martes, 30 de septiembre de 2014

PEDRO BENEGAS, EL TIPO DE LA BUENA SONRISA


"Me siento en la plenitud de mi vida, 
y más combativo que nunca. 
Como ayer, como hoy y como siempre: 
por la LIBERTAD y la REPÚBLICA". 

Pedro Benegas


Quedó un café pendiente con Pedro Benegas. La última vez que hablamos, con su entusiasmo habitual dijo tener muchas novedades y proyectos que comentar. Nunca imaginé que no tendríamos tiempo para tomar ese café.


Pedro Benegas.

Al cumplirse un mes de su inesperada muerte, el 29 de Setiembre se realizó una misa en la Basílica Nuestra Señora del Pilar de Recoleta y posterior cena en homenaje al Dr. Pedro Benegas. Acto necesario que fue bien organizado por Santiago Cofone, Gustavo Costa, Gabriela Jurevicius, Pedro Pablo Pusineri y Marcelo White Pueyrredón. 

Asistí a la cena en el Palacio Balcarce, donde haciendo al buen desarrollo del evento ofició Gustavo Costa como maestro de ceremonia. Allí, entre plato y plato, en memoria de Pedro Benegas trazaron emotivas semblanzas su amigo de la infancia Francisco Cabrera, el siempre vehemente Santiago Lozano y mi amigo Pedro Pablo Pusineri. El cierre le cupo a Héctor Huici.


Gustavo Costa leyendo adhesiones al homenaje a Pedro Benegas

Tanto el presentador como los primeros tres oradores demostraron que a los buenos tipos es imposible recordarlos sin que brote la sonrisa y unas cuantas carcajadas. El enorme arsenal de anécdotas con que han quedado provistos sus amigos de años evidencia la fortuna de haber conocido a Pedro Benegas. Desde el reciclado de los saquitos del té en tiempos de juvenil bohemia, tanto como quedarse a pie la noche de bodas, pasando por alguna que otra divertida metida de pata, sus bromas, su manía por destruir teléfonos y hasta las circunstancias de su muerte y posterior estadía en la morgue son irrefutables pruebas que Pedro Benegas tenía un don para hacer que las cosas se salieran de lo común. La sal de la vida, podría decirse; algo de un valor excepcional frente a tanta cosa insípida que camina por la faz de la tierra. Podemos tener la certeza que, aún después de muerto, el tipo de la buena sonrisa seguirá generando anécdotas. 

He tratado a Pedro Benegas desde comienzos de 2012 y ha sido uno de mis amigos de la política. Con la política como interés común, nos unía mucha afinidad de pensamiento compartiendo la pasión por la República y la Libertad; para la Patria de Alberdi, Sarmiento y Roca. Nuestra Patria. La única. 

Pedro Benegas me acompañó cuando después de haber estado proscrito del ejercicio profesional de la abogacía, por negarme a usar corbata, me matriculé en el CPACF el 27 de Febrero de 2013. 

Pedro Benegas, Ezequiel Caffarini y Ricardo Mihura Estrada,
en el CPACF luego de la jura.

En Abril del 2013 compartimos con Agustín Etchebarne y Gonzalo Blousson el panel de expositores, moderado por Daniel Rybnik, del primer encuentro "Liberales: ¿de la diáspora al movimiento?. Ese día Pedro Benegas, contrastando con toda la tibieza PRO, prometió que si alguna vez llegaba a la Cámara de Diputados de la Nación, al asumir ese cargo prestaría juramento "por los muertos de la subversión". Alguna vez, café mediante, le dije que yo quería acompañarlo ese día y que iba a hacer todo lo que estuviera a mi alcance para que lo lograra. 

Corbat, Etchebarne, Blousson, Rybnik y Benegas
en el Museo Roca.

Soñamos juntos, sí. Eso es parte de la política, aunque los intentos por reorganizar al liberalismo fueron vanos y en lugar de ir hacia cualquier forma de unidad se acentuó la diáspora. Hicimos el esfuerzo y el 29 de Diciembre de 2013 viajamos a Rosario, a bordo del auto que condujo Facundo Chidini, y con Mariano Muruzábal. Era una reunión preparatoria del encuentro a realizarse en Vicente López.

Muruzábal atacando las papas, Chidini, Benegas y Corbat, en
Rosario; compartiendo un café antes de volver a la ruta. 

El encuentro que se hizo en Vicente López, el 23 de Enero de 2014, fue a la vez un logro y un fracaso. Un logro porque tuvo carácter de plenario liberal, y un fracaso porque el resultado del encuentro, en la ausencia de definiciones operativas, diluyó las expectativas que trabajosamente se habían generado. 

Ricardo López Murphy expone en Vicente López, lo acompañan en la mesa
Pedro Benegas, Álvaro Alsogaray (h) y Alberto Medina Méndez.

Tiempos difíciles para el liberalismo argentino, pero es en la adversidad donde se templa el espíritu, y Pedro Benegas también estuvo presente el 20 de Febrero de 2013 cuando la agrupación BLOQUE CONSTITUCIONAL (Lista 61 del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal), frente a la violencia desplegada en Venezuela por el gobierno de Nicolás Maduro, dejó fehaciente testimonio de sus convicciones cívicas al presentar, por Mesa de Entradas de Cancillería, su nota de repudio al alineamiento del gobierno con el chavismo y a las expresiones de Héctor Timerman.


Ricardo Mihura Estrada, Pedro Pusineri, Corbat, Pedro Benegas,
Hugo Bontempo, Marcelo White Pueyrredón y Edgardo Rovea,
protestando en Cancillería.

Cordobés por nacimiento, mendocino por adopción y porteño por convicción, Pedro Benegas fue Concejal de la Ciudad de Buenos Aires por la UCEDE durante un período; y un militante liberal, fiel a sus principios, durante cada día de su vida. Uno sabía claramente, al hablar con Benegas, cuáles eran sus ideas, por eso me resultó irritante el discurso de Héctor Huici, el orador de cierre en el homenaje realizado en el Palacio Balcarce.

Huici trazó una proyección de la realidad política y citando como lumbrera al que votó por hacer emblema nacional el logo de las madres de los terroristas, dijo sobre una posible coalición que: "como dice Federico Pinedo hay que estar preparados para ceder mucho".

Tuve que hacer un gran esfuerzo para no gritar la frase que me vino a la mente como una tromba: "¡Y en eso de ceder Federico es un experto!". Lo pensé y me callé, aunque no pude evitar un resoplido fastidiado, porque recriminar ahí mismo a Héctor Huici y Federico Pinedo la deriva ideológica del PRO hubiera significado faltar el respeto a la memoria del homenajeado. Luego, en el auto manejando de regreso al Estado Libre Asociado, pensaba si a Pedro Benegas no le hubiese gustado que su homenaje terminara caldeado.

No, aunque Pedro también era un cabrón que levantaba la voz cuando discutía en cualquier café sin importar el que dirán, no le hubiera gustado una discusión fuera de lugar, hubiera dicho que le "petardeaba" el homenaje...

En fin, nobleza obliga, prefiero destacar el buen gesto de Carlos Maslatón quien, a pesar de las conocidas diferencias entre ambos, se acercó a saludar a integrantes de la mesa en que yo me encontraba y nos dimos un educado apretón de manos.

La memoria de Pedro Benegas, un patriota liberal, está por encima de muchas cosas.


Por la República y la Libertad, siempre.



Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López



Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat