miércoles, 2 de julio de 2014

EL SÍMBOLO DE LOS TRAIDORES


Hebe de Bonafini, madre de terroristas, en los brazos de Fidel Castro;
el tirano a cuyas órdenes atacaban sus hijos a la República Argentina.

Repudiando el proyecto de ley 2606-D-13 impulsado por los kirchneristas Leonardo Grosso, Remo Carlotto, Adela Segarra y Sandra Mendoza, que pretendiendo otorgar rango de símbolo nacional a un emblema de la subversión comunista logró el respaldo de otros diputados oficialistas, y de opositores ficticios como como Gerardo Milman (GEN) o Victoria Donda (Libres del Sur), este ciudadano de la República Argentina declara que:

No puede haber símbolos patrios que sean la exclusiva reivindicación de una facción, mucho menos de los traidores a la Patria, y eso eran los hijos de las que usan el pañuelo. Traidores que por medio del terror y obedeciendo a mandos extranjeros intentaron asaltar el poder enlutando al país, desde mucho antes del golpe militar del 24 de Marzo de 1976, con la finalidad de crear una nueva tiranía castrista, o sea: otra dependencia del entonces imperio soviético. 

La Habana, Cuba. Firmenich fotografiado en las dependencias cedidas
por la tiranía castrista, para que funcionara entre 1978 y 1982  la
conducción de Montoneros. Traidores del primero al último.

Este mamarracho de proyecto tiende a consolidar el proceso de desmemoria colectiva iniciado a partir del 25 de Mayo de 2003, coronando las mentiras propaladas por el aparato de propaganda y control social del régimen kirchnerista.

Cristina Fernández, acompañada de Hebe de Bonafini,
sonríe al retrato del criminal comunista Ernesto Guevara.

Excepción hecha de pocas bajas inocentes, los desaparecidos como el resto de los integrantes de las bandas terroristas, eran esbirros de la dictadura castrista, enarbolaban el ensangrentado estandarte de la tiranía, aborrecían la democracia y odiaban a la República Argentina. Es otra paradoja de país desquiciado pretender, desvirtuando la verdad histórica, elevar a categoría de símbolo nacional la triste memoria de los que intentaron abolir todos nuestros verdaderos símbolos nacionales.

Hoy, 2 de Julio de 2014, aniversario de la bomba con que en 1976 Montoneros atentó contra la Policía Federal, matando a 23 personas e hiriendo a 60 en el Comedor de la Superintendencia de Seguridad Federal, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto. Hay que ser bien hijos de puta para aprobar semejante afrenta en esta fecha. Ese atentado terrorista sólo fue superado en magnitud por los ataques contra la Embajada de Israel y la AMIA.

El idealismo de los setenta, terroristas que al servicio del
Estado Cubano atacaron a la República Argentina.

Por todo lo expuesto, juro por la Patria que nunca aceptaré ni respetaré como símbolo patrio el sucio emblema de la corrupción kirchnerista que son los llamados "pañuelos blancos" de las denominadas madres de Plaza de Mayo, quienes en lugar de lucrar con los derechos humanos deberían  pedir disculpas a la sociedad por los crímenes de su apátrida cría terrorista.

Por si no ha quedado claro: cuando veo uno de esos "pañuelos" agradezco por un terrorista menos, y digo que con suerte pudieron ser dos. 


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha.
www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López.

1 comentario:

Todo comentario es bienvenido siempre que exprese ideas en forma educada.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat