miércoles, 23 de febrero de 2011

LA IMPACIENCIA DE UN ARTISTA QUE NO ESPERA EL HOMENAJE.




En medio de toda la hipocresía que reina en el mundo del Tango, al fin un tipo que tira la falsa modestia por la ventana y sin inhibiciones pone las cosas en el lugar que su enorme ego reclama.

Celebremos esta sincera ocurrencia de un genio incomprendido: acudamos en masa a rendir el tributo que Lucio Arce, un grande que se siente gigante, está perpetrando a favor de sí mismo. 

Si Gardel viviera, sería luciarcista.



¡Viva el Tango!

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat