viernes, 16 de mayo de 2014

MI PENACHO




Vivimos en una República dudosa, donde los límites constitucionales son entendidos como meras referencias por los poderes del Estado, y con ciudadanos acostumbrados a que "acá las cosas son así, ¿viste?". Y sí, lo vemos todos los días. 

Comprendo perfectamente las dificultades del asunto, pero no quiero resignarme a mirar el desastre con los brazos cruzados. Soy un romántico, coautor con la Dra. María Inés Calvo de la "Teoría Romántica del Derecho Argentino" (El Himno Nacional como expresión de la Norma Hipotética Fundamental), y acaso (hermosa palabra la palabra "acaso") sea esa la razón por la que el 11 de Mayo, Día del Himno Nacional, lo pasé redactando la acción de amparo contra el DNU 641/2014 que presenté el lunes 12. Así que al escepticismo fundado le antepongo las inmortales palabras con que Edmond Rostand atinó a cerrar su "Cyrano de Bergerac":

CYRANO: 
¡Me parece que está mirando... que ha osado mirar mi nariz!... (Levanta la espada.) ¿Que decís?... ¿Que es inútil? ... ¡Ya sé que en este combate no debo esperar el triunfo! ¡No!... ¿Para qué?... ¡Es más bello cuando se lucha inútilmente! ¿Cuántos sois?... ¿Mil?... ¡Os reconozco, mis viejos enemigos!... ¡La Mentira!... (Golpeando con su espada en el vacío.) ¡Toma! ¡Toma!... ¡Ah, los Compromisos... los Prejuicios... las Cobardías!... (Sigue golpeando.) ¿Que pacte?... ¡Eso nunca!... ¿me oís bien? ¡Nunca! ¡Ah, por fin te veo, Estupidez!... De sobra sé que al final me tumbaréis, mas no me importa: ¡lucho, lucho, lucho! (Hace molinetes inmensos y se detiene jadeando.) ¡Sí, vosotros me arrancáis todo, el laurel y la rosa! ¡Arrancadlos! ¡Hay una cosa que no me quitaréis!... ¡Esta noche, cuando entre en el cielo, mi saludo barrerá el suelo azul, y, mal que os pese, conmigo irá una cosa sin manchas ni arrugas... (Arroja la espada a lo alto.) y esa cosa es... (La espada escapa de sus manos; vacila y cae en brazos de Le Bret y Ragueneau) 

ROSANA: 
(Inclinándose sobre él y besándole en la frente.) ¿Y es...? 

CYRANO: 
(Vuelve a abrir los ojos, la reconoce y añade sonriendo:) 
¡Mi penacho!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat