jueves, 4 de octubre de 2012

CARTA ABIERTA A RICARDO FORSTER


Carta abierta a Ricardo Forster

04 de Octubre de 2012; Estado Libre Asociado de Vicente López.-


Estimado Ricardo Forster


Al leer tus declaraciones de estos últimos días no pude evitar que se instale en mis labios una sonrisa socarrona, y acaso -hermosa palabra la palabra "acaso"- con pretensiones gardelianas. 

Recuerdo perfectamente que, allá por mediados de agosto, cuando nos reunimos en el Bar Carioca junto con Juan Maya, te señalé que era preocupante que, a través de la política, el kirchnerismo hubiera logrado producir enfrentamientos en el seno de muchas familias. Y vos me dijiste, con mucha tranquilidad, que eso no te preocupaba porque era parte de una revalidación de la política tras muchos años de apatía, cosas que impulsaba el apasionamiento y que, en definitiva, si dos familiares dejaban de hablarse por causa de la política seguramente sería por alguna falla constitutiva de esa familia. 

¿Te acordás Ricardo? Fue hace muy poco, no podés haberlo olvidado. Aunque ustedes tienen varios problemas de memoria. Pero ahora, porque escuchaste a dos señoras hablando pavadas y deseándole el mal a la Presidente Fernández, salís a decir que "no puede ser que en la Argentina democrática haya este odio". Che, ¡me estás robando letra!. Eso mismo es lo que yo te decía mientras te invitaba a debatir ideas civilizadamente con Silvio Maresca. ¿Viste? Por eso mismo es que hay que discutir ideas, para evitar los enconos, porque nada como el encono para vivir amargados. Pero, claro, ustedes se creen los dueños de la verdad, y vos no aceptaste debatir. 

Ahora, Ricardo, te voy a reconocer que hay una frase tuya que, cargada de verdades, explica la Argentina de los últimos años. Cuando decís: "Me parece que hay un sector que es muy minoritario pero con presencia retórica fuerte, que está expresando un nivel de odio que no tiene ninguna relación con lo que viene sucediendo en la sociedad", no puedo más que asentir. Eso sí, te falta añadir que esos son ustedes. ¡Qué buena explicación del núcleo duro kirchnerista! Sí, Ricardo, el odio que ustedes vienen sembrando está más allá de toda razonabilidad. Aunque tiene su lógica, ¿cómo no va a tenerla? si el kirchnerismo es un fraude en sí mismo. 

Y ahora te preocupa el odio. Mirá vos, que cambio notable. Me pregunto si será solo por esas dos señoras en la fila del banco o porque el bote parece un dedal. ¿Qué pasha filoshofo? ¿Están nervioshos? No Ricardo, no te aflijas, cuando ustedes dejen de sembrar odios dejarán de cosecharlos. Al fin de cuentas, lo que la mayoría de los opositores queremos es dejar los rencores en el pasado. 

Porque como vos bien sabés, el futuro es nuestro.

Cordiales saludos.

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Miembro del Grupo Consensos




Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat