viernes, 1 de mayo de 2015

LOS OJOS DEL HALCÓN -letra de Tango-


Oleo de Exequiel Martínez. Los tres MV -TORNO- acaban de atacar a una flotilla naval
que cañoneaba por primera vez a Puerto Argentino, cuyos humos se ven al fondo.

En el 33ª anversario del bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Argentina rindo homenaje a los pilotos que combatieron en la Guerra de Malvinas, con estas 2 imágenes tomadas del libro "Probado en combate" de Pio Matassi y una letra de mi autoría. 


Oleo de Exequiel Martìnez. El Capitàn García Cuerva  y el 1º Teniente Perona en sus Mirage III (derecha)
combaten con el Fit. Lt. (RAF) Barton y el Lt. (RN) Thomas en sus harriers (izquierda).

Escribí la letra de este Tango en 1986, cuando era preceptor en la Facultad de Derecho; conservo la hoja tipeada con la vieja máquina de escribir del Departamento de Ciencias Sociales. Firmaba entonces con otro seudónimo literario, pues no existían todavía las razones que dieron lugar al de "A. Corbat". La música quedó en un par de promesas incumplidas. Y sin embargo, en la soledad prudente de mi voz desafinada, la suelo cantar.

Búsqueda mediante en Google, elegí esta muy buena imagen para ilustrarla. Corresponde al sitio www.kidspot.com.au. Los colores y la composición hacen irrelevante el origen australiano. 





LOS OJOS DEL HALCÓN

(Tango)

Volaban sus ojos, aquel sueño de papel
que lentamente, fue subiendo en el jardín
hasta perderse, más allá de la pared.
Así cuando entonces, recordó ese tiempo
recortando una nube memoró, su jazmín…

Y atrás el continente, se volvió al presente
vio todo azul, azul del viento y la marea,
azul del frío en las trincheras, azul Patria,
la que por siglo y medio se bancó la espera.

Sol de Mayo, como en otro Mayo, presenció
la misma historia en otra lucha aún más desigual,
por más que la justicia nos diera la razón,
por más que el Halcón se batiera con valor
los injustos con poder, no caen de una vez… No.

Pero caen, como que a la noche le sigue el día.
Y manos niñas, hoy que es noche todavía
le dan la forma de sus sueños a un papel,
como aquel niño, llevan ahora en las entrañas
el mismo fuego de la causa soberana
que enciende en la mirada: ¡Los ojos del Halcón!

Honor a los combatientes y Gloria a los caídos.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
Estado Libre Asociado de Vicente López



Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat