viernes, 20 de enero de 2012

PEQUEÑO GRAN ESTÚPIDO EUROPEO, CAMERON EL AHMADINEYAD DE INGLATERRA




Allá por 1983 el Dr. Oscar Alende dijo que los argentinos volveríamos a Malvinas cuando nuestro país se hiciera fuerte y Gran Bretaña fuera débil. El mismo pensamiento, desde otra posición ideológica, era sostenido por el Dr. Enrique Pinedo. Es lo que se dice una verdad de perogrullo, algo evidente. 

Claro que en la República Argentina las perogrulladas no encuentran correspondencia con la realidad, la mejor demostración de ello es que en lugar de fortalecernos hemos logrado ser, desmalvinización mediante, un país debilitado que no dispone de la mínima capacidad militar para respaldar su política exterior. 

No obstante, si bien estamos lejos de alcanzar el presupuesto inicial del pensamiento de Alende y Pinedo, prestando atención a las declaraciones del Primer Ministro del Reino Unido de Gran Bretaña, David Cameron, se puede especular con que el segundo presupuesto comienza a asomar en el horizonte.

Cuando Inglaterra exhibe al mundo ser gobernada por un ignorante fronterizo con la estupidez, su decadencia se hace más que notoria. Y es que si quien gobierna un país cualquiera, sea Argentina, Inglaterra, Irán o Venezuela, ignora la historia o pretende contarla a su antojo, el futuro se oscurece en una pendiente cuesta abajo. 

Que un Primer Ministro inglés argumente, respecto de la cuestión de soberanía por las Islas Malvinas, que Argentina tiene una posición colonialista, no solamente es ridículo sino peligroso. 

Inglaterra sigue siendo el mismo país que en 1839 desató una guerra contra China para imponerle la compra de opio cultivado en la India británica. El Imperio Británico se engrandeció sobre esa base espuria y la miserable explotación de los pueblos que cayeron bajo su dominio. 

En Buenos Ayres los vencimos dos veces, en 1806 y en 1807. Y acaso como represalia por esa herida en la ambición de la perra Albión, en1833 imponiéndose por la fuerza militar el Imperio Británico desalojó a las autoridades y población argentina de las Islas Malvinas para mantener allí un enclave colonial, con población implantada, que ofende la integridad de toda América. 

Los malabares verbales de Cameron, para negar la historia imperialista de su país acusando de colonialista a la Argentina, son de la misma gravedad y proporciones que la negación histórica del genocidio judío que hace el Presidente de Irán Mahmoud Ahmadineyad. La estupidez torna peligrosos a los gobernantes.

En Abril de 1982, luego de la recuperación argentina de las Islas Malvinas, el Dr Enrique Pinedo discutió en Londres, y en estos gráficos términos, con Anthony Williams, ex Embajador inglés en Buenos Aires: 

A.W.- Debes comprender, Enrique, que no podemos permitir que el ladrón se quede con la billetera.
E.P.-   Por favor, Anthony, ¿puedes medir tus palabras?
A.W.- No podemos permitir que el ladrón se quede con la billetera.
E.P.-   En ello estoy totalmente de acuerdo contigo. Difiero acerca de quién es el ladrón.

No pretenda olvidarlo Sr. Cameron: Hay un único ladrón colonialista en esta historia, y es el Reino Unido de Gran Bretaña. 


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López



Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat