sábado, 12 de julio de 2014

Libro de lectura recomendada, "PODER Y HEGEMONÍA" de Natalio R. Botana,




"Poder y hegemonía" (El régimen político después de la crisis) es un libro más que necesario, indispensable diría, para entender el rumbo por el que viene transitando el país. Natalio R. Botana lo publicó a finales del 2006 y su lectura en 2014 revela un profundo conocimiento de la realidad política argentina. Si algunos libros son imprescindibles, éste merece ser incluido en esa categoría.

Natalio R. Botana

Botana  anticipó el derrotero populista que siguió en estos años el régimen kirchnerista, y frente al deterioro del sistema republicano sus palabras conservan una actualidad más que preocupante. La descripción de la intención hegemónica es a prueba de incautos, y es así que analizando la dialéctica de la enemistad advertía:
Václav Havel, uno de los reconstructores de la democracia en Europa del este después de la larga opresión comunista, dijo que los regímenes más peligrosos son aquellos en los cuales "el centro del poder se identifica con el centro de la verdad". Havel hacía alusión a lo que él había soportado, a la dominación totalitaria de una verdad ideológica impuesta por un partido único ("ideocracia" la denominaba Raymond Aron). A primera vista, nada más lejos de la circunstancia presente de la Argentina. Empero, es preciso tener en cuenta que este problema, como todos los que dan vueltas alrededor de la política, tiene diferentes grados de expresión. Entre la actitud del Estado abierto a las bondades del pluralismo, defensor celoso de las diferencias y las libertades, y la de otro Estado situado en las antípodas, dispuesto a imponer su verdad a rajatabla, existen situaciones intermedias. En este terreno es donde pueden brotar las complicaciones, porque los problemas se entienden mejor cuando han adquirido su perfil definitivo. Mucho más difícil, en cambio, es advertirlos cuando dan sus primeros pasos y comienzan a inclinar el plano de la convivencia. (Pág. 97)
Punto central de la hegemonía buscada por el proyecto totalitario kirchnerista es el quiebre definitivo del equilibrio de poderes republicano, y (dado el combate judicial que estoy sosteniendo contra el decreto de pretendida necesidad e inexistente urgencia por el que se pretende crear de facto un Ministerio de Cultura) este párrafo de Botana me resulta particularmente significativo:
Decíamos en 2004 que la suma de decisiones legislativas tendientes a fabricar superpoderes en el Gobierno ha producido un híbrido -mitad constitucional, mitad arbitrario- que, mediante mecanismos decisionistas, está transformando la división horizontal de poderes en una estructura vertical: en la cumbre de este ordenamiento, por encima del Legislativo y el Judicial, el punto sobresaliente es desde luego el Poder Ejecutivo. 
Estaríamos, pues, en presencia de una trama legislativa que concluye otorgando poderes especiales al órgano ejecutivo del gobierno. Este tipo de transferencia de poderes, junto con el uso y abuso de los decretos de necesidad y urgencia, es la materia prima con la cual hoy podría elaborarse un esbozo teórico acerca del desviacionismo republicano de una democracia. (Pág.103 y 104)
Los párrafos trascriptos son apenas una muestra de lo mucho que contiene el libro de Natalio R. Botana, inconcebible que semejante trabajo haya llegado a ser ganga en las mesas de saldo, o explicativo también de las cosas que nos ocurren. Si bien se lee fácil, es un libro de lectura lenta porque empuja a reflexionar desde cada página. Crea necesidad de levantar la vista de los renglones reiteradamente para otear el entorno, porque es imperioso forjarnos un futuro mejor que aquel al cual pretende arrearnos el régimen. La pregunta esencial, se me ocurre, queda sintetizada en esta breve y definitoria disyuntiva planteada por Botana:
Con ánimo de esquematizar podríamos decir que mientras nuestra constitución ideal es aquella que descansa en el delicado equilibrio de los checks and balances entre poderes distintos, nuestra constitución real es, en cambio, aquella que impone el predominio de los presidentes, gobernadores e intendentes. (Pág. 208)
Leí esto poco después de haber presentado, en la causa arriba citada, un escrito en el que señalo: "Los países que no respetan la tinta de sus constituciones, las reescriben con sangre. Y la historia argentina, pasado el Bicentenario, debería tenernos precavidos a todos de esa severa lección". Se comprenderá entonces de qué modo intenso he vivenciado la lectura del libro de Botana; confío que con igual compromiso republicano habrán de leerlo, si es que siguen esta recomendación, los lectores de La Pluma de la Derecha.


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumadercha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido siempre que exprese ideas en forma educada.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat