miércoles, 8 de mayo de 2013

"Gente de FE" - Archibaldo Lanús



Conocí al Dr. Archibaldo Lanús, abogado y diplomático de carrera, como integrante del Grupo Consensos. Siempre es grato conversar con él. Considero un honor colaborar dentro del Partido FE en la Comisión de Relaciones Institucionales que preside. Aprecio particularmente su comprensión de los contextos en el análisis político, y comparto en alto grado su visión de la realidad argentina. Hasta ahora pensaba que había un terreno en el que nuestras diferencias se hacían notorias, y era en el de las respuestas que frente a este gobierno proponíamos dar desde la oposición. Naturalmente, por cultura y formación diplomática, el Dr. Lanús siempre sostuvo una línea de respuesta mesurada. Sin embargo, en este reportaje, sus claras definiciones parecen certeros disparos de un francotirador.


UN DIPLOMÁTICO AL GATILLO


- Después de “La Argentina Inconclusa” ¿siente que el Partido FE puede ser una herramienta para terminar con esa eterna inconclusión de la Argentina?
- Creo que el Partido FE llena un espacio de la oferta electoral que consiste en poner de relieve algunas falencias y problemas que tiene nuestra sociedad. La primera de ellas la institucionalidad, el Partido FE pone énfasis en eso, y no hay muchos partidos que pongan el énfasis ahí. La segunda es la lucha contra la corrupción, por lo que se va a presentar un proyecto para modificar el tema de las prescripciones y el tratamiento de la corrupción. Estos son dos grandes problemas que tiene la Argentina, y le diría que no son exclusividad de este gobierno sino que vienen de largo plazo. El Partido FE pone el énfasis en esas dos propuestas. Una tercera cuestión es que la sociedad argentina es una sociedad muy injusta.
- Cada vez más.
- Creo que está entre las sociedades más desiguales del mundo, sacando claro aquellos países muy pobres. En América Latina, que ya es el continente donde los ingresos entre el primer decil y el último decil son los más apartados, Argentina es de los países que tiene la mayor diferencia, creo que 22 veces según las últimas mediciones. Teniendo sensibilidad popular, por venir de un sindicato, el Partido FE ofrece un pensamiento actualizado en lo que respecta al tratamiento del tema económico, entendiendo lo que se llama la libertad empresaria y con la consideración de un mundo global. Esa es una postura con la que yo concuerdo, y no este entendimiento del mundo cerrado, exclusivo y replegado como en la actualidad. En el documento que se presentó el día 25 surgen algunas de estas ideas.

Dr. Archibaldo Lanús

- A pocos meses de las elecciones, y pensando puramente en términos electorales ¿que debilidades y fortalezas observa en el gobierno?
- En cuanto a debilidades, podría señalar el resultado de su propia política, de sus propias torpezas, de sus propios errores. Esto se da en varios campos. En el campo político la debilidad más grande es el apartamiento de la gestión de gobierno del respeto de las instituciones. Hoy ya prácticamente está desarticulado el orden político en la Argentina, y con una vocación de poder y de dominar, de mantener una supremacía del Ejecutivo que creo que aplasta la posibilidad de una democracia auténtica. Es una democracia más o menos virtual, virtualmente existente pero en la realidad no podemos considerar a la República Argentina un país democrático en los términos del mundo occidental, es decir por la participación del ciudadano y el respeto a la ley.
- Parece increíble que después de treinta años de ejercicio democrático estemos discutiendo la independencia del Poder Judicial.
- Exacto. Estamos ya entrando en una etapa donde se están planeando temas que serían como preconstitucionales. Están poniendo en duda muchos principios de la propia Constitución, además en la práctica los han violado como el tema del sistema federal, etc. Esa es una de sus vulnerabilidades, otra es que su forma de ejercer las funciones gubernamentales divide a la sociedad, cada proyecto de ley, cada tratamiento de una propuesta es una verdadera batalla campal en una sociedad dividida, fragmentada, enfrentada repitiendo aquello de Joaquín V. González de la discordia.
- ¿Y en lo económico?
-Diría que las políticas que se pusieron en marcha en el 2003 basadas en subsidios, y en falsos presupuestos sobre el funcionamiento de la economía, han hecho que Argentina haya disminuido sus inversiones, está completamente desarticulado el comercio exterior, la política energética nos obliga a importar alrededor de 11.000 millones de dólares de productos energéticos, gas por ejemplo, cuando habíamos alcanzado un cierto equilibrio a fines de la década del ’90. Es decir, el retroceso es evidente en muchos sectores.
- Con consecuencias sociales a la vista de quien quiera verlas.
- En lo que respecta a lo social propiamente dicho, los índices sociales no hacen más que retrasar. Es increíble, que después de treinta años de democracia, la Argentina haya pasado de un 7 u 8% de pobreza en tiempos de Isabel Perón a casi el 25 o 30% según distintas mediciones en la actualidad. Además hay una enorme cantidad de personas y familias que trabajan en negro, en el mercado informal, y tenemos un mercado de trabajo distorsionado que no satisface para nada el crecimiento de la población y en especial de los jóvenes. Los índices educativos han bajado dramáticamente según las mediciones del índice PISA que hace la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), en fin, casi todos los índices sociales de la Argentina están en baja. Entonces yo diría que estos resultados son los peores enemigos del gobierno, porque la gente los empieza a sentir y cada vez es más difícil el funcionamiento de la sociedad. El retroceso económico, la falta de expansión, dificultades de comercio exterior, dificultades de producción para los agropecuarios, trabas en el mercado de divisas, todo eso diría que conspira contra el gobierno.
- ¿Y la fortaleza del gobierno?
- Bueno, la fortaleza es la falta de escrúpulos. Yo diría que es su principal fortaleza. Falta de escrúpulos en no respetar la ley, en mantener un uso autoritario del Estado y de su posición privilegiada en una sociedad que ha demostrado ser débil, que no reacciona, que acepta cualquier cosa Y el que está en el gobierno toma la ventaja de patotear, de introducir a veces fraude, preelectoral, electoral y post electoral, y eso lleva al gobierno transitoriamente a una posición privilegiada respecto de los otros actores, sobre todo teniendo en cuenta que en Argentina no hay una verdadera libertad de prensa. Casi todos los medios están en manos oficiales o de grupos que apoyan al gobierno.



- En el plano económico, ¿conocemos el real estado de la economía? Uno ve los efectos al caminar por la calle, pero ¿podemos determinar la situación?
- Siendo que las cifras oficiales son poco confiables y sabemos que algunas falsean completamente la realidad, es muy difícil evaluar realmente la situación económica actual. Por ejemplo en términos de reservas del Banco Central: ¿cuántas son las reservas líquidas del Banco Central que pueden computarse como tales?, no lo sabemos y existe la práctica de financiar el pago de la deuda externa y otros pagos, que llegan incluso el financiamiento del Presupuesto, con las reservas del Banco Central. Hay gente como Giuliano que, haciendo análisis minuciosos sobre este tema, considera que las reservas líquidas son inferiores a quince mil millones de dólares, el resto son letras de Tesorería, pagarés y papeles del Estado Nacional.
- ¿Los legisladores de la oposición no deberían citar al Ministro de Economía, Hernán Lorenzino, para qué brinde explicaciones del estado de la Economía y saber con qué nos vamos a encontrar después de Octubre? Con la prensa no habla, capaz que sentado en la Cámara de Diputados habla.
- Es obvio que el Ministro debería dar explicaciones. En Francia, Inglaterra, y también en Brasil, los ministros acuden regularmente a dar explicaciones a los legisladores, aquí cada interpelación al Ministro parece ser una especie de ataque a la persona del Ministro o a la política gubernamental, y no un sistema normal de información como debería ser. Y la oposición desgraciadamente ha sido poco activa en ese aspecto. No se ven declaraciones importantes sobre el comercio exterior, sobre el estado de la deuda, sobre las cuestiones energéticas, no se ven, por lo menos yo no las veo; es muy difícil saber lo que dice la oposición cuando no hay prensa libre.
- Yo creo que una de las fortalezas del gobierno radica en que la oposición le hace de sparring y no de contendiente, se deja marcar la agenda, y cuando la oposición tiene resortes para imponerle la agenda al gobierno no lo hace. Lo de Lorenzino... bueno, para mí es imperdonable que no peguemos ahí.
- Efectivamente el gobierno marca la agenda. Tiene un equipo de gente bastante hábil para su posicionamiento en la opinión pública, y la oposición no tiene la convicción ni la fuerza, y quizá ni el conocimiento; porque para hacer una interpelación hay que estudiar y saber realmente de qué vamos a hablar. Yo no estoy seguro que haya equipos en la oposición que estén estudiando la situación económica, ni ninguna otra. Lo que hacen queda en el sentido más vulgar de la palabra “política”.
- Una superficialidad mediática.
- Exactamente.
- Bueno, eso lo vamos a pagar caro, porque si no avanzamos a fondo contra el gobierno le hacemos el juego. Hay que recordar que en Octubre el gobierno renueva la menor cantidad de bancas porque va sobre su peor elección.
- Así es. Yo lo que creo es que, por ejemplo, el bloque peronista ha hecho muy pocas declaraciones conjuntas. Estamos hablando siempre de personajes que vemos de a uno o dos en las fotos, los demás no sabemos dónde están o qué hacen. Es verdad que la mayoría gubernamental manipula, controla las comisiones, etc., pero bueno, alguna manifestación política se puede hacer. Si se pueden hacer individualmente ¿cómo no las van a poder hacer en bloque?
- Seguro.
- Pero no las hacen. Y no las hacen frente a declaraciones del gobierno, frente a hechos de política exterior como el tema Malvinas y otros. No las hacen, entonces no conocemos su posición.
 - En materia de relaciones exteriores, ¿cuál es hoy la situación de Argentina en el mundo?
- Es una de las situaciones más frágiles y comprometidas que recuerde. Primero porque la credibilidad argentina ha bajado enormemente; en algunos estudios que hacen grupos privados ya está cerca de considerarse país fallido la Argentina. Así lo marca un estudio publicado en la Comunidad Europea. La credibilidad está muy baja. Luego tenemos conflictos con muchos países, conflictos reales o desconfianza. Con Francia y con España particularmente por decisiones del gobierno sobre algunas empresas con capitales de ese origen. Con Estados Unidos, por razones obvias, no hemos dejado de demostrar nuestra falta de simpatía por ese país, no hay más que recordar lo que pasó en la IV Cumbre de las Américas en Mar del Plata, donde se hizo una contra cumbre bolivariana con Hugo Chávez presente, financiada de alguna manera por el Estado Argentino y donde se lo tuvo prácticamente de rehén mediático al Presidente de los Estados Unidos, un acto de descortesía muy grande sobre todo teniendo en cuenta que era nuestro invitado. A eso sume el famoso asunto de las valijas más toda una serie contenciosa que existe con Estados Unidos en lo que hace a políticas argentinas en lavado de dinero, narcotráfico, cuestiones vinculadas con empresas acá, cuestiones de prensa, el funcionamiento mismo del sistema democrático, en fin, hay una serie de estándares que no estamos cumpliendo, y además hacemos ostentación de alianzas con enemigos declarados de los Estados Unidos, lo cual me parece una política poco fructífera.
- Alianzas que uno podría entenderlas si obtuvieran la reciprocidad del otro, pero en el caso de Irán, ese país no aprobó absolutamente nada después del desmedido apuro nuestro.


- En el caso del acuerdo con Irán no se entiende cuál es la utilidad. Por lo menos yo no lo entiendo. Entiendo que se ha firmado, que aparentemente apunta a establecer un procedimiento cuya utilidad, tal como está planteada en el acuerdo, es muy difícil de justificar. Ya todo se ha dicho a ese respecto y no tengo mucho que declarar. Creo que es inútil, otra frustración que ha creado una discordia interior que nuestra política exterior no debe causar, porque si hay algo que debemos buscar en materia de política exterior es que nuestro país adopte políticas, decisiones o posiciones, que sean compartidas por los grandes sectores del país. No podemos estar imponiendo políticas que al cambiar el gobierno en pocos meses también cambian, este es casualmente el caso. En América Latina tenemos situaciones difíciles con varios países. Hace mucho tiempo que no enfrentamos un cuadro semejante. Con la Organización Mundial de Comercio (OMC) hemos incumplido completamente los estándares que nosotros mismos suscribimos en los acuerdos de Marrakech, en 1994, respecto al tratamiento de las importaciones y las disciplinas aplicables a todo nuestro comercio exterior. Hemos adoptado decisiones unilaterales contrarias a todas las normas de la OMC en forma verbal, ni siquiera por escrito. Se aplica como una amenaza a las empresas, como una política de hecho.
- Guillermo Moreno básico.
- Exacto. Es lo que nosotros criticamos enormemente durante toda la ronda de Uruguay, que era el comercio administrado. Esto es el típico comercio administrado. Y nosotros lo criticamos, hicimos de eso uno de los objetivos de nuestra política: suprimir esa situación. Realmente hemos entrado en contradicción con nuestras propias posiciones. Así que diríamos que nuestra situación internacional no es la mejor, sin contar todos los juicios que tenemos en el CIADI y los otros en el ámbito de los tribunales extranjeros por aplicación de las cláusulas establecidas en los bonos de deuda pública.



- Tengo la sensación que todos estos errores que va cometiendo el gobierno le salen gratis.
- Sí. Nadie habla. Fíjese que la Cámara de importadores no ha hecho declaraciones reales sobre esta anómala política de administrar el comercio exterior, lo mismo la Unión Industrial y las cámaras empresarias. Es decir, hay un gran silencio de la Argentina productiva. Es un silencio. No sé si podría calificarlo de oportunismo o de cobardía.
- Es un silencio con algo de suicida, porque por este camino vamos a estar cada vez peor.
- Bueno, en Alemania con Hitler pasó lo mismo, creían que era mejor no hablar para no perjudicar a la industria y al final la industria quedó tomada por una situación política, y aquí va a pasar lo mismo. Hoy (lunes 6 de Mayo de 2013) hay una noticia en La Nación sobre un proyecto para intervenir en la gestión de las empresas extranjeras, no sé si va a andar, pero…
- Basta ver lo que fue Moreno presentándose ante los accionistas del multimedios Clarín para tener una idea de hacia dónde vamos.
- Exacto. Creo que se está poniendo en duda el principio mismo de la libertad empresaria y del derecho de propiedad.
- Y volvemos al principio. Tenemos una crisis institucional profunda.
- Vamos a una suerte de estado preconstitucional donde se va a debatir todo de vuelta. El status de la tierra, de la propiedad, la gestión de las empresas, o la gestión del patrimonio privado, la libertad de entrar y salir del país, la libertad de comerciar, bueno, parecería que el Pueblo Argentino ha claudicado. Si eso ocurre es una claudicación de todos nuestros ideales fundacionales.
- Y en ese caso no se le podrá echar la culpa de todo al gobierno, este gobierno es fruto de nuestra sociedad.
-  En los últimos escritos que he hecho, usted ha visto, siempre digo que este es un problema de largo plazo, de la historia larga, porque todos estos temas de alguna forma han ocurrido antes, en menor medida, ¿no es cierto?
-  Claro, ahora se han potenciado.
- Se han potenciado, pero el mismo patoterismo y deseo de perpetuarse han tenido los gobiernos anteriores de la democracia. Nada nuevo.
- El mal está entre nosotros, esto lo ha exacerbado.
- El mal estaba instalado; en las provincias el Estado es prácticamente un bien de familia, el equilibro de poderes hizo que cada uno manipule a la Corte Suprema de Justicia como quiso. Cuando se habla de estos chicos de La Cámpora, que dominan el Estado en la actualidad, yo recuerdo a los Chicago Boys; son distintos estilos pero la misma cosa, como fue la Coordinadora, o esas mayorías absolutas que había que votar todo lo que viniera del gobierno durante la década de los ’90 donde hubo grandes concesiones públicas que se dieron, sin pasar por el Congreso en muchas oportunidades, con decretos de necesidad y urgencia. Yo creo que el mal de esta supremacía del Ejecutivo estaba antes, ahora se ha exacerbado y se ha tirado abajo la estantería, ya no resistió la estantería.
- Demasiado.
- Demasiado, ya no resistió.
- Es como esos edificios en los que se mete papel, y se mete papel pensando que un papel no pesa nada.
- Hasta que pone una carpetita y se viene todo abajo, exactamente. Hemos desarticulado el sistema institucional.
- Pensando en resolver esta situación que tenemos los argentinos, ¿cuál cree Usted que es su puesto de batalla?
- Yo me veo en lo que sé hacer y en lo que he hecho siempre, yo soy un hombre de relaciones internacionales. He estudiado mucho todo lo que es las relaciones exteriores del país, su historia y su presente, estuve en negociaciones complejas y es para lo que tengo competencia.
- Para terminar, ¿por qué la propuesta de FE debería interesar a alguien?
- Porque ponemos énfasis en el respeto a lo colectivo en las decisiones, no en el exclusivo liderazgo de grupos. Por un lado, énfasis en que tiene que ser un Partido donde los afiliados adopten las decisiones y tomen los programas, y por otro lado, porque ponemos énfasis en la lucha contra la corrupción, que es uno de los males endémicos y que la juventud misma ha percibido como una fuente de injusticias que imposibilita el buen funcionamiento del Estado.



Archibaldo Lanús, gente de FE, con FE en la gente.

Ellos van por todo, nosotros en defensa de todos.

Somos FE. FE en la Patria y en la Libertad.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

















.


Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat