sábado, 23 de septiembre de 2017

LA INGENUIDAD DE UNA SONRISA


En la foto de Página/12, la chica de anteojos sostiene el cartel con una sonrisa. Es una sonrisa particularmente ingenua, notoriamente adolescente, a tono con el tenor del deseo expresado en la cartulina, propio de quien adolece: "No queremos escuelas funcionales a las necesidades del mercado". 



La educación formal a través de los institutos de enseñanza primaria y secundaria, debe contribuir a que la persona adquiera conocimientos útiles, que le permitan desenvolverse en la vida social, incluyendo necesariamente al mercado. Si las secundarias no son funcionales a las necesidades del mercado sus egresados perderán posibilidades de inserción laboral. Al mercado no le importa que lo quieran o no, simplemente está ahí, como escenario central del capitalismo que impulsa el progreso en los países que son garantes de las libertades individuales. Donde no hay mercado, no hay libertad.

La chica de anteojos no entiende su futuro y sonríe. Hay algo de Peter Pan en esa sonrisa, la rebeldía que encubre el miedo a convertirse en adulto asumiendo las responsabilidades de valerse por sí mismo. Uno no puede ver esa sonrisa sin sentir algo así como "ternurita", en la irónica acepción de José Luis Espert. 

Esos adolescentes que boquean con aires de Danton consignas como "no queremos ser mano de obra barata", deberían entender primero que de momento ni siquiera son mano de obra, ni barata ni cara, no lo son. Y formar mano de obra, para un mercado laboral con cada vez mayores exigencias, no es barato. De ahí que cualquier experiencia, hasta el mínimo de haber cumplido una pasantía, puede marcar diferencia en el proceso de selección a la hora de la competencia por los puestos de trabajo. 

No es casual que un pasquín como Página/12, producto de la propaganda guerrillera, aliente y justifique esta épica de la estupidez, que no es culpa de los adolescentes, quienes por definición buscan tensar los límites, sino de adultos que no obran como tales marcando la cancha. 




Detrás de las tomas hay un zurdaje miserable de utopías totalitarias vencidas; que necesitan desocupados, resentidos y adoctrinados para ocultar su propio fracaso. 

Querían y quieren hacer de Argentina otra Venezuela dependiente de la dictadura castrista.

Futuro es educación, es capitalismo, es Patria y Libertad. 


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López



2 comentarios:

  1. Una nota llena de prejuicios. Y qué esconde una ideología que huele a naftalina pasada de vieja. El futuro llegó hace rato mis queridos acartonados y viene con jóvenes despiertos no dispuestos a ser objeto de experimentos de explotación o mano de obra barata. Mal momento para ustedes. Que la historia los juzgue como lo que son, el cancer que ha hecho de la Argentina una colonia durante mucho tiempo. Nunca más ! Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhh el que esta lleno de prejuicios sos vos. La historia de la izquierda es secuencias de fracasos y corrupción. Totalitarios mentirosos con buena prensa.

      Eliminar

Todo comentario es bienvenido siempre que exprese ideas en forma educada.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat