martes, 15 de julio de 2014

15 DE JULIO, NACE UNA LEYENDA


Aguerrido, con alma de comando.

Damas y caballeros tengan a bien marcar en sus almanaques al 15 de Julio como día del Ford Falcon, el auto emblema de la familia argentina.

30 de Abril de 1963, el primer Falcon argentino en proceso de fabricación

La Ford empezó a fabricarlo en Estados Unidos allá por el 59, y grandote como es allá lo promocionaban como un auto compacto. Aquí este modelo tuvo muy buena recepción. En principio la Ford importaba las partes y lo ensamblaba en la planta de General Pacheco pero a partir del 15 de Julio de 1963, cuando sale el primer Falcon made in Argentina, el coche empieza a desarrollar una personalidad típicamente nuestra. Mantiene la línea evolucionando con sobriedad. Cambian las luces, la parrilla delantera, el tablero, las manijas de las puertas, se toca un poco el motor, hay alguna modificación en el capot, pero el Falcon sigue siendo el Falcon porque mantiene algo más que el nombre, se conserva el espíritu del auto y se fortalece, crece.

Fierro.

Así es como desde 1963 un total de 494.209 unidades de Falcon fueron alumbradas por la Ford en Argentina. El último, verde clarito, salió de fábrica el 10 de septiembre de 1991. Esa producción de casi medio millón de autos Ford Falcon lo hizo ser parte del paisaje en todas los caminos, rutas y calles del país. Un auto fuerte, leal, bien apreciado por los padres de familia para brindar seguridad y confort a los suyos.

Las leyendas nunca mueren.
Y el Falcon siempre respondió. En los años duros del "yo me borro" y el "no te metas", cuando muchos se escondieron bajo la cama a esperar que otros hicieran lo que debía hacerse, él fue de los que salieron a poner el cuerpo. La carrocería, en su caso. Al igual que los héroes de viejas aventuras, su nombre adquirió con la fama un color distintivo, fue bandera desplegada tremolando al viento por las noches, cuando la más sucia de todas las guerras se libraba en las calles a furia y plomo. Cruel entre los crueles aceptó batirse recurriendo a las mismas sucias artimañas de sus enemigos, los que pronto descubrieron que el suyo era un viaje de ida. Su nombre se pronuncia siempre con respeto, respeto al que sus enemigos le añaden temor, respeto al que sus amigos le añaden gratitud. Y ya no es solamente un auto, es una leyenda. Por eso es que ruge ese motor, se encienden las luces y su silueta entrañable y querida nos escoltará eternamente por el asfalto. ¡Ford Falcon!, tu grato y glorioso nombre, o para decirlo con total precisión: ¡Falcon Verde!  

Los datos arriba consignados, lo mismo que tono humorístico, provienen de mi novela NN Y LOS DEL FALCON VERDE, (vivencias de SudaKalandia, las comiquísimas tribulaciones de un español afligido por amor) con la que tributo un fervoroso homenaje a este amigo de fierro.


NN Y LOS DEL FALCON VERDE es una comedia escrita en tono de sátira política y con un leve toque de humor negro, de acceso libre y gratuito a través de la web con sólo clickear sobre cualquiera de estos dos enlaces:


ó



A zurdos y progres no les suele gustar (no tienen sentido del humor), y ese es otro motivo para disfrutarla. Está canción, también es parte de la novela, y viene a cuento de la efeméride de hoy:


EL SHINGLE

Se suman y no cambian las razones 
¡Para querer al Falcon! 
La vida se ve distinta
 a bordo de un Falcon! 

Se suman y no cambian las razones 
¡Para querer al Falcon! 
Con el porte elegante 
de su chapa brillante, 
esa estampa recia, 
el motor confiable, 
soberana potencia,
 y el andar confortable.

 Se suman y no cambian las razones 
¡Para querer al Falcon! 
Tenga algo menos de qué preocuparse
¡Tenga un Falcon!

Se suman y no cambian las razones 
¡Para querer al Falcon!
Sobre las calles de la ciudad,
 en las rutas de la inmensidad,
 por la huella del chacarero,
abriendo paso en cualquier sendero.
 No hay camino bajo el cielo
que no pueda transitar.

Se suman y no cambian las razones
¡Para querer al Falcon!
Tenga algo menos de qué preocuparse
¡Tenga un Falcon!
         
Se suman y no cambian las razones 
¡Para querer al Falcon!
El Falcon Verde
 es como un gato mimoso
 le das vuelta la llave
 y ronronea siempre,
 cuando huele ratas…
 ¡Ronronea más fuerte!

Se suman y no cambian las razones 
¡Para querer al Falcon!
Tenga algo menos de qué preocuparse 
¡Tenga un Falcon!
Los buenos y los malos
 gustan de transportarse
 ¡A bordo de un Falcon!





Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido siempre que exprese ideas en forma educada.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat