lunes, 22 de abril de 2013

ES LA HORA DE LOS PARTIDOS EN LA LUCHA ELECTORAL




Cuando el conflicto del campo, el 30 de Marzo de 2008 publiqué en La Pluma de la Derecha una nota titulada: “La hora de la pluma”. 

Romántico y presuntuoso, dije allí: “Proclamo que en esta alborada argentina de milenio, cuando la cultura del tumulto se pavonea prepotente y la sombra de la violencia juega a la ruleta rusa sobre los límites de la tolerancia, aquí y ahora es un imperativo de la virtud democrática imponer ‘La hora de la pluma’.”

Igual que canta Raphael, yo sigo siendo aquel; cada una de las cosas que afirmé, las que de mí dependen, las sigo sosteniendo hoy. Sólo que es una hora distinta. 

El reloj ha corrido y los hechos demuestran que sería ilusorio esperar que Cristina Fernández de Kirchner escuche otra voz que la de su soberbia, o el eco servil de Diana Conti y Aníbal Fernández. ¿De qué sirve la pluma cuando los obsecuentes que quieren una “Cristina eterna” torturan a la República? Las dos manos de la tiranía, la mayoría del Senado y la mayoría en Diputados, aprietan por el cuello a la Constitución Nacional para hacerle decir que el que gana se queda con todo. 




El kirchnerismo no quiso ni quiere diálogo, y si hoy lo ofreciera sería nada más que para ganar tiempo generando confusión entre las fuerzas opositoras. Que el Vicepresidente Amado Boudou (el mismo que ninguneó las críticas de los obispos diciendo que los documentos de la Iglesia no le importan a nadie), después de Bergoglio Papa monte la escena de arrodillarse en misa como fanático chupacirios, da muestra de su falta de vergüenza y soberana hipocresía. ¿Alguien cree en dialogar con eso?

Ya no es tiempo de diálogo, se agotó esa instancia; ahora estamos en plena confrontación electoral. De acá y hasta las legislativas de Octubre los que tenemos ideales republicanos no podemos permitirnos ningún descanso, ni caer en distracciones: el corazón caliente, la cabeza fría y los puños bien cerrados. No sirven ya las protestas sin identificaciones partidarias, las propuestas genéricas, ni las esperas que promueven los tibios. 

Res non verba. Es la hora de los partidos en la lucha electoral. Los votos han de sentenciar si merecemos la dignidad de la República o el oprobio del régimen kirchnerista. Cualquiera que hable sin accionar dentro de un partido político, lo único que hace es cacarear. A las palabras las dispersa el viento y las pisotea el régimen, la democracia se defiende haciendo. La Libertad, como bien enseña el poeta Miguel Abuelo, es el arte de los decididos: Yo me juego entero con el Partido FE.

¡PATRIA Y LIBERTAD!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat