martes, 4 de mayo de 2010

DEL EVANGELIO KIRCHNERISTA, SEGÚN EL APÓSTOL RAFAEL BIELSA: EL MÁRTIR GABRIEL MARIOTTO




El periódico de distribución gratuita “El Argentino” trae en su edición del 04 de Mayo de 2010, bajo la advertencia de tratarse de “un artículo que ‘La Nación’ evitó publicar” el escrito del Dr. Rafael Bielsa titulado “Acerca de Gabriel Mariotto”. Con su prosa característica, pretenciosa hasta el aburrimiento, el ex Canciller pareciera intentar una de esas apologías del Gobierno y sus funcionarios tan empalagosas como intrascendentes con que repetitivamente machaca Jorge Giles. Y está bien que así sea; porque esa línea panfletaria define el perfil del pasquín, lanzado a la calle con la única finalidad de dar una versión de la realidad acomodada al gusto del oficialismo. Tan claro está ese punto, que comunmente en trenes y colectivos se lo llama “el diario de Yrigoyen”.

Sin embargo, cada tanto es divertido leer “El Argentino”, sobre todo si uno está medio ansioso esperando que salga el próximo número de “Barcelona”, así este artículo de Bielsa -victimizado en la presentación del pasquín como censurado por el diario de los Mitre- merece ser leído.

Arranca Bielsa diciendo que “Por esas cosas de Dios, o de la aristotélica alma del universo –según prefiera el lector-, Gabriel Mariotto fue nombrado titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual”. Con la primera lectura se intuye que alguna preocupación por asuntos espirituales o búsqueda mística perturba el discernimiento del elegante rosarino, porque de otra forma no se entiende semejante retroceso a los tiempos del absolutismo cuando los reyes se decían impuestos a los pueblos por “designio de Dios”. Pero a la segunda lectura, se palpa que acaso -hermosa palabra la palabra “acaso”- Don Rafael esté lanzando la más severa crítica posible a los alcahuetes de turno, léase el kirchnerismo, porque se presume no puede ser más que ironía en hombre de su intelecto equiparar las designaciones del Gobierno con la voluntad de Dios.

Queriendo dejar a un lado los prejuicios que justificadamente despierta el folletín K, sigo a este Bielsa de tono bíblico que, describiendo a Mariotto como mártir de un momento crucial en riesgo de salir hecho polvo o fortalecido, reflexiona “atrapado yo mismo entre la agonía y el corazón humano en conflicto consigo mismo” sobre las consecuencias de su destino. Igual que Peperino Pómoro, el Mariotto mártir descripto por el apóstol Bielsa “soporta sobre su espíritu las máximas torsiones, distorsiones y contorsiones” porque “tiene un alma capaz de compasión, sacrificio y fortaleza”. Es palabra del apóstol.

Palabra apostolada que pretende iluminarnos sobre el riesgo apocalíptico de caer en “una época sin propósito moral, una edad oscura, mezquina y culturalmente desventurada” si el mártir Gabriel Mariotto, el elegido de la divinidad, no logra llevar a la práctica el mandamiento celestial impreso en las tablas de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Con fe en las tablas de la citada Ley, augura el apóstol Bielsa años enérgicos e imaginativos en los que mediando el triunfo del mártir Mariotto “el pensamiento tiene la oportunidad de desplazar a la pedantería de la acusación autorreferencial”, y advierte en un sesgo fundamentalista que “si no existe un conjunto de enseñanzas que aceptemos todos en términos generales y que nos obliguen a tener una disciplina común y a ‘ser miembros unos de otros’, no tendremos comunidad dentro de la que expresarnos”. Es palabra del apóstol.

Errante, perdido en la tormenta de la noche interminable, aún entorbellinado y sin cansarse de dar vueltas sobre sí mismo, Rafael el apóstol, suerte de Judas kirchnerista empecinado en subrayar que el que avisa no es traidor, llega a comprender -en tanto ser racional- que su fe se tambalea y sin tragarse del todo sus propias palabras, sabiéndolas incapaces de cambiar la realidad, se consuela ilusionándose con que sirvan de testimonio sobre su modo de pensar, si alguien lo descubre, para cuando lleguen las horas enérgicas o mezquinas. “Conmigo o sinmigo” pontificaba, mucho menos conflictuado que Bielsa, San Herminio de Avellaneda; que el Señor lo tenga en la gloria y no permita que vuelva.

Al final de la lectura, queda la sensación que el apóstol Rafael, confuso, vacilante y confesamente atribulado escribió su artículo como aquel socialista del cuento que a pesar de los consejos de sus amigos se iba a vivir a Cuba, desde donde enviaría cartas que según fuera el color de la tinta azul o verde debían leerse veraces o interpretarse exactamente al revés, así llegaba a aquellos una maravillosa misiva con elogios al régimen castrista que en el final advertía “el único problema es que por ningún lado se consigue una puta birome verde”.

Porque salvando las distancias aquí no hay letra tan enrevesada como para ocultar que hace tiempo se viven horas enérgicamente mezquinas, donde sin animarse a la guasada chavista de las “guerrillas comunicacionales” el propósito oficial, reconocido por la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Social a través de los “Talleres de comunicación popular” es romper con los viejos paradigmas de la objetividad y la imparcialidad; nada menos. Eso, sumado al abismal aumento de los gastos gubernamentales en publicidad, permite aventurar que la intención es imponerle el grotesco tendencioso de “El Argentino” a toda la opinión pública. Y por cierto, resulta risible que el pretendido diario gratuito de las mañanas sea propiedad de una firma con nombre en inglés: Wind West SA… ¡Habrase visto semejante tilingada de medio pelo para un diario tan a lo Jauretche!


Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
http:www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido siempre que exprese ideas en forma educada.

Ariel Corbat

Ariel Corbat
Ariel Corbat