sábado, 1 de junio de 2013

RÉGIMEN K O REPÚBLICA, ASÍ DE SIMPLE.



Escribo esta nota como militante del Partido FE, al que me afilié para luchar por ser Ciudadano en mi Patria y legarles a mis hijos una República en serio.

La obsesión de los regímenes totalitarios por modificar la historia y contarla a su conveniencia se manifiesta en hechos de barbarie que son ridículos, y hasta risibles, si se ven a la distancia, pero que duelen terriblemente cuando pasan en la tierra de uno. 

Parecía muy lejano lo que pasaba en Afganistán cuando los talibanes destruían monumentos que eran patrimonio de la humanidad, incluyendo la mayor representación de Buda y que tenía 1.500 años de antigüedad. Ahora, a poco de haber sido demolido en Salta el Monumento al Combate de Manchalá, el Gobierno Nacional pretende trasladar a Mar del Plata el Monumento a Cristóbal Colón, obra que, además de recordar el encuentro de civilizaciones, es un homenaje de Italia al Centenario de la República Argentina. 

Este capricho de la Presidente Cristina Fernández, que desconoce la jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires sobre el Monumento y la plaza en que está asentado, no es otra mera imbecilidad, es parte del proceso de desmemoria colectiva que los regímenes totalitarios aplican a los pueblos que quieren dominar. 

Pero que nadie se equivoque: estos monumentos no son los que en rigor de verdad los desvelan, los que quieren destruir son los que recuerdan al Presidente Julio Argentino Roca, porque cuando crucen esa línea  podrán dar definitivamente por muerta a la República y el régimen quedará consolidado. 

Sobre mi cadáver, advierto.

¡PATRIA Y LIBERTAD!

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López


Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat