sábado, 4 de mayo de 2013

ADIÓS A LA SIDE


ADIÓS A LA SIDE


La marcha del tiempo no puede detenerse
Sherman Kent

La franqueza representa una buena parte de la probidad
Roque Sáenz Peña


Allá por 1988, siendo estudiante de Derecho, me incorporé a la Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE). Era un trabajo absorbente con responsabilidades y prevenciones que afectaban la vida social, pero apasionante. Con los bríos de la juventud uno se la creía, era divertido transitar expectativas que, según las circunstancias, -por decirlo humor mediante en modo figurado- irían fluctuando entre James Bond y Maxwell Smart.


En paralelo siempre mantuve otras inquietudes intelectuales por mi exclusiva cuenta y riesgo. Para quienes no lo saben, el seudónimo Ariel Corbat originalmente era sólo A. Corbat, cuyo significado es simple: “no corbata”.

Adopté el seudónimo luego de negarme a utilizar corbata en la foto y la jura correspondiente a la matriculación ante el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (CPACF). La matriculación es un requisito que la Ley 23.187 nos impone a los abogados para poder ejercer nuestra profesión. Sostuve entonces, y lo sigo sosteniendo, que siendo una profesión liberal el abogado tiene derecho a determinar su imagen profesional eligiendo su vestimenta; en mi caso: saco y camisa de cuello mao. De aquella experiencia surgió publicado en 1994: “Uso y abuso de las corbatas”, libro cuya autoría comparto con la Dra. María Inés Calvo y que firmé con mi nombre: J. Santiago Tamagnone (h). El prólogo fue escrito por el Dr. Enrique Pinedo, quien me honró con su amistad, e hicimos la presentación en el querido Café Homero; todo esto es muy bien conocido por los lectores del blog.

¿Qué en la foto de arriba aparezco luciendo corbata? Claro que sí; soy un tipo flexible que muchas veces usó corbata aunque no sea de mi gusto, lo que nunca acepté fue que el CPACF tuviera autoridad para uniformar a los letrados, ya que los abogados no somos sus empleados.

Aquello tuvo cierta exposición mediática (Fojas Cero, Clarín, La Nación, el programa de Santo Biasatti por TN, Jorge Jacobson en radio por intermedio de Darío Villarruel, etc.), pero nunca se filtró mi condición de agente SIDE. Nunca. En 24 años.

Entonces únicamente aplicaba el seudónimo A. Corbat al pie de cuentos, poemas y otros escritos de ficción. Por eso es que en 1998 volví a firmar con mi nombre, también en coautoría con la Dra. Calvo, “Teoría Romántica del Derecho Argentino” (El Himno Nacional como expresión de la Norma Hipotética Fundamental). Prologado por el Dr. Horacio Vaccari, ese libro lo presentamos en la Biblioteca Nacional y el primer actor Rodolfo Machado nos emocionó recitando la versión completa del Himno Nacional.

En ese mismo año participé en la productora “Cambio de Signo” del proyecto documental “Ius Soli”, referido a cuestiones de soberanía argentina (Malvinas principalmente); cumplía dos funciones, por lo que figuraba la investigación histórica a cargo de Tamagnone y el guión escrito por Corbat. En homenaje a un par de buenos amigos le asigné a la A el nombre Ariel. A partir de entonces fui Ariel Corbat, y así firmé la novela “Adiós Manuela, adiós” al publicarla en 2004.

En el 2007 la creciente necesidad de expresarme me llevó a crear el blog “La Pluma de la Derecha”, y progresivamente comencé a publicar artículos que reflejan mis ideas políticas; servía como desahogo frente al deterioro institucional del país, siempre bajo el mismo seudónimo que, en muchos sentidos, resultó ser un buen escudo.

Al poco tiempo, en el 2009, resulté finalista del Premio Letra Sur de Novela con “Dandy - Una fábula de Tango”, todavía inédita. Allí, como parte de la trama, desarrollo una versión fantasiosa de la SIDE; reconocible aunque nunca se la mencione como tal. En principio iba a situar a ciertos personajes en una estructura policial, pero implicaba ajustarse a parámetros demasiado trillados para que el relato fuera verosímil. Así que ubiqué a los investigadores en el servicio de inteligencia, haciendo del misterio operativo un recurso literario que ofrece mayor libertad de creación; desde luego, nada en ello que comprometa la debida reserva de un agente SIDE.


Juzgo necesario clarificar estas cuestiones porque mi compromiso político pasó de ser testimonio de convicciones republicanas y liberales a transformarse en activa militancia opositora al kirchnerismo; siempre desde la más estricta legalidad, por si hiciera falta aclararlo. Y si bien nunca mezclé las cosas, ni oculté en ningún ámbito mi opinión crítica (considero al kirchnerismo un fraude en sí mismo), llegué al punto en que con la responsabilidad de ser un profesional competente sentí que debía irme. La vocación política, la misma por la que defiendo la Libertad desde el Partido FE, me llevó a renunciar a la Secretaría de Inteligencia que, más que empleo y sostén económico, fue “mi casa” desde 1988. Lo hice en estos términos el Día de la Democracia:
  
 “Buenos Aires, 10 de Diciembre de 2012

Al Sr. Secretario de Inteligencia,
Dr. Héctor Icazuriaga:

Tengo el orgullo de haber servido con lealtad y patriotismo durante 24 años, lo que al día de hoy es más de la mitad de mi vida, en la Secretaría de Inteligencia. Agradezco la formación profesional recibida, la camaradería vivenciada, y la generosidad con que la SI (SIDE, como le seguimos llamando) siempre retribuyó mi desempeño.
                                
No obstante, en el actual contexto, mis convicciones imponen la necesidad de clausurar esta etapa. 

Por esa razón presento mi renuncia a la Secretaría de Inteligencia.

A los fines administrativos que correspondan, acredito la inexistencia de sumarios o situaciones pendientes que pudieran motivar la aplicación de sanciones disciplinarias.

Mi lealtad a la Casa -entiéndase claramente: a la institución Secretaría de Inteligencia, que obviamente trasciende los nombres propios- es eterna.

Sin otro particular, saludo a Ud. cordialmente”.


A finales de Diciembre de 2012 mi renuncia fue aceptada, quedando así desvinculado de la Secretaría de Inteligencia. Partí llevándome la hermosa talla en madera de un Búho (ave que simboliza a la actividad de Inteligencia), obsequiada por mis camaradas a modo de despedida.

Hago pública mi renuncia porque el deterioro que no es posible mejorar desde la propia institución, el mismo grave deterioro que afecta al país en todos los órdenes, aspiro a corregirlo desde la política, sosteniendo como jurista que al hacerlo no vulnero la normativa legal pues no se revelan con ello secretos de ninguna índole, mucho menos políticos o militares concernientes a la seguridad, a los medios de defensa o a las relaciones exteriores de la Nación.

Parafraseando a Forrest Gump: eso es todo cuánto tengo para decir del tiempo cumplido como servicio en mi muy amada SIDE.



Aclarados los tantos, vuelta de página y a otra cosa.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López

PD: Me alejé del Partido FE antes de las elecciones primarias del 2013, por razones que también han sido explicadas en el blog (ir a nota). 


Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat