

Asumamos también que siendo un gran Escritor, Federico Andahazi es un principiante en el periodismo, tal vez por eso cándidamente, como ningún periodista se atrevería, expuso el blindaje sobre el voluntarismo que signa la gestión de Patricia Bullrich: "indiscutible" e "intocable".

Flaco favor se le hace desde la prensa a la política y a las instituciones republicanas, cuando un acuerdo tácito silencia críticas racionales a una gestión como la de la Ministro Bullrich que, con notorias falencias técnicas, sólo pasa por buena en comparación con el kirchnerismo -la nada misma en materia de seguridad-, pero que apenas califica por debajo de lo mediocre cuando se la compara con el óptimo posible (Ver: PENSAR Y SENTIR. LA SEGURIDAD DE LOS ARGENTINOS).

Podrá decirse que lo de Andahazi fue una expresión que sólo revela su consideración personal, pero lo cierto es que ningún periodista que accede a una entrevista con la ministro pregunta por fuera de su área de confort. Y así, por ejemplo, nunca le preguntan cómo es que mantiene acéfala la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal (DNIC) desde el mismo día de su asunción. Sin Inteligencia Criminal no hay plan de seguridad.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López











jueves, 30 de agosto de 2018

SOBRE LAS MEJILLAS CATÓLICAS, por Alejandro Tomás Butler


Resultado de imagen para coins caesar


Comentario a la nota del 27/08/2018 de la Pluma de la Derecha "¿Cuántas mejillas tienen los católicos?"

La nota en comentario cuestiona a la Iglesia Católica por la negociación económica que estaba y sigue llevando adelante la Conferencia Episcopal Argentina en representación de la Iglesia Católica y el Gobierno federal por cuanto la primera renunciaría al aporte económico del Estado, cosa que a la fecha ya ha concretado en gran parte

Se entiende en la nota que nos ocupa que se estaría incumpliendo con la manda del artículo 2° de la Constitución Nacional que ordena al Gobierno federal sostener a dicho culto y se da a entender que la única vía para canalizar esa iniciativa debería ser mediante una reforma de la Constitución, tal como cualquier otro cambio que se pretenda hacerle a la ley de leyes (v.gr. separar totalmente a la Iglesia del Estado, derogando el artículo mencionado; habilitar el aborto, derogando las normas pertinentes).

Mi comentario concreto es que en tanto los derechos patrimoniales son disponibles y se entienda por “sostener el culto católico” no sólo su aspecto económico sino también el moral no habría violación constitucional alguna a dicha manda porque se renuncie a los aportes económicos que recibe la Iglesia, pues dicha renuncia entra dentro de su esfera de libertad y con ello la Iglesia no hace más que incrementar su ayuda al Estado.

Sí, digo bien, incrementar su ayuda al Estado, porque si bien éste destina anualmente 174 millones de pesos al sostenimiento del Culto Católico, lo cierto es que la Iglesia -en una argentina con un 30% de pobreza- eroga alrededor de 380 millones de pesos en apoyo y acompañamiento en todos los rincones del país a muchas familias agobiadas por el peso de un Estado que no llega a curar todas las llagas, ni cubrir todas las necesidades y dicho sea de paso que el propio Estado ha creado en gran parte por su propia ineptitud y corrupción sistemática.

Agrega la nota enlazada que Cáritas Nacional aportó en 2016 94 millones de pesos en educación, ayuda inmediata y emergencias, desarrollo institucional, abordaje de las adicciones y economía social y solidaria; y, si a ello se le suma Caritas diocesana y Cáritas parroquial el número se multiplica por tres, pasando en ese año a más de 282 millones de pesos,sin considerar las donaciones que en todas las parroquias se reciben a diario para el desarrollo de Cáritas y que no se cuantifican porque se van destinando casi en forma instantánea para cubrir las necesidades de miles de familias. Por otro lado, no hay que olvidar la Colecta +x- que distribuyó en 2016 entre las zonas más pobres del país más de 35 millones de pesos.

En síntesis, los fieles católicos en lo material contribuyen al sostenimiento económico de la Iglesia y a paliar la pobreza para hacer el bien sin mirar a quién y sin reclamar a nadie, asumiendo un rol de caridad por un imperativo religioso, moral y voluntario y ello más allá de ser una obligación del Estado velar por el bienestar de todos sus ciudadanos, quienes a través de sus impuestos lo sostienen, sea éste eficiente y honesto o mafioso, corrupto e inepto. 

Un dato de color que trae el artículo de Los Andes y que quizá no se conozca, es que la Iglesia en argentina comenzó siendo una organización autofinanciada e independiente del Estado y fue éste quien quiso hacerla dependiente para disciplinarla e intentar manejarla en su acción y discurso.

Prueba de ello son los propios dichos de Bernardo de Irigoyen cuando en la sesión del 11 de agosto de 1871 de la Convención Constituyente de Buenos Aires, manifestó: "La verdad del caso, Señor Presidente, es que la Iglesia se sostenía con los bienes que poseía, donados por los fieles. Vino el año 22 en que el gobierno concibió la idea patriótica de una reforma general, y en ella comprendió también al clero. Se inició pues la reforma eclesiástica, y para llevarla a cabo sancionó una ley que en su artículo 19 dice lo siguiente: ‘Desde el 1 de Enero de 1823, quedan abolidos los diezmos y las atenciones a que eran destinados serán cubiertos por los fondos del Estado’. Viene enseguida otra disposición de la misma ley de donde resulta que no fue la Iglesia Católica la que trató de ser sostenida por el Estado sino que fue el Estado el que tomó posesión de todos los bienes de la Iglesia, el que suprimió las contribuciones con que la Iglesia se sostenía, y que fue el Estado el que creyendo que estaba realizando una reforma liberal, una reforma de alta conveniencia pública, dijo: Tomo a mi cargo el sostén del Culto Católico en este país. Ésta es la verdad histórica". Luego, la Constitución del 1853 consagró en su artículo 2° el sostenimiento del Culto Católico y las reformas sucesivas lo respetaron, siendo el último gobierno cívico-militar el que promulgó una ley dando respuesta definitiva al reclamo de la Iglesia por aquella renta que había dejado de recibir por los bienes expropiados sin contraprestación alguna.

A no preocuparse, entonces, por el incumplimiento que se plantea en esta nota a la mentada manda constitucional por ser más aparente que real.

Tampoco nos adelantemos a lo que se pueda querer eliminar, incumplir o reformar de nuestra Constitución por parte de la izquierda, con el agregado que es justo hacer de los liberales que los acompañan en estas empresas, ya que para ello habrá tiempo para poner la cabeza y acciones que sean necesarias para considerarlas, y ocupémonos también en ver cuánto se ha respetado la Constitución por quienes tenemos el deber de hacerlo, reprochando su incumplimiento a todos los legisladores que la violaron, como en el fresco caso por ejemplo del tema aborto, por el hecho de no haber rechazado ese proyecto en el debate y voto, y sumemos nuestro reproche a todos los ciudadanos que también tuvieron el deber de respetarla y no lo hicieron, especialmente los abogados y quienes militamos individual u organizadamente en su defensa, formando parte de nuestros idearios.

La negación de la vida, de la libertad de conciencia y de la libertad de los idearios institucionales no son humana, ni constitucionalmente concebibles para los ciudadanos, ni tampoco son concebibles religiosamente para los creyentes, habiendo dado la mayoría de todos ellos sobradas muestras de rechazo a estas negativas propuestas con exitoso resultado parlamentario. 

La Constitución Nacional es Patria y Libertad, y Dios es fuente de toda razón y justicia, según su preámbulo.

Dr. Alejandro Tomás Butler

lunes, 27 de agosto de 2018

¿CUÁNTAS MEJILLAS TIENEN LOS CATÓLICOS?



"Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian. 
Bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman. 
Al que te pegue en una mejilla, preséntale también la otra".

El evangelio según San Lucas: El amor a los enemigos.



Resultado de imagen para la pasion de cristo


La pregunta que da título a este artículo me la he formulado muchas veces. Y al momento en que me siento a escribir confirmo que no será un tema fácil de abordar. La zona en que religión y política se superponen es siempre una zona de riesgo, aunque en rigor de verdad no debería serlo. Al fin de cuentas, como el mismo Jesús supo observar ante la malicia de los fariseos: "Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios" (El evangelio según San Mateo. El impuesto debido a la autoridad). 

Claro que discernir el límite entre las dos jurisdicciones, por así decirlo, ha sido controversial a lo largo de la historia. Siendo ateo, tengo por regla no cuestionar jamás la fe ni los sentimientos religiosos de los demás, sean creyentes o no. Suelo repetir que tengo un pacto tácito con cada una de las religiones, no me meto con ellas ni ellas conmigo. Por lo tanto este artículo, que pretende interrogar sobre la conducta política de los católicos y de la Iglesia como institución, no puede transitar por el camino de la espiritualidad, la creencia, la fe, el dogma cristiano de la Iglesia Católica Apostólica Romana y sus fieles. No es la religión el tema a tratar en este artículo, es la política. 

Formuladas estas necesarias aclaraciones preliminares, me vienen a la memoria distintos hechos en los cuales me hice la pregunta del título: ¿cuántas mejillas tienen los católicos? Al simple efecto de ser breve, mencionaré dos: el copamiento de la Catedral de la Ciudad de Buenos Aires, con el uso de su atrio como baño por parte de Hebe de Bonafini junto a otras madres de terroristas; y los escupitajos y pintadas con aerosol sobre jóvenes que al modo Gandhi, aunque rezando el Rosario, procuraron en resistencia pasiva evitar que manifestantes feminazis dañaran la Catedral de San Juan. 




A estos dos hechos concretos y emblemáticos de atentados contra la libertad religiosa, que es madre de la tolerancia y la sana diversidad, hay que sumarle una enorme cantidad de agravios que se suceden cual impunes cachetazos sobre las mejillas de los católicos. Hechos de esa índole, como las ofensas procaces y de mal gusto, escudadas en supuestas manifestaciones artísticas, que van de los adefesios de León Ferrari al Cristo hecho en torta de la que comió el ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires Enrique Avogadro; nos demuestran el permanente ataque de la izquierda, arreando su rebaño de progres, contra la Iglesia Católica. 

Y ahora, interpretando las apetencias de la casta política, la izquierda promueve -muy activamente al punto de organizar apostasías colectivas-, la separación de la Iglesia y el Estado. Y no es casual que esa movida sea un emergente del intento de establecer el aborto indiscriminado, ya que ambas cuestiones requieren reforma constitucional para poder materializarse. La izquierda necesita diluir la identidad nacional, tanto como la casta política necesita un chivo expiatorio, de ahí que quieran convencernos que los problemas del país requieren una nueva reforma de la Constitución Nacional; la misma que reformaron en 1994 sin tener entonces ni ahora ninguna intención de cumplirla. 

En este contexto, leo con mucha preocupación en Clarín que la Iglesia católica inició formalmente negociaciones con el Gobierno para renunciar al aporte económico del Estado, según confirmó la Conferencia Episcopal Argentina, que agrupa al centenar de obispos del país. 

Y aquí es donde debo cuestionar políticamente a la Iglesia. Porque el Artículo 2º de la Constitución Nacional es muy claro: "El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano". Hay un mandato específico de los constituyentes, que obedece a razones históricas, de participación de la Iglesia Católica en la formación de la Argentina como Estado independiente y como identidad nacional. No se trata entonces de una facultad que pueda ejercer a su antojo el gobierno, ni de una ayuda que pueda rechazar la Iglesia Católica. 

Por lo demás, acorde a la decadencia en la que se sumergió la Argentina en la década infame de la última dictadura, se ha impuesto como creencia generalizada que el verbo "sostener" en el artículo citado refiere exclusivamente la contribución del Estado al mantenimiento económico de la Iglesia Católica. Sin embargo, tal como en su "Análisis pedagógico de la Constitución Nacional", un libro tan básico como imprescindible, sostiene el Dr. Miguel Angel Ekmekdjian: "Dicho verbo tiene contenido más profundo. Expresa el reconocimiento de que la católica es la religión que profesa la mayoría del pueblo argentino, y al mismo tiempo declara la vinculación moral existente entre la Nación y la Iglesia Católica". 

Es justamente esa referencia de la moral católica como orientación social genérica, no imponible pero sí atendible, lo que busca eliminar la izquierda. Por otra parte nunca le interesó a la izquierda bajar y controlar el gasto público, al contrario, lo incentivan permanentemente queriendo que sea tanto y tan inmanejable que, en algún momento, obligue a estatizarlo todo y si es posible con violencia, para anular de cuajo cualquier posibilidad de democracia liberal. Solamente lo más idiota de la progresía puede creer que el problema sea el sueldo de algunos curas... ¡Vamos! Sin mandato constitucional alguno, el Estado Argentino dilapida mucho más dinero de los contribuyentes en inutilidades de izquierda que en misas y comuniones. 




No veo reacción católica y me preocupa. Me preocupa porque en el descuido otra vez sale lesionada la Constitución Nacional. Yo, ciudadano argentino por nacimiento y decisión, ateo por convicción, abogado por destino, no le reconozco poder constituyente al Presidente Macri ni al Episcopado para que puedan en acuerdo de partes dejar sin efecto artículo alguno de la Constitución Nacional. De ninguna manera. Que se limiten a cumplir lo que los constituyentes ordenaron en lugar de buscar congraciarse con la izquierda y la progresía.

Quizá tantas cachetadas les hayan hecho olvidar a los católicos que los humanos sólo tenemos dos mejillas. Entiendo que el Papa Francisco -y digo esto juzgando su rol político no su condición de líder de fe- no da la talla de Juan Pablo II y genere (por decirlo suavemente) poco entusiasmo, pero se están replegando en forma vergonzosa de la vida política argentina. ¿Dónde están los curas y dirigentes católicos que decían aquello de "a Dios rogando y con el mazo dando"?  ¡Vengan a pelear que los necesitamos en esta trinchera! 

Entiéndase que si barren a los católicos nos barrerán a todos. La izquierda da batalla cultural para imponer sus dogmas desde la política, y bajo el disfraz del progre no hay respeto ni espacio para ninguna otra creencia.  

Aquí y ahora, cuando la disyuntiva es muy simple: cumplir o no cumplir la Constitución Nacional. Los que bregamos por la irrestricta supremacía de la Constitución Nacional nos oponemos a cualquier reforma hasta tanto no demos muestras claras como sociedad de estar haciendo el intento de cumplirla. Si hoy nadie nos toma por un país serio es porque un país serio se explica por la vigencia real de su constitución, del mismo modo que el honor de cualquier persona se explica por el valor de su palabra. 

La Constitución Nacional es Patria y Libertad.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
Estado Libre Asociado de Vicente López




domingo, 19 de agosto de 2018

NINGÚN HONESTO MENOS / NINGÚN CORRUPTO MÁS



El sábado 18 de Agosto de 2018 participé de dos eventos sucesivos que considero la cara y ceca de una misma moneda. El primero, a las 14:30 hs., el acto la pie del Obelisco con la consigna "Ni un policía menos", organizado por la "Comisión de homenaje a policías y ciudadanos muertos por la delincuencia". Y a las 16:00 hs. "La Gran López", un acto simbólico de 15 minutos frente al domicilio de Cristina Fernández de Kirchner, en este caso bajo la consigna "Ni un corrupto más". 

ENCENDER, Encuentro de Centro Derecha, adhirió al primer evento y organizó el segundo. 

Desde el vamos las características de contenido entre uno y otro diferían rotundamente. El acto en el Obelisco, replicado en otras ciudades del país como Neuquén, tenía una fuerte impronta emotiva  y luctuosa desde que la convocatoria era ni más ni menos que acompañar a los familiares de los policías y efectivos de fuerzas de seguridad caídos en cumplimiento del deber, o asesinados por su condición de tales, para rendir homenaje desde la conciencia cívica a quienes ofrendan su vida por defender el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional. 

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

La sociedad argentina tiene la maldita costumbre de traicionar a quienes la defienden. Los saben los hombres que en los tiempos de plomo vencieron al terrorismo castrista y lucen por condecoraciones años de injusta cárcel. Lo saben los combatientes de Malvinas desde el 14 de Junio de 1982. Lo saben quienes volvieron a defender al país de los terroristas de izquierda en La Tablada. Y lo sabe cada agente del Estado que enfrenta a la delincuencia en cualquiera de sus formas, como Luis Chocobar; procesado y embargado por cumplir con su deber. 




Carlos Romero, uno de los organizadores y oradores del acto, puso énfasis en señalar que "el poder político, la justicia y muchos ciudadanos no saben el dolor que se siente" en cada familia que pierde un ser querido en la lucha contra la delincuencia, o cuando se padece la persecución judicial por situaciones que en cualquier país serio implicarían el reconocimiento y ascenso del efectivo en lugar de acusaciones. También puntualizó Romero que desde la organización del acto se buscó el apoyo de distintos diputados, pero que sólo dos brindaron su apoyo y adhesión: los diputados nacionales por "Salta Somos Todos" Alfredo Olmedo y Carlos Zapata. 

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Carlos Romero, personas de pie y exterior
Carlos Romero - Comisión de homenaje a policías y ciudadanos muertos por la delincuencia.

No hubo prensa visible en el acto. Otras causas parecen merecer la atención de nuestros políticos y de los medios de comunicación. Y ante esa incomprensión cobra particular sentido ese video en el que un montón de activistas de izquierda, pregonando como un "ideal" descuartizar vida incipiente, cantaron a dos policías, Lourdes Espíndola y Fernando Altamirano, aquello de: "las balas que vos tiraste van a volver". Demuestra ese video, que alcanzó difusión masiva tras la muerte de Espíndola, que en nuestra sociedad además de correr la indiferencia, como en tantas sociedades, se odia como en muy pocas. Ese odio es de matriz ideológica, rencor de la izquierda que no pudo implantar una dictadura totalitaria en los '70s por el terror y las armas, ni lograr eso mismo con el voto en 2015 a pesar del largo trabajo invertido en socavar la identidad nacional subvirtiendo los valores que nos dan entidad como Nación. 

La imagen puede contener: 2 personas, multitud y exterior


Curiosamente el Himno Nacional no se cantó al comienzo del acto, sino en medio. Eso hizo que la sensibilidad fuera mayor, porque ya estábamos todos los presentes mancomunados por la razón y desarrollo del encuentro. Canté el Himno a viva voz, lo grité. Y entonando sus estrofas me conmovió el dolor con el que cantaba una madre junto a su pequeña hija, homenajeando a su ser querido que dio la vida por la seguridad de todos. Llevaban ese rostro en sus remeras.

La carita de la niña mostraba una tristeza que golpeaba el alma. Sin duda porque el clima del acto era de mucho pesar, de soledades erguidas ante la indiferencia. La angustia de esas cocinas en las que sobra un plato se respiraba y se palpaba. Era lágrimas y era Patria. Recordé alguna situación que pudo cambiar mi historia, o terminar con ella, pensé entonces que nadie que se sacrifica en acto de servicio, por los demás, quisiera con su ausencia dejar tristeza en sus afectos. "O juremos con gloria morir", cantamos y aplaudimos. A pesar del pesar y de todo lo demás.

Llevaba en uno de mis bolsillos algo que desde hace años tengo siempre conmigo, así que fui donde estaban ellas. Le dije a la pequeña: "A los que nos quieren, siempre les gusta vernos reír"; y le regalé mi nariz de payaso. Me dio a cambio una sonrisa enorme con los ojos como soles.

Sin esas sonrisas todo perdería el sentido. Cuidar esas sonrisas es lo mínimo que nos debemos como sociedad.

Me retiré del acto antes de finalizado, porque la cita para el segundo evento era puntual a las 16:00 hs. y no debía extenderse por más de 15 minutos. La otra cara de la moneda quedaba en Juncal y Uruguay. Reducto en el que, al albergue de fueros extendidos por encima del sentido constitucional, mora libre de allanamiento judicial la senadora Cristina Fernández de Kirchner. 

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior
Ariel Corbat, Susana de Rosa, Andrea Araya, Gigi y Javer Salas.

La gigantesca dimensión de la corrupción kirchnerista, el mayor saqueo en la historia argentina, nos obliga a repensarnos como sociedad y recuperar los valores de la honestidad. Por aquello de "si el humor se pierde todo estará perdido", desde ENCENDER pergeñamos y perpetramos un breve simbólico acto de clima jovial, pero sin olvidar nunca el drama de fondo en sus muchas facetas desde lo bizarro a lo trágico. 

La imagen puede contener: 1 persona
¿La cueva de Alí Babá? No, ahí eran apenas 40 ladrones...

Hicimos "La Gran López" llevando bolsos a la guarida de la jefa de la banda. Agradezco a quienes se permitieron esos 15 minutos para sentar principios diciendo "Ni un corrupto más", y también la sorprendente buena onda de los vecinos y transeúntes que enterándose allí mismo de la movida se prendieron de forma entusiasta. 

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior
Una de muchas postales generadas por personas que pasando por el lugar festejaron la ocurrencia.

Fue la primera edición; volveremos y volveremos y volveremos... para que ellos no vuelvan nunca más.


¡Ningún honesto menos / Ningún corrupto más!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
Estado Libre Asociado de Vicente López.

miércoles, 4 de julio de 2018

JOVEN CAMARADA: CONSÉRVATE BUENO.


Serás lo que debas ser o no serás nada

José de San Martín




Mi joven camarada:


Lo que llaman el "divino tesoro de la Juventud" no es la apariencia lozana en la piel, ni la engreída y vana sensación de inmortalidad de vivir el momento, tampoco ninguna de aquellas otras tantas cosas efímeras que al mero paso del tiempo se tornan recuerdos u olvidos. 

Si la Juventud fuera tan sólo un estado transitorio entonces no sería realmente un tesoro y mucho menos divino. La idea de la divinidad es la respuesta ensayada a la innegable certeza de la finitud. Ciertamente el cuerpo y la mente de los mortales se deteriora con el paso del tiempo, por lo que el lapso de vida de cada quien sin importar cuán largo sea marca al fin de cuentas una curva de apogeo y decadencia, de la que apenas los dioses podrían escapar. 

Y sin embargo el poeta Rubén Darío llamó a la Juventud "divino tesoro". Dos palabras demasiado exactas para ser apenas un accidente de la rima. 

Si en algún punto indagar y divagar coinciden, viendo las marcas de vida y muerte en mis propias manos, podría aventurar ahora que el verdadero tesoro de la Juventud es una percepción espiritual que alumbra determinada concepción de lo mejor, lo justo, lo bueno y lo bello al momento en que empezamos a valernos por nosotros mismos y una de las primeras decisiones que asumimos es seguir la vocación de servir a la Patria. Esa es la razón por la que somos camaradas; mi joven camarada.

Quien siente la Patria de tal manera que libre y gustosamente le ofrece su vida -hasta morir por ella si fuera el caso-, cuando todo es promesa y porvenir, tiene necesariamente una intuición que le permite apreciar lo Mejor, la Justicia, la Bondad y la Belleza en la idea trascendente que hace de cada institución una misión. No hace diferencia si elegiste servir desde la fuerza de las armas o en cualquiera de las especialidades del servicio civil, en todo caso esa vocación conlleva la aspiración de hacer que las cosas funcionen como deben ser. Responder a ese llamado nunca es casualidad. Es destino.

Creo firmemente que el divino tesoro de la Juventud es esa percepción tan simple de un instante crucial, ese saber lo qué es mejor, justo, bueno y bello. Está ahí, en el corazón, y se razona hasta volverse convicción para darle cuerpo a tu integridad. Pues bien, a lo largo de la vida, joven camarada, no permitas que lo peor, lo injusto, lo mezquino y lo feo tengan siquiera oportunidad de rapiñar tu divino tesoro de Juventud.

Ningún ámbito está libre de las debilidades humanas y nuestro país es prueba fehaciente de ello. Las sociedades como sus instituciones se corrompen por las debilidades de algunos de sus integrantes, expandiéndose desde las miserias y cobardías de las que se sirve la perfidia con la que siempre brotan excusas para justificar lo injustificable. La peor de todas esas justificaciones te llegará algún día, cuando en el intento por hacerte desistir de tus propósitos alguien te diga que el patriotismo no tiene cabida. Quien te lo diga es tu enemigo. No te manches ni te dobles, conserva tu intuición original confiado en que es verdadera; síguela fielmente y serás quién debes ser

La Patria que supo ser engrandecida por Presidentes de la talla de Domingo Faustino Sarmiento y Julio Argentino Roca, se precipitó en su decadencia hasta colgar la banda presidencial sobre la miserable humanidad de uno que se extasiaba al abalanzarse sobre cajas fuertes. Al desvelo patriótico lo suplantó la ambición del poder por el poder mismo. El mal había sido alimentado durante largos años en los pliegues oscuros de la conciencia argentina. No fue la primera vez que la inmoralidad pública doblegó la capacidad de reacción del país. Y así se vieron, nuevamente, otros jóvenes dispuestos a correr en "tropel al éxito" repitiendo el triste espectáculo de ofrecer sumisión a un régimen personalista. La espuria ambición de servirse, tan contraria a la vocación de servir, volvió a subvertir a través de la dádiva y la rapiña el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional. 

Se atacó en su esencia la idea de la que parten todas las instituciones de la República, al punto de falsear la historia con los mismos mecanismos detallados por el genial George Orwell en "Rebelión en la granja" y "1984". El relato imponiéndose sobre la verdad alcanzó niveles de paroxismo a partir de la ridícula ceremonia en la que se necesitó de un presidente inescrupuloso y un generalito con vocación de ordenanza para descolgar el cuadro de un dictador que, ya mucho tiempo atrás, había dejado el poder.

Hoy las cosas no son mucho mejor. El cambio sigue siendo una promesa incumplida y la Nación Argentina, sin clara conciencia de su identidad, no se ordena bajo la irrestricta supremacía de la Constitución Nacional.

No quiero ocultar la tristeza en estas palabras, mi joven camarada. Ni la realidad de legarte un país indefenso e inseguro que se encuentra moral y económicamente quebrado. Buena parte de las ilusiones con las que mi generación emprendió la vida cívica se hicieron pedazos desde 1983 hasta hoy yendo en permanente declive. Siento que no hemos sido más que una generación de arena, incapaces de dejar huella ni de alzarnos como faro, por lo que si hoy tuviera 18 años no sé con qué expectativas miraría al futuro. Esa es la pesada deuda de  mi generación para con la tuya y mi deuda personal con vos.

Cada quien es uno en su tiempo. Tu carrera se desenvolverá entonces teniendo por elemento la adversidad, encontrando a cada paso una y otra dificultad. Desde el desencanto prefiero no proyectar el fracaso de mi generación en las que vienen, por eso repetiré otra vez que es una hermosa palabra la palabra "acaso", y acaso por aquellas razones que la razón no entiende, conservo la esperanza de un destino mejor y posible. Sé bien que no lo veré, mi tiempo -en muchos sentidos- está terminado, pero a falta de darte garantías de realización colectiva, hay algo que sí puedo garantizarte: nuestros principios compartidos, el Honor, la Lealtad y el apego a la Verdad aceptan las dudas que surgen de la honestidad intelectual, fuera de esa revisión de conciencia, son inmunes a la conveniencia, la presión externa y cualquier otra consecuencia; tienen el valor de la palabra que se sostiene en la vivencia del verbo. Nada  otorga mayor felicidad que sostener la palabra. Creemos en servir. Servir es ser útil, es estar y hacer donde hace falta. Cualquier artilugio para evitar servir es un engaño, es deslealtad, es deshonra. Sirve y tendrás un orgullo verdadero y puro que nada ni nadie podrá quitarte. Eso es algo que sí puedo asegurarte. Lo tengo.

Así las cosas, mi joven camarada, deseando estar a tu lado, me permito esbozar algunas consignas para acompañarte:

.- Piensa y siente la Patria. Sé patriota.
.- Defiende la Constitución Nacional. Es tu estilo de vida.
.- Vivir es arriesgarse. Nunca dejes de ofrecerte voluntario.
.- No esperes ser recompensado. No es por el oro ni el laurel.
.- Tus convicciones determinan tu conveniencia. Jamás al revés.
.- Si no te asusta morir, tampoco te asusta renunciar. No transes.
.- No hagas concesiones. Que la belleza del gesto sea la norma de tu conducta.
.- No temas equivocarte. El error es aprendizaje del que trabaja.
.- 2 + 2 = 4. Mantén la racionalidad, no hay magia, no hay atajos.
.- Ni en las peores circunstancias dejes de reír. Si el humor se pierde, todo se pierde.
.- Vale la sentencia de Borges: Siempre el coraje es mejor. La esperanza nunca es vana.


No te manches, no te dobles.

Consérvate bueno.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
- J. Santiago Tamagnone (h)-


miércoles, 20 de junio de 2018

¿ES MAURICIO MACRI UN PRESIDENTE COBARDE?



  • Diario La Nación: "Día de la Bandera: Macri canceló su visita a Rosario por miedo a disturbios".
  • Infobae: "Mauricio Macri suspendió su viaje a Rosario por cuestiones de seguridad".
  • TN: "Macri no viajará a Rosario por temor a incidentes y apuntaron a organizaciones kirchneristas"
  • Página/12: "Macri no va al acto por el Día de la Bandera. Miedo a las protestas".
  • Diario La Capital: "Por seguridad, el presidente Macri canceló a último momento su visita a Rosario".




Que el Presidente de la Nación Argentina, Mauricio Macri, se esconda el Día de la Bandera es un acto de cobardía inexcusable. Luego, es además confesión de falencias de gestión y torpeza política. 

Resulta inadmisible que no se pueda garantizar la seguridad del Presidente para la realización de un acto tradicional de contenido patriótico. Lo que acaso sea la prueba irrefutable del fracaso de la gestión en materia de seguridad interior. No sé si Argentina logrará hoy ser catalogado como "país emergente", pero sin dudas es un país inseguro desde que ni el propio Presidente puede desarrollar sus actividades protocolares con normalidad. 

No corresponde hablar de una situación de hecho en la que se encuentre garantizado el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional, que es el signficado de "seguridad interior", si el Presidente y Comandante en Jefe de las FF.AA. se retrae de homenajear a la Bandera intimidado por la posible acción de izquierdistas que tanto aborrecen a los símbolos patrios como al estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional. 

Si el Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Patricia Bullrich, a pesar de tanto slogan para luces de neón como "Argentina sin narcotráfico" y "Fronteras seguras", no puede evitarle al Presidente el papelón de exhibir su cobardía, es claro que el supuesto plan de seguridad no es tal sino una chantada total. 

Ante la evidencia de la indefensión e inseguridad de la Argentina, termina uno por "agradecer" que sean potencias extranjeras las que realmente se harán cargo de su seguridad y la nuestra durante la realización del G-20.  

El fracaso de la seguridad está claramente expuesto. Lo que no queda tan claro es el balance entre fallas de Inteligencia y torpeza política para que la decisión presidencial de bajarse del acto se tome a último momento y sin la cobertura de una argumentación decorosa. Porque en este punto caben distintas hipótesis, que voy a reducir a dos: 

1.- Inteligencia no informó, o no lo hizo oportunamente. 
2.- Inteligencia informó pero no se tomaron las decisiones que correspondían.

En cualquier caso, se ratifica que el gobierno de Mauricio Macri no tiene incorporado como práctica institucional el uso de Inteligencia, por lo que prevalece la "prueba y error" por sobre el proceso racional que antecede la toma de decisiones. Responsabilidad, pero quizá no culpa, de Gustavo Arribas. 

La torpeza política de CAMBIEMOS arranca de no asumir la razón por la que llegó al poder. El anhelo de cambio era radical, un marcado giro y no leves correcciones de rumbo. Era CAMBIEMOS, no Kontinuemos. 

La estirpe progre y pusilánime del PRO y la UCR prevaleció en CAMBIEMOS, negándose a dar la batalla cultural contra la izquierda. Aquello debió empezar por demoler todo el aparato de propaganda y control social montado por el kirchnerismo, sin hacer ninguna concesión a la violencia de los que pretenden retrotraer el país al proyecto totalitario abortado en las urnas en Diciembre del 2015. 

El zurdaje, en cualquiera de sus disfraces, no es democrático. No se debe tolerar que recurran a la violencia y la intimidación como modo de hacer política. Voy a decirlo claramente: la batalla cultural contra la izquierda, más allá de lo intelectual, necesita también de palos en las calles cuando quieren ganarlas con violencia; para hacerles acatar el estilo de vida propiciado por la Constitución Nacional. Y si no les gusta, que se vayan a Cuba o Venezuela, dictaduras en las que serán felices con los reputados logros del comunismo.     

Andando el camino de tirar flores al río para homenajear terrroristas, hacer ley la mentira de los 30.000 desaparecidos y homenajear a Carlos Marx (por citar sólo algunas de sus tantas genuflexiones ante la izquierda totalitaria que atenta contra la democracia y la civilización misma), se ha llevado al Presidente a obrar como un cobarde. ¿Lo es? El día de hoy parece pintarlo como tal. 

Presidente Julio Argentino Roca, un patriota que engrandeció a la Nación Argentina.
El 10 de Mayo de 1886 recibió un piedrazo en la frente cuando iba al Congreso a
inaugurar el período de sesiones, cosa que igualmente hizo. 

¿Alguien se imagina al Presidente Julio Argentino Roca escondiéndose de un montón de inútiles que fueran a chiflarlo? Ahí tiene un ejemplo que intentar emular el Presidente Macri, en vez de prestar atención a la caterva obsecuente que lo expone a la indignidad. Roca es siempre la respuesta, siempre al frente, siempre con la frente en alto. ¡Viva Roca, carajo! Aprendan tibios de mierda.


No debo, no puedo, ni quiero, dejar de señalar el contraste ente un Presidente que se borra del acto por el Día de la Bandera, alegando falta de seguridad, con la situación de aquellos que son presos políticos por haber defendido esa misma Bandera en la guerra. Algunos de esos hombres en dos guerras. 

Quisiera encontrar argumentos para, preservando la investidura presidencial, no acusar de cobardía al Presidente Maurici Macri. Y apenas por respeto a esa investidura prefiero dejar la duda. 


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López.






   


Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat