martes, 18 de agosto de 2015

DANIELITO, EL POBRE MANQUITO OPTIMISTA


"No me tomen de pelotudo"
Aníbal Fernández


Daniel Scioli, como cualquier político en campaña, sabe que la inspirar lástima puede sumar votos, sobre todo ante un electorado que en lugar de respeto desea políticos que le tengan lástima. 

Así, queriendo desviar hacia su persona la lástima que genera su gestión, ha decidido dejar de mostrar el perfil de luchador bravío que perdió un brazo en un deporte de riesgo, para asumir en cambio el rol de "Danielito, el pobre manquito optimista" con el que pretende victimizarse acusando a Mauricio Macri y a CAMBIEMOS de orquestar una campaña sucia en su contra. 


Poniendo cara de compungido, resta ahora que el buen Dani explique cómo hizo el malvado cirujano Mauri para operarlo convenciéndolo de irse a Italia mientras el agua traía mística veneciana a varios puntos de la Provincia de Buenos Aires. 

Si logra explicar eso, como prueba irrefutable de la operación de descrédito con la que el PRO ataca al kirchnerismo, podrá atribuir también a los agentes amarillos haber amordazado a la Presidente Cristina Fernández, impidiéndole dirigirse a los inundados a través de alguna de sus tan queridas cadenas nacionales. 

Y seguramente fueron esos malditos minions los que actuaron para hacer quedar a Nilda Garré como una obsecuente extrema y chupamedias profesional, mediante aquel tweet que, contrastando la ausencia del Gobernador, elogiaba la siempre atenta presencia de la Presidente, al decir: "Bien Cristina recorriendo las zonas inundadas y tomando las medidas necesarias para atenuar la situación de los damnificados".  Corre el riesgo Garré de ser demandada por Fabio Alberti, atento al evidente plagio sobre el personaje de Coty Nosiglia en "Boluda Total"


¡Pobre Danielito! ¡Y qué perverso el PRO! Aprovecharse de la ingenuidad del abanderado del Proyecto Nac&Pop y mantener a Cristina Fernández lejos de su pueblo, desaparecida como monto en el Proceso, secuestrada como los goles antes del Fútbol Para Todos. Más aún, la perfidia del PRO llega al punto de impedirle al pobre manquito optmista presentar su declaración jurada de bienes.

La infiltración de los minions del PRO en el Gobierno Bonaerense supera en mucho los sucesos de la Guerra Fría, tanto como para que no sea Daniel Scioli quien nombró a Alejandro Arlía, Ministro de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, sino el perverso Mauricio Macri, quien, además, derivó a la Provincia todo el caudal de aguas que solía inundar la Capital Federal. Con ayuda de los poderes concentrados y la corpo, claro. Como se ve, los desastres en los gobiernos bonaerense y nacional son obra exclusiva del dominio amarillo, por eso en cualquier momento el pobre manquito optimista pedirá a sus votantes que lo ayuden a dejar atrás la década del PRO.


Diga que Scioli tiene la cara de amianto y esa resistencia propia de un felpudo viejo, porque cualquier otro puesto en el lugar del candidato presidencial kirchniersta sentiría algo así como vergüenza. 


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
Estado Libre Asociado de Vicente López



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido siempre que exprese ideas en forma educada.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat